Lunes 27 de septiembre de 2021

Un monaguillo de Nantes confesó haber provocado el incendio de la Catedral

  • 27 de julio, 2020
  • Nantes (Francia) (AICA)
Un colaborador de la catedral de Nantes, solicitante de asilo, de origen ruandés, fue detenido como autor confeso del incendio del templo del pasado 18 de julio.
Doná a AICA.org

Un colaborador de la catedral San Pablo y San Pedro confesó este domingo ante el juez haber sido el autor del fuego que se produjo la semana pasada en la catedral de Nantes (oeste de Francia), tras lo cual fue imputado y pasó a prisión provisional acusado de “destrucciones y degradaciones por incendio”.

El detenido, que también hacía de monaguillo de forma ocasional y que tenía el encargo de cerrar la catedral, ya había sido interrogado por la gendarmería francesa después del incendio y puesto en libertad. Sin embargo, en un nuevo interrogatorio ante el juez, confesó ser el autor del incendio que provocó en tres puntos diferentes del edificio.

El autor confeso del incendio, de 39 años, católico y de nombre Emmanuel, se encontraba en trámites para obtener el estatuto de refugiado, pero su caso se había rechazado y había recibido la notificación de expulsión del país.

El hombre confesó ante el juez de instrucción haber iniciado dos fuegos en los órganos del templo y otro en un panel eléctrico, después de haber cerrado él mismo la catedral el día anterior, explicó el fiscal de Nantes, Pierre Sennès.

Ahora se encuentra detenido y acusado del delito de destrucción y degradación por medio de un incendio y se enfrenta a una posible condena de 10 años de prisión y el pago de 150.000 euros de multa.

Según declaraciones de su abogado, Quentin Chabert, al diario local Presse Océan, el detenido “está consumido por el remordimiento y la vergüenza por la magnitud del suceso”. “Rechaza amargamente los hechos y confesarlo ha sido para él una liberación”.

El detenido había llegado a Francia en el año 2012 y fue acogido en la diócesis y se le dio un empleo como ayudante en la catedral.

Era uno de los siete voluntarios encargados de la seguridad de la basílica y en ocasiones ayudaba durante la liturgia, señaló el rector, Hubert Champenois, que agregó que gozaba de toda su confianza y que nunca había ofrecido motivos para la sospecha.

Según dijo el organista de la catedral, Michel Bourcier, a Presse Océan, el hombre “era muy educado y un habitual del lugar”.

En un comunicado de la diócesis de Nantes se señala que “la diócesis desea que se haga toda la luz y confía en la justicia. Para no interferir en la investigación judicial, no se hará ningún comentario sobre el proceso”.

Los bomberos fueron alertados el sábado 18 de julio a las 7.45 hora local por personas que vieron llamas en el interior de la catedral y consiguieron controlar al fuego a media mañana. Quedó destruido un gran órgano del siglo XVII, así como otros elementos del mobiliario y algunas obras de arte, pero no hubo daños estructurales. 

Esta catedral ya había sufrido daños en un bombardeo en 1944, durante la Segunda Guerra Mundial, y en otro incendio en 1972. +