Miércoles 20 de octubre de 2021

Un salesiano en la cima del mundo

  • 16 de junio, 2021
  • Roma (Italia) (AICA)
"La montaña más difícil de escalar es la de la santidad", afirma Tagit Sorang Abraham, salesiano cooperador de la India, tras haber llegado a la cima del Monte Everest, realizando el sueño de su vida.
Doná a AICA.org

Después de una semana de mal tiempo, la suerte sonrió a Tagit Sorang Abraham, salesiano cooperador de la India, de 25 años, logrando alcanzar la cima del Monte Everest el pasado 31 de mayo de 2021 a las 8.45 horas, “el sueño de su vida ”, según difundió ANS, órgano informativo de la Congregación Salesiana. 

Tagit Sorang Abraham nació el 30 de junio de 1996 en la aldea de Kra Daadi, estado de Arunachal Pradesh, India, casi en la frontera con la región autónoma china del Tíbet. Proveniente de una familia muy pobre, de todos modos pudo asistir a la escuela, hasta la universidad estatal "Dera Natung" en Itanagar.

Desde temprana edad, Sorang Abraham se sintió atraído por el catolicismo. Recibió el bautismo en el 2000 y cuando se trasladó a Itanagar para estudiar conoció al grupo juvenil de los salesianos de la parroquia de Santa María. Además de monaguillo, fue secretario de la organización juvenil parroquial y secretario de educación del ala juvenil de la Asociación Católica de todo Arunachal Pradesh (AAPCA). 

El 22 de octubre de 2019 emitió sus votos omo salesiano cooperador en manos del rector mayor, padre Ángel Fernández Artime, durante su visita a la Inspectoría Salesiana de Dimapur, India. También se desempeñó como guardián en un internado del Centro Juvenil Don Bosco en Itanagar, así como en el personal de Childline, una ONG dedicada al rescate y rehabilitación de jóvenes en riesgo.

Sorang Abraham desde muy joven soñó con escalar el Everest. Pudo asistir a un curso básico de montañismo en Dirang, en 2013, y entre 2017 y 2019 abordó con éxito varios picos importantes.

Pero el Everest siguió siendo un sueño lejano porque no pudo recaudar fondos suficientes para cubrir los costos de tal expedición. Pero nunca perdió la esperanza. En 2021, gracias a una subvención, la ayuda de amigos y benefactores y la solicitud de un préstamo, recaudó los fondos suficientes y en mayo llegó al Campo Base II, en Nepal.

Luego vinieron días de inclemencias meteorológicas y la mayoría de los montañeros abandonaron la empresa y regresaron a sus países. El guía sherpa que acompañaba al grupo también quiso abandonar la subida por considerarla extremadamente peligrosa.

Sorang Abraham sabía que otro viaje sería imposible para él. Y empezó a rezar, rezó el rosario y leyó la Biblia pidiendo al Señor que le diera buen tiempo. El 29 de mayo mejoró el tiempo y el 30 de mayo comenzó el ascenso a la cumbre, alcanzándola a las 8:45 del día siguiente, fiesta de la Visitación de María.

Allí, de pie en la cima del mundo, Sorang Abraham dio gracias a Dios prometiendo entregar su vida al Señor.

Feliz de haber realizado su sueño, hoy dice ser consciente de que la montaña más difícil de escalar es la de la santidad, a la que pretende llegar a través del servicio a los jóvenes como salesiano cooperador. +