Sábado 15 de mayo de 2021

Vaticano: Presentan un Simposio Internacional sobre el Sacerdocio

  • 12 de abril, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Organizado por la Congregación para los obispos, tendrá lugar en Roma del 17 al 19 de febrero de 2022, bajo el título: "Por una teología fundamental del sacerdocio".
Doná a AICA.org

Esta mañana tuvo lugar en la Oficina de Prensa de la Santa Sede la conferencia de presentación del Simposio Teológico Internacional "Por una teología fundamental del sacerdocio", organizado por la Congregación para los Obispos, que se celebrará en Roma del 17 al 19 de febrero de 2022.

Participaron de la presentación, el cardenal Marc Ouellet, prefecto de la Congregación para los Obispos, el profesor Vincent Siret, rector del Pontificio Seminario Francés de Roma, en conexión remota y la profesora Michelina Tenace, catedrática de Teología en la Pontificia Universidad Gregoriana.

Se trata de una iniciativa de la Congregación para los Obispos dirigida principalmente al episcopado del mundo, pero abierta también a los fieles laicos, describió el cardenal Ouellet. Consistirá en tres días de sesiones “especialmente destinadas a los obispos y a todos los hombres y mujeres interesados en la teología, con el fin de profundizar en nuestra comprensión de las vocaciones y la importancia de la comunión entre las diferentes vocaciones en la Iglesia”.

“El sacerdocio –explicó el prefecto- no es un tema nuevo, pero es un tema central, cuya originalidad es poner en una relación fundamental el sacerdocio de los bautizados que el Concilio Vaticano II ha reevaluado, y el sacerdocio ministerial, obispos y sacerdotes, de los cuales la Iglesia Católica siempre afirmó la especificidad”.

Entre las cuestiones relacionadas con el sacerdocio que se abordarán en este simposio, el purpurado mencionó el testimonio de los bautizados y el ejercicio del ministerio sacerdotal en las sociedades secularizadas.

Al responder a las preguntas de los periodistas, el cardenal Marc Ouellet precisó que “la cuestión del celibato es importante, y será abordada, pero no será la cuestión central del simposio”.

“No es un simposio sobre el celibato sacerdotal, como si esta cuestión tuviera que ser retomada fundamentalmente. Es una perspectiva más amplia, que comienza con el Bautismo”, destacó el cardenal.

En esta línea, el prefecto de la Congregación para los Obispos añadió que “el simposio servirá para profundizar en la cuestión, partiendo no de la organización y distribución de funciones, sino del misterio de la Iglesia: el 'pueblo santo de Dios' del que habla el Papa, habitado por la comunión de la Santísima Trinidad”.

Por último, el cardenal Ouellet subrayó que “un simposio teológico no pretende ofrecer soluciones prácticas a todos los problemas pastorales y misioneros de la Iglesia, pero puede ayudarnos a profundizar en el fundamento de la misión de la Iglesia”.

“La comprensión de la revelación divina sobre el sacerdocio de Cristo y la participación de la Iglesia en este sacerdocio es una cuestión crucial para nuestro tiempo”, concluyó.

Todos somos también conscientes de la escasez de vocaciones en muchas regiones, así como de las tensiones sobre el terreno debidas a las visiones pastorales divergentes, a los desafíos planteados por el multiculturalismo y las migraciones, sin olvidar las ideologías que condicionan el testimonio de los bautizados y el ejercicio del ministerio sacerdotal en las sociedades secularizadas.

En este contexto, ¿cómo vivir una conversión misionera de todos los bautizados sin una nueva conciencia del don del Espíritu Santo a la Iglesia y al mundo por medio de Cristo resucitado?

En esta búsqueda de la conversión sinodal, hay cabida para un vasto esfuerzo teológico que debería ofrecer una visión renovada, un sentido de lo esencial, una manera de valorar las vocaciones respetando lo que es específico de cada una.

En efecto, durante los sínodos sobre la familia, sobre los jóvenes y sobre la Iglesia en la Amazonia, se plantearon en toda su magnitud las cuestiones relativas al sacerdocio y a la sinodalidad, insistiendo en la realidad del bautismo, base de todas las vocaciones. Ha llegado el momento de prolongar la reflexión y de promover un movimiento vocacional que facilite la puesta en común de las diversas experiencias eclesiales en todo el planeta.

El programa de la conferencia está disponible para los periodistas y para el público desde hoy. Un sitio web, abierto hace unos días, proporcionará más información a los interesados, facilitando la inscripción de los participantes, así como solicitando contribuciones financieras para apoyar la organización de este simposio.

Camino de la sinodalidad
Por su parte el profesor Vincent Siret señaló que “el Simposio se inscribe en el camino de la sinodalidad. Este camino es, de hecho, la única posibilidad de escapar del clericalismo eclesial. Digo eclesial y no eclesiástico porque los clérigos dentro de la Iglesia no son los únicos tentados por esta visión truncada y falsa”.

“La vocación de todos a entrar en el Reino por la gracia es explícita y única e impide cualquier repliegue en las estructuras eclesiales. El ministerio de los sacerdotes no es principalmente de carácter estructural u organizativo, sino esencialmente místico, es decir, inscrito en el misterio”.

“La teología del sacerdocio revisada en su profundidad y vivida no puede sino devolver no sólo un impulso misionero, sino aún más profundamente una unidad misionera alejada de toda uniformidad”.

Los temas del simposio
Los días del simposio se dividen de manera que se aborden los diferentes temas.

El 17 de febrero se titula: Tradición y nuevos horizontes. Esta jornada será presidida por la mañana por el cardenal Ouellet y por la tarde por el prefecto de la Congregación para el Clero.

Las ponencias del 18 de febrero se agrupan en torno al trío: Trinidad, misión, sacramentalidad. La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos presidirá por la mañana y la Congregación para la Educación Católica por la tarde.

El sábado 19, la misa será presidida por la mañana por el Secretario de Estado, cardenal Parolin, en la basílica de San Pedro. A continuación, los trabajos se agruparán en el trío: celibato, carisma, espiritualidad, bajo la presidencia de la Congregación para las Causas de los Santos por la mañana y, por la tarde, la del prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida.

El encuentro concluirá con un mensaje del Santo Padre.+