Miércoles 10 de agosto de 2022

Los padres sinodales y los jóvenes profesan su fe ante la tumba de san Pedro

  • 25 de octubre, 2018
  • Ciudad del Vaticano
Este jueves 25 de octubre, los padres sinodales junto con los auditores y los jóvenes de las parroquias romanas, realizaron una peregrinación de 6 kilómetros, a lo largo de la Vía Francigena, hasta la tumba de San Pedro en la basílica vaticana. La peregrinación, organizada por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, concluyó con una misa en presencia del papa Francisco, presidida por el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos.
Doná a AICA.org
Este jueves 25 de octubre, los padres Sinodales junto con los auditores y los jóvenes de las parroquias romanas, realizaron una peregrinación de 6 km, a lo largo de la Vía Francigena, hasta la tumba de San Pedro en la basílica vaticana.

La peregrinación, organizada por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, concluyó con una misa en presencia del papa Francisco, presidida por el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos.

La Vía Francigena toma el nombre del recorrido que inicia en el pórtico sur de la catedral de Canterbury, en Inglaterra, que pasando por Francia y Suiza llega a la basílica de San Pedro en Roma y prosigue hasta Jerusalén. Este recorrido era ya usado en el siglo IX por los mercaderes para transportar mercancías y especies en toda Europa.

En la peregrinación, dijo monseñor Rino Fisichella, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, participaron unas 300 personas: 192 padres sinodales, entre ellos 101 obispos y 9 cardenales; 82 jóvenes auditores y expertos laicos y 100 jóvenes de la diócesis de Roma.

Durante la celebración eucarística, el papa Francisco dirigió la profesión de fe con todos los presentes en la forma de preguntas y respuestas con el contenido de la oración del Credo.

"Hoy deseamos recibir el sentido de esta peregrinación. Estamos celebrando junto con Pedro el Sínodo de los Jóvenes, profesamos nuestra fe y ahora queremos entender el significado de Pedro. De su vida y vocación. Aquí todo habla de Pedro y Pedro nos muestra cómo vivir como cristianos", dijo monseñor Fisichella en su homilía.

[img]http://www.aica.org/subidas/4676.jpg[/img]

Al final de la misa el pontífice rezó la siguiente oración:

"Padre Omnipotente, que has iluminado al apóstol Pedro, para que te proclamara a ti Dios vivo y verdadero, y a Cristo tu único hijo.

Tú que lo has unido a su Maestro en la gloriosa pasión, confírmanos en tu verdad y tu amor y danos, por su intercesión, la victoria sobre el pecado y la verdadera libertad de espíritu.

Por Cristo nuestro Señor, Amén".
+