Domingo 29 de enero de 2023

Año Jubilar Teresiano cada vez que la fiesta de la santa caiga en domingo

  • 14 de octubre, 2022
  • Ávila (España) (AICA)
En el decreto de Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede se especifica la celebración de este Año Jubilar periódico como una gracia para la diócesis que vio nacer a Santa Teresa.
Doná a AICA.org

Mañana, sábado 15 de octubre, festividad de Santa Teresa de Jesús, comenzará la segunda parte del Año Jubilar Teresiano, que se viene celebrando en la diócesis de Ávila desde el pasado 12 de marzo, fecha en la que se abrió la Puerta Santa de la basílica Santa Teresa de Jesús, conmemorando así el IV Centenario de su Canonización. 

Además ese día, comenzará el Año Jubilar periódico que tiene concedido la diócesis de Ávila cada vez que la fiesta de la Santa coincida en domingo, circunstancia que se dará el año que viene.

En el decreto de Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede se especifica la celebración de este Año Jubilar periódico como una gracia para la diócesis que vio nacer a Santa Teresa y desde donde inició la gran empresa que supuso la reforma de la Orden del Carmelo, como indica la propia diócesis abulense. De esta manera, a la Basílica de la Santa se le unen a partir del sábado como templos jubilares la Catedral y todos los “lugares sagrados teresianos” de la diócesis de Ávila, tal y como especifica el citado decreto de Penitenciaría Apostólica.

Tal como detalló la diócesis de Ávila, esta segunda parte del Año Jubilar se abrirá con la Eucaristía del 15 de octubre a las 11 (hora de España) en catedral de Ávila. Previamente, el viernes 14, tras el rezo de vísperas en la Basílica de Santa Teresa, se trasladará solemnemente la imagen de la santa hasta el templo catedralicio, donde tras la Eucaristía del sábado, partirá en procesión por las calles del centro de Ávila junto a la imagen de la Virgen de la Caridad, hasta llegar de nuevo a la basílica. Allí, por la tarde, se producirá de nuevo uno de los momentos más especiales de esta jornada: la despedida de la santa y la Virgen, acto que congrega a multitud de personas en la puerta de la basílica, y que lleva sin poder realizarse desde 2019, debido a la pandemia.

El Decreto de Penitenciaría Apostólica explica que únicamente los fieles verdaderamente arrepentidos podrán alcanzar la Indulgencia Plenaria, siempre y cuando cumplan las condiciones acostumbradas: confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del romano pontífice.

Los fieles que cumplan dichas condiciones podrán lucrarse de esta indulgencia plenaria (o aplicarla por las almas de los fieles del Purgatorio) si visitan en forma de peregrinación los templos jubilares anteriormente citados, y allí asistan a algún rito sagrado (por ejemplo, la misa del Peregrino, o cualquier otra celebración jubilar prevista), o bien recen durante un tiempo suficiente ante alguna imagen de Santa Teresa que se halle solemnemente expuesta, terminando con el padrenuestro, el credo y las invocaciones a la Santísima Virgen, a San José y a Santa Teresa de Jesús. Téngase en cuenta que sólo se podrá lucrar una indulgencia plenaria al día.

También los fieles cristianos que estén impedidos por ancianidad o enfermedad podrán lucrar la indulgencia plenaria si muestran arrepentimiento y propósito de realizar lo antes posible las 3 condiciones acostumbradas, y se unan espiritualmente a las celebraciones jubilares, ofreciendo los sufrimientos de la propia vida, ante alguna imagen de Santa Teresa.+