Miércoles 27 de octubre de 2021

Un obispo, sacerdotes y seminaristas chinos arrestados y sometidos a "sesiones políticas"

  • 27 de mayo, 2021
  • Hebei (China) (AICA)
El gobierno chino arrestó a Mons. Joseph Zhang Weizhu, Obispo de Xianxian (China), y a 7 sacerdotes y 10 seminaristas.
Doná a AICA.org

Entre los días 20 y 21 de mayo un centenar de policías de la provincia de Hebei ingresaron al edificio de una fábrica usada como seminario, donde arrestaron a monseñor Joseph Zhang Weizhu, de 63 años, obispo de Xianxian, a 7 sacerdotes y a 10 seminaristas, y se incautaron de los bienes personales de los sacerdotes y seminaristas, según informó la agencia AsiaNews..

Asia News advirtió que “dado el enorme despliegue de fuerzas policiales, se cree que la redada estaba planeada desde hace tiempo y que las autoridades civiles creen que hay más seminaristas que consiguieron escapar.

Posteriormente detuvieron a otros tres estudiantes que habían huido. Los jóvenes fueron devueltos a sus familias y se les prohibió seguir estudiando teología.

El obispo de Xinxiang y los 10 sacerdotes fueron trasladados a un alojamiento en régimen de aislamiento y sometidos desde a "sesiones políticas". 

Los fieles definen estas sesiones como un "lavado de cerebro", en las que se inculcan los principios de la libertad religiosa que concede el Partido.

Monseñor Giuseppe Zhang Weizhu, de 63 años, es obispo de la diócesis de Xinxiang (Henan) desde 1991. Es reconocido por la Santa Sede, pero no por el gobierno chino y eso lo convierte en un "criminal".

Los 10 sacerdotes detenidos también son "criminales" porque se niegan a firmar su adhesión a la llamada "Iglesia independiente" y someterse al Partido Comunista Chino, como exige el Nuevo Reglamento de Asuntos Religiosos.

En China la nueva normativa solo permite actividades religiosas (también las escuelas de teología) en lugares registrados y controlados por el gobierno; los “profesionales religiosos” sólo pueden desempeñar sus funciones si se adhieren a la Iglesia "independiente" (de la Santa Sede) y se someten al Partido.

Según Asia News, hay quienes consideran que “desde que se firmó el acuerdo provisional entre China y la Santa Sede aumentó la persecución contra los católicos, sobre todo los no oficiales”, y muchos fieles "consideran que el Acuerdo ha sido traicionado”.

La Santa Sede y la República Popular China firmaron en septiembre de 2018 un “acuerdo provisional”, que fue renovado en 2020. Aunque se desconoce el texto del acuerdo, se sabe que implica la readmisión a la plena comunión con Roma de los obispos ‘oficiales’ chinos ordenados sin el mandato pontificio.

Un artículo publicado el 22 de septiembre de 2020 en L’Osservatore Romano, señaló que “el objetivo principal del Acuerdo Provisional sobre el nombramiento de Obispos en China es sostener y promover el anuncio del Evangelio en aquellas tierras, reconociendo la plena y visible unidad de la Iglesia”.

“Las motivaciones principales que guiaron a la Santa Sede en este proceso, en diálogo con las autoridades chinas, son fundamentalmente de naturaleza eclesiológica y pastoral”, indicó el periódico. El acuerdo seguirá vigente hasta el 22 de octubre de 2022.+