Sábado 17 de abril de 2021

Queja de obispos peruanos ante la vacunación irregular de funcionarios

  • 19 de febrero, 2021
  • Lima (Perú) (AICA)
La Conferencia Episcopal Peruana expresa su indignación por este proceder "reprochable" en medio de la crisis sanitaria y pide que los hechos sean "debidamente" investigados y sancionados.
Doná a AICA.org

La Presidencia de la Conferencia Episcopal Peruana se pronunció sobre la actual crisis política -conocida como "Vacunagate"- desatada en el país latinoamericano por la aplicación irregular de vacunas contra la Covid-19 a un grupo de 500 personas, entre ellas funcionarios, políticos y diplomáticos. 

"El Perú, una vez más, es golpeado por el reprochable proceder de algunas autoridades que se han beneficiado egoístamente, dejando de lado los intereses del país, el bien común y su obligación de velar por los más necesitados, los que están en primera línea de lucha contra la pandemia", critica en un comunicado.

Los obispos peruanos expresan su rechazo a "la utilización indebida de las vacunas confiadas a nuestras autoridades en bien de la investigación y la salud de todos los peruanos", por considerar que "esto muestra un nuevo rostro del monstruo de la corrupción y de la crisis ética y de valores que impide la auténtica realización de la justicia y el desarrollo del país".

"La indignación que generan estos hechos se agrava porque deja de lado a los que por más de un año vienen sacrificándose en la primera línea enfrentando esta pandemia. No es posible que sigan muriendo médicos, enfermeras, policías, servidores públicos y tantos otros voluntarios, mientras que un grupo insensible busca su propio interés".

La Conferencia Episcopal Peruana exigió que estos hechos "sean debidamente investigados y sancionados para que la impunidad no tenga más espacio entre los peruanos y, por fin, logremos trabajar en unidad y transparencia para vencer esta pandemia".

Texto del comunicado

¡No nos dejemos robar la esperanza!

1. El Perú, una vez más, es golpeado por el reprochable proceder de algunas autoridades que se han beneficiado egoístamente, dejando de lado los intereses del país, el bien común y su obligación de velar por los más necesitados, los que están en primera línea de lucha contra la pandemia.

2. La Conferencia Episcopal Peruana expresa su rechazo a la utilización indebida de las vacunas confiadas a nuestras autoridades en bien de la investigación y la salud de todos los peruanos. Esto muestra un nuevo rostro del monstruo de la corrupción y de la crisis ética y de valores que impide la auténtica realización de la justicia y el desarrollo del país.

3. La indignación que generan estos hechos se agrava porque deja de lado a los que por más de un año vienen sacrificándose en la primera línea enfrentando esta pandemia. No es posible que sigan muriendo médicos, enfermeras, policías, servidores públicos y tantos otros voluntarios, mientras que un grupo insensible busca su propio interés.

4. Exigimos que estos hechos sean debidamente investigados y sancionados para que la impunidad no tenga más espacio entre los peruanos y, por fin, logremos trabajar en unidad y transparencia para vencer esta pandemia.

5. Es necesario, igualmente, que se garantice una correcta distribución y aplicación de las vacunas, un cronograma que se cumpla de manera irrestricta y sin preferencias, priorizando a aquellos que están en primera línea, cuya cuota de sacrificio y heroísmo ha sido muy alta.

6. Estas circunstancias son también un momento propicio para reflexionar sobre la necesidad de una conversión personal permanente, de reconocer qué nos aleja de Dios y del prójimo, y de mostrar la capacidad de no perder la calma. Dejemos que la luz del Espíritu de Dios ilumine nuestra mente y corazón para discernir con sabiduría este duro momento que está viviendo el Perú.

7. Finalmente, recordemos que son muchos más los que están trabajando y haciendo el bien para superar esta dura prueba. ¡No nos dejemos robar la esperanza!.+