Viernes 7 de octubre de 2022

Una muestra de la Guardia Suiza habrá en la Argentina

  • 23 de julio, 2013
  • Buenos Aires (AICA)
Por iniciativa de la Embajada de Suiza y la colaboración de la Nunciatura Apostólica, se efectuará en Buenos Aires una Muestra de la Guardia Suiza, el ejército más pequeño del mundo que desde hace más de 500 años es el encargado de preservar la seguridad y la vida del Sumo Pontífice. La inauguración de la exposición "La Guardia Suiza y el Santo Padre", se llevará a cabo el 25 de julio en el Palacio San Martín (con invitación) y a partir del 1º de agosto estará todo ese mes en la catedral de Buenos Aires (con entrada libre); y en el Colegio Inmaculada Concepción de Santa Fe (entrada libre), del 5 al 25 de noviembre de 2013.
Doná a AICA.org
Por iniciativa de la Embajada de Suiza y la colaboración de la Nunciatura Apostólica, se efectuará en Buenos Aires una Muestra de la Guardia Suiza, el cuerpo de seguridad que cuida de la vida del Sumo Pontífice.

Los detalles de la exposición y del aniversario de la Confederación Suiza fueron dados a conocer en una conferencia/desayuno de prensa que tuvo lugar en las oficinas de la Embajada Suiza (Av. Santa Fe 846, 10º piso) el pasado martes 16 de julio, en la que estuvieron presentes el embajador de Suiza, Johannes Matyassy, y la agregada cultural de la embajada, Isabelle Mauhourat.

Allí se informó que la inauguración mundial de la exposición "La Guardia Suiza y el Santo Padre", que será presentada por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, la Nunciatura Apostólica y la Embajada de Suiza, se llevará a cabo el próximo jueves 25 de julio en el Palacio San Martín y luego, a partir del jueves 1º de agosto estará todo ese mes en la catedral metropolitana de Buenos Aires.

Se recordó también un texto pronunciado por el papa Francisco el 6 de mayo de 2013: "A todos ustedes, apreciados Guardias, les reitero mi más sincero agradecimiento por el valioso y generoso servicio que prestan al Papa y a la Iglesia. Cada día puedo constatar personalmente la dedicación, el profesionalismo y el amor con que ejercen su actividad".

Los "Ángeles de la Guarda" del papa Francisco
Desde hace más de 500 años son los encargados de preservar la seguridad del Papa. Es el ejército más pequeño del mundo y son quienes protegen a Francisco en su pontificado.

Desde principios del siglo XV, la Guardia Suiza ha protegido permanentemente al Papa o al cónclave. De esta manera, el Sumo Pontífice puede actuar con plena independencia y libertad tanto en Roma como en el extranjero.

Ningún otro jefe de Estado tiene un contacto tan directo con las multitudes como el Papa, por eso la experiencia de los Guardias suizos en la protección personal es única. Ellos prestan asimismo servicios honorarios y vigilan las entradas de la Ciudad del Vaticano.

La Guardia Suiza asumió la protección del Papa oficialmente en 1506 y fue 21 años después cuando tuvieron su primera acción importante de defensa, el 6 de mayo de 1527, cuando fuerzas españolas atacaron al Papa Clemente VII.

Los soldados del Vaticano mostraron su bravura ese día enfrentando a un millar de soldados alemanes y españoles durante el saqueo de Roma y Clemente VII salvó su vida al refugiarse en el castillo Sant´Angelo, pero 147 de sus guardias suizos perecieron en su defensa, mostrando al mundo el valor y la fidelidad de los suizos para con el Papa.

La exposición
Se realizará en el Palacio San Martín (con invitación) 25 y 26 de julio; en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires (entrada libre) del 1 al 25 de agosto; y en el Colegio Inmaculada Concepción en Santa Fe (entrada libre), del 5 al 25 de noviembre de 2013.

Estará acompañada por el comandante de la Guardia Suiza Daniel Anrig y el soldado de guardia Sebastién Roulin.

Se trata de 17 paneles, 4 gigantografías, 1 panel para fotos y 3 vitrinas con objetos de la Guardia, todo llegado desde Suiza y desde el Vaticano.

Los uniformes más famosos del mundo
Los uniformes de los guardias suizos son los trajes militares más famosos del mundo, y son contemporáneos de los extraordinarios monumentos del Vaticano. Los colores aluden al escudo de armas del papa Julio II y de los Médicis.

Aunque dicen que su diseñador habría sido el propio Miguel Ángel, quien realmente diseñó el actual uniforme fue Jules Repond, un comandante de la Guardia Suiza, a principios del siglo XX. Para ello se inspiró, entre muchos documentos históricos, en un fresco de Rafael.

Cada uniforme está hecho a medida y es usado solamente por un Guardia.

El morrión, de origen español, era un casco usado por todos los ejércitos europeos en los siglos XVI y XVII. Las plumas de avestruz son rojas para los alabarderos, amarillas y negras para los tamborileros, púrpura para los oficiales y blancas para el sargento mayor y el comandante de la Guardia. El diseño del roble grabado es una copia del emblema familiar "della Rovere" del papa Julio II.

La guardia hoy
El ejército más pequeño del mundo tiene tan sólo 110 soldados para defender las 44 hectáreas de terreno del Vaticano, pero sobre todo para mantener la seguridad del Papa.

Se confían las llaves del Vaticano y del Palacio Apostólico a la Guardia Suiza Pontificia. Ello requiere discreción, vigilancia y una perfecta organización. En 500 años, el ejército del Vaticano siempre se ha mostrado leal y neutral sin ejercer la mínima injerencia.

Los Guardias suizos son los "guardaespaldas" del Papa reinante hasta el día de su funeral. Ellos son, pues, los únicos que custodian permanentemente, hasta el final, el cuerpo del Papa difunto. Luego, protegen a los cardenales y al cónclave.

La ceremonia de juramento de los nuevos Guardias tiene lugar todos los años el 6 de mayo, aniversario del saqueo de Roma.

El juramento se hace en alemán, francés, italiano o romanche, las cuatro lenguas que se hablan en Suiza. Al juramento asisten representantes de las autoridades suizas y vaticanas. Los tres dedos en alto aluden a la Santísima Trinidad: en Suiza, esta costumbre se remonta a la fundación de la Confederación en 1291.

Los Guardias suizos no son mercenarios privados. De acuerdo con la neutralidad suiza, poseen el estatus de cuerpo policial extranjero.

Siendo los guardias suizos unidades militares de élite, la competencia para convertirse en uno de ellos es muy grande y deben cumplirse una serie de requisitos básicos: ser varones solteros, tener un mínimo de 1,74 m de estatura, su edad debe ser entre 19 y 30 años, poseer título profesional o grado de secundaria, ser católicos, ciudadanos suizos y haber completado la instrucción en la Fuerzas Armadas de la Confederación Helvética con certificado de buena conducta.

Una vez que son aceptados deben mantener una excelente condición física y además deben aprender a utilizar armas, desde espadas hasta modernas pistolas 9 milímetros y ametralladoras. También se les instruye en defensa personal, combate cuerpo a cuerpo, seguridad, movimientos tácticos y técnicas anti-terrorismo.

El Juramento
Ninguno de los miembros del cuerpo, sea oficial o soldado raso, puede aceptar empleos o ejercer artes ni trabajo alguno fuera de los palacios apostólicos. Cada uno se obliga a servir fielmente, mientras permanezca en su cargo, al pontífice reinante y a sus legítimos sucesores y, en caso de estar vacante la sede apostólica, al Colegio de Cardenales. Debe formular el siguiente juramento, alzando tres de los dedos de la mano derecha:

"Juro servir con fidelidad, lealtad y honor al Soberano Pontífice Francisco y a sus legítimos sucesores, así como consagrarme a ellos con todas mis fuerzas, sacrificando, si es necesario, mi propia vida para defenderlos.

"Asumo este mismo compromiso ante el Sacro Colegio Cardenalicio en caso de quedar vacante la Sede Apostólica. Además, prometo al comandante y a los otros superiores respeto, fidelidad y obediencia. Juro observar todo lo que el honor exige de mi posición.

"Yo, ??, juro cumplir lealmente y de buena fe todo lo que se me ha leído. ¡Que Dios y nuestros Santos Patronos me ayuden!"

Lo que se les lee se refiere a sus deberes de fidelidad al Papa y de respeto y obediencia a sus superiores.+