Lunes 18 de octubre de 2021

Ayuda de los católicos estadounidenses a sus hermanos africanos

  • 9 de agosto, 2021
  • Washington (Estados Unidos) (AICA)
Cada año a través del Fondo de Solidaridad para la Iglesia en África, con sus colectas de julio y agosto, apoyan la misión de la Iglesia en el continente africano.
Doná a AICA.org

Los católicos de los Estados Unidos ofrecen esperanza y ayuda a sus hermanas y hermanos en África a través de contribuciones al Fondo de Solidaridad para la Iglesia en África, que cada año, durante los meses de julio y agosto, muchas diócesis del país aportan con colectas especiales en las misas dominicales y a través de sus plataformas en línea y de donaciones electrónicas. 

Otras diócesis toman una colecta en diferentes épocas del año o hacen una contribución directa en lugar de una colecta.

“Las donaciones al Fondo de Solidaridad para la Iglesia en África apoyan la misión de la Iglesia de traer esperanza, fomentar el entendimiento y la curación entre diversos pueblos y ayudar a difundir las Buenas Nuevas del amor y la misericordia de Dios a través de Jesucristo”, dijo el cardenal Joseph W. Tobin, C.Ss.R. de Newark, presidente del Subcomité sobre la Iglesia en África de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos. 

“La generosidad de los católicos estadounidenses tiene un impacto tangible y duradero en la vida de nuestros hermanos y hermanas católicos”.

Desde un punto de vista económico y político, África es la zona más pobre y marginada del mundo. La pobreza endémica, el daño ecológico, la mala gobernanza, el conflicto persistente y los grandes desplazamientos de población azotan gran parte del continente.

“Sin embargo, África es también un continente de enorme vitalidad espiritual, donde el Pueblo de Dios, ordenados y laicos por igual, comparte el Evangelio con una alegría que debería inspirarnos a todos a hacer lo mismo”, dijo el cardenal Tobin. 

“Las donaciones de católicos estadounidenses al Fondo de Solidaridad proporcionan los recursos básicos que la Iglesia en África necesita en su misión pastoral para profundizar la fe de su pueblo, evangelizar a sus vecinos, fortalecer su liderazgo y promover la paz y la justicia. Cada dólar que se recibe en la canasta o se envía en línea a través de plataformas de donaciones electrónicas contribuye en gran medida a marcar una diferencia real en la vida de fe de las personas, las familias y las comunidades en toda África ".

En 2020, las donaciones al Fondo de Solidaridad para la Iglesia en África disminuyeron drásticamente debido al largo período sin misas en persona debido a la pandemia de Covid, en el mismo momento en que la necesidad en África se intensificó debido a la misma pandemia. Sin embargo, en 2020 el Fondo pudo apoyar a estos otros ministerios críticos:

En un Camerún devastado por la guerra, 65 catequistas recibieron capacitación en asesoramiento sobre traumas y educación en derechos humanos, lo que les permitió ofrecer apoyo pastoral a las masas de personas desplazadas que huyeron de los combates que destruyeron sus hogares y comunidades.  

En Burundi, la Conferencia de Obispos Católicos está ampliando sus programas para proteger a los menores y adultos vulnerables de la violencia y el abuso sexual, estableciendo un programa de divulgación en cada diócesis para crear conciencia y poner fin al abuso sexual en la Iglesia y en la sociedad.

En la República del Congo, un taller nacional para maestros de cuatro días revitalizará la enseñanza de la religión e impactará a miles de estudiantes en todo el país.

En Zambia, un país con tan pocos sacerdotes que los aldeanos a menudo pasan meses sin acceso a los sacramentos, los líderes laicos de dos conferencias bíblicas nacionales recibieron instrucción intensiva para comprender e interpretar correctamente la Palabra de Dios.

Obtenga más información sobre el Fondo de Solidaridad para la Iglesia en África y cómo las donaciones marcan la diferencia en www.usccb.org/africa.+