Miércoles 25 de mayo de 2022

Abuso: Los obispos franceses reciben el apoyo del Papa

  • 14 de diciembre, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El Papa respaldó las decisiones que tomó el episcopado francés para afrontar los casos de abusos en el seno de la Iglesia, entre ellos vender inmuebles de su patrimonio para resarcir a las víctimas.
Doná a AICA.org

El presidente de los obispos franceses, monseñor Éric de Moulins-Beaufort, aseguró a la prensa que el Papa respalda las decisiones que tomaron para afrontar los casos de abusos en el seno de la Iglesia que pasan por ejemplo por vender bienes inmuebles de su patrimonio para resarcir a las víctimas.

“Podemos afirmar -si es que alguno lo duda-, que contamos con el apoyo del Papa”, aseguró monseñor Moulins-Beaufort tras salir de la reunión con el pontífice, en la tarde del lunes 13 de diciembre, en el Palacio Apostólico del Vaticano que duró una hora y diez minutos. 

Los miembros de la presidencia de la conferencia episcopal recordaron de inmediato, durante una breve rueda de prensa celebrada en el seminario francés de Roma, que este encuentro con el Papa era una costumbre anual, con el fin de informar sobre los trabajos de su reciente asamblea plenaria.

Este año, la reunión de obispos en Lourdes del 2 al 8 de noviembre se centró en particular en el informe Ciase, cuya publicación, el 5 de octubre, había causado una gran conmoción en Francia, en particular por una evaluación (por encuesta) de 330.000 personas víctimas de violencia sexual dentro de la Iglesia Católica desde 1950.

Monseñor Éric de Moulins-Beaufort explicó que los obispos de Francia experimentaron una “conversión” durante esta asamblea en Lourdes, el obispo Olivier Leborgne incluso habló de una “aventura espiritual”, que los llevó a la escucha y el cuidado de las víctimas. Incluso asumiendo la responsabilidad institucional, más allá de los fracasos individuales.

Una actitud "digna"
Durante el encuentro con el pontífice "el Papa subrayó la dignidad de nuestra actitud y nuestra manera de tomar en cuenta el informe Ciase, y nos animó a seguir haciéndolo de manera sinodal", explicó el presidente de la Conferencia Episcopal Francesa (CEF), durante la rueda de prensa. Por tanto, el informe sigue siendo una base de trabajo válida, a pesar de las recientes controversias. 

El Papa, que recibirá a Jean-Marc Sauvé, presidente de la Ciase, en una fecha aún por determinar, se interesó por algunos elementos que los obispos pudieron explicarle directamente, en particular los datos históricos sobre el modo en que la Iglesia de Francia trató a los "sacerdotes problemáticos", informó VaticanNews.

En las reuniones de la Conferencia episcopal también se trataron aspectos más específicos y actuales del tratamiento de los abusos contra menores con los cardenales Marc Ouellet y João Braz de Aviz, prefectos de la Congregación para los Obispos y de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, respectivamente, que habían sido informados del informe del episcopado francés. En cuanto a los demás países de Europa, los intercambios han sido más bien informales. El próximo mes de enero, una reunión de la Conferencia episcopal con los presidentes de las Conferencias episcopales de Alemania y Suiza permitirá intercambiar experiencias con otras encuestas realizadas con una metodología diferente.

El Papa: afrontar el mal desde la raíz
En su conversación con la presidencia de la Conferencia episcopal de Francia, el Papa retomó la cumbre dedicada a la protección de los menores en la Iglesia que se celebró en la Ciudad del Vaticano en febrero de 2019, con la participación de los presidentes de los episcopados de todo el mundo, y reiteró "hacer lo que sea necesario" para afrontar el mal desde la raíz, a nivel global. Para los obispos, el reto es vivir un "camino espiritual" y "ponerse ante el Señor", asumiendo sus responsabilidades "ante las víctimas y ante Cristo".

En cuanto a la reciente dimisión de monseñor Michel Aupetit, ahora arzobispo emérito de París, los prelados declararon a la prensa: "El Papa nos confió su tristeza por haber tenido que tomar esta decisión", considerando que "el clima que se ha creado ya no le permite gobernar" la diócesis. 

Francisco manifestó "su estima por la reacción pastoral del arzobispo Aupetit" e ironizó sobre las "bellas almas que gritan, sin aceptar que los obispos puedan ser pecadores". Tal actitud, concluyó monseñor de Moulins-Beaufort, contrasta con la del "pueblo de Dios que reza, que sufre".+