Viernes 3 de diciembre de 2021

El papa envía ayuda a Sudán del Sur y Grecia afectados por inundaciones e incendios

  • 4 de octubre, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
A través del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral envió su contribución para apoyar a las poblaciones en dificultad y para expresar su "aliento paternal" a los pueblos afectados
Doná a AICA.org

A través del Dicasterio para la Promoción del Desarrollo Humano Integral, el papa Francisco hizo sentir su "cercanía espiritual" tanto con Sudán del Sur como con Grecia, ambos países afectados por diversas emergencias.

Según el comunicado difundido hoy por la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Pontífice envía su contribución para apoyar a las poblaciones en dificultad, y para expresar su "aliento paternal" a los pueblos y territorios afectados. Una cercanía que va de la mano de la oración y la "ayuda que se está activando en toda la Iglesia católica, en la que también participan numerosas organizaciones benéficas".

El Papa envió 75 mil dólares a Sudán del Sur como contribución a actividades de emergencia y programas de medios de vida para la población afectada, particularmente en la diócesis de Malakal. El país sufrió fuertes lluvias e inundaciones devastadoras en agosto pasado. Una calamidad que provocó el desplazamiento de más de 12 mil personas, con unas 6 mil casas destruidas y grandes daños materiales, especialmente la agricultura, que es una de las principales actividades de la población. 

Los incendios en Grecia
Además del país africano, el Papa también pensó en Grecia enviando un aporte inicial de 50 mil euros en apoyo de las poblaciones que, desde el pasado mes de agosto, sufrieron graves pérdidas por los incendios que estallaron en la isla de Evia, en la península Ática y la región del Peloponeso, destruyendo más de 100 mil hectáreas de tierra, campos y cultivos. 

Esta suma -dice el comunicado del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral- se destinará a las actividades impulsadas en la zona por Caritas Hellas.

Lo ocurrido en Grecia causó más de 70 víctimas, daños importantes con tres ciudades involucradas, ocho pueblos aislados, turistas y residentes obligados a evacuar. 

El arzobispo de Atenas, monseñor Sebastianos Rossolatos, habló en su momento de "un verdadero infierno, una carnicería", señalando también con el dedo las acciones indiscriminadas del hombre y la falta de respeto a la creación.+