Sábado 22 de junio de 2024

El Vaticano anuncia la indulgencia del Año Santo 2025

  • 13 de mayo, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Tras la solemne convocatoria al Jubileo 2025 por parte del Papa Francisco, la Penitenciaría Apostólica publicó un decreto que detalla las Indulgencias que se concederán durante el Año Jubilar.
Doná a AICA.org

Los fieles católicos tendrán múltiples formas de obtener la indulgencia jubilar durante el Año Santo 2025, según un nuevo decreto promulgado por la Penitenciaría Apostólica, la oficina del Vaticano con responsabilidad para la concesión y el uso de las indulgencias.

A raíz del Concilio Vaticano II, el Papa san Pablo VI recordó: “La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal debida a los pecados cuya culpa ya ha sido perdonada, que el cristiano fiel, debidamente dispuesto, obtiene bajo ciertas condiciones prescritas, mediante la acción de la Iglesia que, como ministra de la redención, dispensa y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos”. Las indulgencias son plenarias (totales) o parciales según eliminen en forma total o parcial, respectivamente, la pena temporal debida al pecado.  

Convertirnos en peregrinos de la esperanza
Recordando la invitación del Papa Francisco a todos los cristianos a convertirse en “peregrinos” de la esperanza, el decreto de la Penitenciaría Apostólica tiene como objetivo “animar las almas de los fieles y alimentar el piadoso deseo de obtener la indulgencia [jubilar], vista como un don de gracia específico para el Año Santo”.

La esperanza, dice el decreto, “es una virtud que debe brotar sobre todo de la gracia de Dios y de la plenitud de su misericordia”. Recordando la declaración del Papa de que la indulgencia jubilar “es una manera de descubrir la naturaleza ilimitada de la misericordia de Dios”, la Penitenciaría dice: “La Indulgencia del Año Santo, por lo tanto, es una gracia jubilar”.

Después de confirmar que todas las demás indulgencias siguen vigentes, la Penitenciaría establece tres formas principales de obtener la Indulgencia Jubilar: peregrinaciones a cualquier lugar sagrado del Jubileo; visitas piadosas a otros lugares sagrados; y obras de misericordia y penitencia.

Peregrinaciones
La primera categoría de lugares de Jubileo incluye las cuatro basílicas papales mayores de Roma (San Pedro, San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pablo Extramuros); y las basílicas del Santo Sepulcro en Jerusalén, de la Natividad en Belén y de la Anunciación en Nazaret; así como las catedrales y demás iglesias o lugares sagrados designados por los obispos en las Iglesias particulares.

La Indulgencia se puede obtener participando “devotamente” en la santa misa en el lugar, o participando en una Liturgia de la Palabra, la Liturgia de las Horas (Oficio de Lecturas, Oración de la Mañana, Oración de la Víspera), el viacrucis, el rosario, el Himno Akathisto (de liturgia griega) o un servicio penitencial que incluya confesiones individuales.

Visitas a lugares sagrados
Los “lugares sagrados” descritos en la segunda categoría incluyen las basílicas romanas de la Santa Croce in Gerusalemme, San Lorenzo al Verano y San Sebastiano; así como el Santuario del Divino Amor, la Iglesia de San Pablo en Tre Fontane y las Catacumbas. Mención especial merecen las iglesias de los Caminos Jubilares, vinculadas a los países miembros de la Unión Europea y a las santas patronas y doctoras de la Iglesia.

Otros lugares sagrados en todo el mundo incluyen dos basílicas en Asís, santuarios marianos en Italia y “cualquier basílica menor, iglesia catedral, iglesia concatedral, santuario mariano o cualquier iglesia distinguida, designada por los obispos locales.

Los fieles deben dedicar un tiempo “adecuado” durante su visita a la adoración y meditación eucarística, concluyendo con la recitación del padrenuestro, cualquier forma legítima del credo y las invocaciones a la santísima Virgen María.

Quienes no puedan peregrinar o visitar un lugar sagrado por motivos graves podrán obtener la indulgencia dondequiera que se encuentren, uniéndose espiritualmente a quienes lo hagan ,y recitando el padrenuestro, el credo y otras oraciones relacionadas con el Año Santo, ofreciendo además sus sufrimientos o penurias.

Obras de misericordia y penitencia
Finalmente, el decreto prevé la posibilidad de obtener la Indulgencia mediante la realización de obras de misericordia y penitencia.

Pueden hacerlo participando en misiones populares, ejercicios espirituales o actividades de formación sobre los documentos del Vaticano II y el Catecismo, según el sentir del Santo Padre; o visitando a los necesitados (“en cierto sentido, peregrinando a Cristo presente en ellos”).

Del mismo modo, pueden ofrecer actos de penitencia (como el ayuno y la abstinencia), hacer donaciones a los pobres, apoyar obras religiosas y caritativas (“especialmente en defensa de la vida en todas sus fases”) ,o participar en otras actividades de voluntariado.

Deberes de los obispos y sacerdotes
La Penitenciaría Apostólica también concede a los obispos la posibilidad de impartir la bendición papal “con motivo de la celebración principal del Jubileo en la catedral y en cada Iglesia jubilar, con la indulgencia para todos los que reciben la bendición, en las condiciones habituales.

El decreto insta encarecidamente a “todos los sacerdotes” a ser generosos al ofrecer ocasiones para la reconciliación sacramental, recordando en particular la posibilidad de escuchar confesiones durante la celebración de la misa. A los sacerdotes que acompañan a los grupos de peregrinación fuera de su diócesis, se les conceden facultades para hacer uso de las mismas facultades que se les conceden en sus propias diócesis, mientras que a los confesores en las basílicas papales y en otros lugares, también se les concederán facultades especiales.

En ese sentido, se invita a los sacerdotes a dar penitencias que conduzcan a un “arrepentimiento estable” y a alentar a los penitentes a “reparar cualquier escándalo y daño” que hayan causado por sus pecados.

Al concluir el decreto, la Penitenciaría Apostólica, recordando a los obispos su oficio de enseñar, guiar y santificar, los invita “calurosamente” a “explicar claramente las disposiciones y principios aquí propuestos para la santificación de los fieles, teniendo en cuenta las circunstancias, las culturas y las circunstancias locales y las tradiciones particulares”.

El texto completo del decreto de la Penitenciaría Apostólica, con todos los detalles de la Indulgencia Jubilar, se puede encontrar en el sitio web de la Santa Sede.+