Viernes 9 de diciembre de 2022

Agradecen al Rey Abdalá II, su compromiso de proteger los Santos Lugares

  • 29 de septiembre, 2022
  • Jerusalén (Tierra Santa) (AICA)
Patriarcas y jefes de las comunidades de Tierra Santa, agradecieron al rey de Jordania su discurso ante la Asamblea General de la ONU y le renovaron su título de "custodio" de los Santos Lugares.
Doná a AICA.org

El rey de Jordania Abdalá II, en su reciente discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, describió de manera  “veraz y honesta” la condición de las comunidades cristianas en Jerusalén y en toda Tierra Santa. Así lo reconocieron los patriarcas y jefes de las iglesias de Jerusalén, que expresaron en un comunicado su gratitud y reconocimiento al monarca Abdalá, reservándole una vez más el tradicional título de “Custodio de los Lugares Santos cristianos y musulmanes” en la tierra de Jesús.

Los Jefes de las Iglesias expresaron su aprecio por las palabras con las que el soberano confirmó su continuo compromiso de proteger el statu quo histórico y legal que regula la convivencia de las diferentes comunidades de fe en Jerusalén, frente a los nuevos “peligros” que parecen estar minando los presidios históricos de la presencia cristiana en la Ciudad Santa.

El Rey Abdalá II en su discurso ante la 77ª Asamblea Anual de la ONU el 20 de septiembre dijo: “Como custodios de los lugares sagrados musulmanes y cristianos de Jerusalén, nos comprometemos a proteger el statu quo histórico y legal, su seguridad y su futuro”.

“Y como líder musulmán -añadió el monarca hachemita- permítanme dejar claro que nos comprometemos a defender los derechos, el valioso patrimonio y la identidad histórica del pueblo cristiano de nuestra región”. 

El rey Abdalá describió el cristianismo como un factor “vital para el pasado y el presente de nuestra región y de Tierra Santa”, y añadió que la contribución cristiana a la identidad plural de Tierra Santa “debe seguir siendo parte integrante de nuestro futuro”.

Los líderes religiosos agradecen a Su Majestad “los esfuerzos por hacer sonar la alarma sobre el deterioro de los derechos humanos de los cristianos, envían un fuerte mensaje al mundo sobre los peligros claros y presentes que rodean el patrimonio y la presencia cristiana en Jerusalén y el resto de Tierra Santa. Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional en su conjunto, y a todas las personas amantes de la paz en el mundo, para que actúen según la advertencia hecha por Su Majestad en su discurso ante la Asamblea de las Naciones Unidas”.+