Lunes 12 de abril de 2021

Cultura del encuentro: se reunieron Kim Jong-un y Donald Trump

  • 30 de junio, 2019
  • Ciudad del Vaticano
Al concluir el rezo del Ángelus, en el mediodía del domingo 30 de junio, el papa Francisco se refirió al histórico encuentro entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, en Corea del Norte y lo calificó como "ejemplo de la cultura del encuentro".
Doná a AICA.org
El histórico apretón de manos entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, en Corea del Norte, tuvo una mención especial del papa Francisco al concluir el rezo del Ángelus, en el mediodía del domingo 30 de junio.

El presidente Donald Trump cruzó la frontera entre las dos Coreas solo, por invitación del líder Kim Jong-Un, en la zona desmilitarizada en Panmunjon, la aldea construida en el Dmz, establecida por el armisticio de 1953 entre Corea del Sur y Corea del Norte. Con este gesto, Trump se convirtió en el primer presidente estadounidense en pisar tierra norcoreana.

Se trató del tercer encuentro entre ambos, después de los de Singapur y Hanoi. Kim Jong-Un dijo que fue "un gesto que abre un nuevo futuro". Trump, por su parte, manifestó que fue "un honor" haber sido el primer presidente en ir al norte de la península coreana. El encuentro duró alrededor de una hora. La Casa Blanca informó que Trump invitó a Kim Jong-un a Washington.

Francisco expresó: "En las últimas horas hemos visto un buen ejemplo de la cultura del encuentro en Corea. Saludo a los protagonistas con la oración para que este gesto significativo constituya un paso más en el camino de la paz, no sólo en esa península sino en todo el mundo".

Asimismo, el Pontífice deseó a los trabajadores que este período de descanso en el verano italiano que pueda beneficiar a ellos y a sus familias. Además, dijo que reza en particular por quienes han sufrido en estos días las consecuencias del intenso calor, a saber, "los enfermos, los ancianos, las personas que tienen que trabajar al aire libre, en las obras". "Que nadie sea abandonado o explotado" rogó el Papa.+