Sábado 4 de diciembre de 2021

Francisco en Marruecos: "Jesús nos invita a mirar y contemplar el corazón del Padre"

  • 31 de marzo, 2019
  • Rabat (Marruecos)
En el marco de su visita a Marruecos, el 28° viaje de su pontificado, el papa Francisco presidió en la tarde del domingo una misa en el Complejo Deportivo Príncipe Moulay Abdellah de Rabat. En su homilía, reflexionó sobre la parábola del Padre misericordioso: "Sólo si cada día somos capaces de levantar los ojos al cielo y decir ?Padre nuestro? podremos entrar en una dinámica que nos posibilite mirar y arriesgarnos a vivir no como enemigos sino como hermanos", afirmó.
Doná a AICA.org
En la última jornada de su visita a Marruecos, el papa Francisco presidió este domingo una misa en el Complejo Deportivo Príncipe Moulay Abdellah de Rabat.

En su homilía, profundizando sobre la lectura del Evangelio dominical, que relata la parábola del Padre misericordioso que vuelve a los brazos de su padre tras haberse gastado el dinero de su herencia en la mala vida, el pontífice destacó en su homilía dos aspectos centrales.

Por un lado, se refirió a la alegría con la que el padre recibe al hijo "esperado y añorado" a quien abraza y organiza una fiesta para celebrar su regreso; y por otro, la irritación y el cólera que despierta este gesto en su otro hijo, quien no puede entender el comportamiento compasivo de su progenitor ya que considera que su hermano "no es digno ni merecedor de tal perdón".

"Así, una vez más sale a la luz la tensión que se vive al interno de nuestros pueblos y comunidades, e incluso de nosotros mismos", reconoció Francisco, afirmando que se trata de una tensión que desde Caín y Abel habita en nuestros corazones y que estamos invitados a mirar de frente: "¿Quién tiene derecho a permanecer entre nosotros, a tener un puesto en nuestras mesas y asambleas, en nuestras preocupaciones y ocupaciones, en nuestras plazas y ciudades?", planteó.

En ese sentido, el Santo Padre recordó que son muchas las circunstancias que pueden alimentar la división y la confrontación, ya que "siempre nos amenaza la tentación de creer en el odio y la venganza como formas legítimas de brindar justicia de manera rápida y eficaz".

Lo único que logran estos sentimientos "es matar el alma de nuestros pueblos, envenenar la esperanza de nuestros hijos, destruir y llevarse consigo todo lo que amamos", advirtió.



"Por eso Jesús nos invita a mirar y contemplar el corazón del Padre", señaló Francisco, ya que "sólo desde ahí podremos redescubrirnos como hermanos".

"Sólo si cada día somos capaces de levantar los ojos al cielo y decir ?Padre nuestro? podremos entrar en una dinámica que nos posibilite mirar y arriesgarnos a vivir no como enemigos sino como hermanos", reflexionó.

Por otra parte, el pontífice se centró en la frase con la que el Padre contesta a los reproches de su hijo mayor, celoso de su hermano: "Todo lo mío es tuyo", y profundizó: "No se refiere tan sólo a los bienes materiales sino a ser partícipes también de su mismo amor y compasión".

Esa, aseguró el Papa, es precisamente la mayor herencia y riqueza del cristiano; "porque en vez de medirnos o clasificarnos por una condición moral, social, étnica o religiosa podemos reconocer que existe otra condición que nadie podrá borrar ni aniquilar ya que es puro regalo: la condición de hijos amados, esperados y celebrados por el Padre".

Finalmente, exhortó a los presentes no caer en la tentación de reducir nuestra pertenencia de hijos a una cuestión de leyes y prohibiciones, de deberes y cumplimientos: "Nuestra pertenencia y nuestra misión no nacerá de voluntarismos, legalismos, relativismos o integrismos sino de personas creyentes que implorarán cada día con humildad y constancia: venga a nosotros tu Reino, porque el cristiano sabe que en la casa del Padre hay muchas moradas, sólo quedan afuera aquellos que no quieran tomar parte de su alegría".

El Papa concluyó su homilía agradeciendo a los cristianos en Marruecos por el modo en que dan testimonio del Evangelio de la misericordia en estas tierras: "Gracias por los esfuerzos realizados para que sus comunidades sean oasis de misericordia. Los animo y aliento a seguir haciendo crecer la cultura de la misericordia, una cultura en la que ninguno mire al otro con indiferencia ni aparte la mirada cuando vea su sufrimiento. Sigan cerca de los pequeños y de los pobres, de los que son rechazados, abandonados e ignorados, sigan siendo signo del abrazo y del corazón del Padre", animó.+