Martes 29 de noviembre de 2022

Mons. Schevchuk: "La guerra en Ucrania tiene un claro componente ideológico"

  • 16 de mayo, 2022
  • Kiev (Ucrania) (AICA)
El primado greco-católico ucraniano insistió en ese concepto en sus reflexiones diarias desde el inicio de la invasión rusa, en las que también se refirió a tres obras de misericordia espirituales.
Doná a AICA.org

A 82 días del inicio de la invasión rusa a Ucrania, Su Beatitud Sviatoslav Schevchuk, primado de la Iglesia Greco-Católica Ucraniana, denunció que “el enemigo está utilizando bombas de fósforo y bombas de racimo, también llamadas bombas de fragmentación, especialmente en la región de Dnipropetrovsk y esto está creando situaciones realmente arduas, circunstancias muy difíciles”.

“El enemigo quema todo lo que puede alcanzar con su mano destructiva”, sostuvo en su reflexión sobre el conflicto bélico del lunes 16 de mayo, en la que hizo hincapié sobre la obra de misericordia espiritual que refiere a “dar buen consejo al que lo necesita”. 

“A veces un buen consejo puede ser más valioso que cualquier bien terreno o material. Un buen consejo puede salvar. Puede salvar la vida. Puede salvar nuestras almas de la condenación eterna. Puede salvarnos del pecado y de la muerte”, sostuvo y advirtió: “Hay una cosa de la que no podemos dudar de ninguna manera y es de que el Señor Dios nos ama. El amor de Dios es cierto. Tan cierto como lo es la esperanza cristiana. La esperanza de que el Señor Dios está siempre con nosotros”. 

Monseñor Schevchuk invitó a rezar hoy “para que el Señor Dios siga concediendo a nuestra Iglesia el don del Espíritu Santo llamado ‘consejo’. Para que todos los que dudan puedan recibir un buen consejo. Y para que los buenos consejeros puedan estar siempre a su alcance”.

Un claro componente ideológico
Este domingo 15 de mayo, la máxima autoridad greco-católica reflexionó sobre la obra de misericordia que dice: “Enseñar al ignorante” y, tras agradecer a los voluntarios que ayudan a los refugiados, a los maestros y padres, se dirigió de modo especial a los intelectuales, a la gente de ciencia, a los pensadores del mundo moderno. 

“Podemos ver que la guerra en Ucrania tiene un claro componente ideológico. Hoy, el enemigo está destruyendo no sólo las ciudades y pueblos de Ucrania, sino también las almas, no sólo de los ucranianos, sino de las personas de todo el mundo, seduciéndolas con mentiras. Llamando a lo que está sucediendo en Ucrania con palabras negativas o, a veces, con palabras que en el pasado se han asociado con el mal”, subrayó.

“Actualmente, el objetivo de Rusia en Ucrania es llamado ‘proceso de nacionalización’. Pero en realidad se trata del genocidio del pueblo ucraniano. Y esto ha sido declarado abiertamente en ciertas instrucciones”, aseveró.

Monseñor Schevchuk pidió a todos los intelectuales del mundo de hoy que “no guarden silencio. Porque si no condenan hoy el genocidio del pueblo ucraniano que dirige Rusia en nuestra tierra, mañana las almas seducidas por esa ideología asesina pueden hacer mucho daño a la humanidad”.

Que todos encuentren el camino de la conversión
Este sábado 14 de mayo, monseñor Schevchuk comenzó a meditar sobre las obras de misericordia espirituales, haciéndolo con la que llama a “convertir al pecador” y reconociendo: “A veces nos parece que convertir a un pecador significa interferir en sus cuestiones personales, en asuntos internos, en su espacio privado”.

“Intentemos ayudar a la conversión de la persona. Se dice que la conversión es uno de los mayores milagros que Dios realiza. La conversión de una persona es un don, una gracia de la obra del Espíritu Santo. Pero es vocación de todo cristiano colaborar en la obra de misericordia de ayudar al pecador a convertirse”, explicó.

“De hecho, si todos veláramos sobre el estado del alma, no sólo de la nuestra, sino también sobre la de nuestro prójimo, probablemente habría menos maldad en el mundo”, estimó.

El primado greco-católico ucraniano expresó su deseo de que “Dios nos ayude a todos a encontrar el camino de la conversión. Que Dios nos ayude a procurar la conversión de nuestro prójimo. Que nos enseñe a ser misericordiosos con los pecadores y no indiferentes a su salvación”.

Hoy pedimos: Dios, salva a Ucrania. Oh Dios, convierte a los que hoy nos matan. Oh Dios, aparta del pecado a todos los que hoy traman planes impíos y que son la causa del desastre de la guerra en el mundo actual. Oh Dios, bendice al ejército ucraniano que detiene al atacante pecador. Oh Dios, bendice a los niños de Ucrania. Apártanos a todos del pecado y danos la verdadera libertad, que es la libertad de hacer el bien”, concluyó.+