Martes 4 de octubre de 2022

Tucumán celebra a Nuestra Señora de la Merced, Virgen Generala del Ejército

  • 22 de septiembre, 2022
  • San Miguel de Tucumán (AICA)
La Iglesia tucumana celebra este 24 de septiembre a Nuestra Señora de la Merced, patrona de la arquidiócesis y Virgen Generala del Ejército argentino.
Doná a AICA.org

Con diversos actos, la arquidiócesis de Tucumán celebra a su Virgen patrona, Nuestra Señora de la Merced, Generala del Ejército argentino, cuya solemnidad es el 24 de septiembre.

El programa de actividades fue dado a conocer en la mañana del jueves con una conferencia de prensa encabezada por el arzobispo, monseñor Carlos Alberto Sánchez

Los actos comenzarán el 23 de septiembre a las 13, con la Solemne Vestición de Nuestra Señora de la Merced. Se realizará la imposición de los atributos de la Virgen: banda y faja de Generala; bastón de mando, ofrendado por el general Manuel Belgrano, y Corona Pontificia.

A las 16.30 se llevará a cabo la peregrinación de Misachicos a la basílica, provenientes de los departamentos Cruz Alta y Leales. Cientos de peregrinos recorrerán las calles y rutas de la provincia para llegar a la basílica, a agradecer a la Madre de Dios por los favores recibidos. 

Las imágenes de la Virgen Generala que llevarán los Misachicos pertenecen a familias que hicieron un pedido a Nuestra Madre de la Merced y realizan este peregrinar, como forma de agradecimiento.

A las 18.30 y a las 20 se rezará la novena y se celebrarán misas. Peregrinarán los movimientos e instituciones laicales. A las 22 comenzará la misa joven, con posterior vigilia.

El 24 de septiembre, Solemnidad de Nuestra Señora de la Merced, a la hora cero será el saludo a Nuestra Madre de la Merced. La imagen de Nuestra Señora de la Merced será llevada al atrio de la basílica, donde junto con los fieles se entonará el Himno Nacional Argentino, la oración a la Virgen y se realizará el homenaje de las agrupaciones tradicionalistas.

Habrá misas en la basílica a las 6, 7, 8 y 9. La misa central en honor de Nuestra Señora de la Merced, Virgen Generala del Ejército Argentino será a las 11 y estará celebrada por los capellanes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad de Tucumán.

A las 12, la imagen de la Virgen de la Merced será trasladada al Colegio Hermanas Esclavas. La imagen será  transportada en el vehículo militar por calles Las Heras, San Lorenzo y Alberdi, hasta Lavalle. En el trayecto se realizará una breve alocución en la Casa Histórica de la Independencia, a cargo del Liceo Militar General Aráoz de Lamadrid.

A las 17 se desarrollará el acto cívico militar y religioso en la Plaza Belgrano, conmemorando 210 años de la Batalla de Tucumán. En el acto se realizará el Homenaje al General Manuel Belgrano y los caídos en la batalla. Los alumnos del Liceo Militar recibirán el Escapulario de la Virgen de la Merced, impuesto por las damas de la Cofradía de Nuestra Señora de la Merced.

Virgen de la Merced, protectora  de un pueblo y de una Patria
Cada 24 de septiembre  la comunidad cristiana de Tucumán celebra su fiesta más importante. La veneración a esta advocación de la Virgen María tiene siglos de historia en esta provincia y, en épocas del nacimiento de la Patria, llegó a su punto culminante cuando Manuel Belgrano encomendó la suerte de sus tropas a la protección de la Virgen. Ese día, el día de la Batalla de Tucumán, la Nación dio un enorme paso hacia su independencia definitiva. Conocer esta fiesta y vivir la emoción y la fe del pueblo tucumano es una experiencia única.

La Iglesia Nuestra Señora  de La Merced, ubicada en Villa de Medinas, 90 kilómetros al sur de San Miguel de Tucumán, alberga a la imagen más antigua de la Virgen de la Merced de la Argentina, esculpida y tallada en madera semidura, recubierta con una lámina de oro, que data del año 1600. Si bien cada 15 de julio esta comunidad conmemora la coronación de la Virgen y se congregan los fieles para renovar los votos de fe, es el 24 de septiembre la fecha que une la celebración del Día de la Virgen de la Merced a los feligreses, no solamente de esta comunidad, sino de toda la provincia. La devoción cubre cada rincón de Tucumán y se mantiene vigente desde el nacimiento de esta provincia.

Los tucumanos tienen una particular devoción por la Virgen de la Merced, que es la misma Virgen que viene acompañando a la ciudad desde el momento de su fundación, en el primer asentamiento de Ibatín, en el sur provincial, allá por el año 1565. La Basílica mercedaria, denominada desde 1813 Parroquia de la Victoria por pedido del mismísimo General Manuel Belgrano, en agradecimiento a la protección de la Virgen en la épica batalla del año anterior, es el epicentro de esta fiesta patronal, a sólo una cuadra de la plaza principal de la ciudad.

La bajada de la Virgen hacia el atrio de la iglesia se realiza 40 días antes de la culminación de la fiesta. Este año el lema de la celebración es “Feliz de tí por haber creído en el amor”, con la práctica de la novena desde el 15 de septiembre que concluye el día 24, con la procesión por las calles de la ciudad de San Miguel de Tucumán.

La historia de esta advocación de la madre de Jesús se remonta al siglo XII. De origen español, cuenta la historia que la imagen se le apareció al religioso San Pedro Nolasco para pedirle que fundara una orden que pudiera liberar a los cristianos esclavizados bajo el poder de los musulmanes.

Después, con la llegada de los españoles al continente y en especial con Pedro de Mendoza, llegaron los primeros mercedarios a esta región del norte argentino y a ello se debe que la devoción a Nuestra Señora de la Merced sea una de las más antiguas del país.

“Merced” significa misericordia, dádiva, gracia y también perdón, es por ello que el nombre de esta advocación alude a la misericordia de Dios con sus hijos, que dejó en la persona de la Virgen María una auténtica madre, canal de gracia y una cabal intercesora. Los Mercedarios, aparte de los votos de pobreza, castidad y obediencia, hacían un cuarto voto, en el que se comprometían a dedicar su vida a liberar esclavos, y, si fuese necesario, quedarse en lugar de algún cautivo en peligro de perder la fe, o por el que no hubiera dinero suficiente para lograr su liberación. Muchos de ellos entregaron la vida, acogiéndose a la “Merced” de Nuestra Madre.

Por los muchos favores que la Virgen de las Mercedes dispensó a los tucumanos, el Cabildo en 1687 la nombró Patrona y Abogada de la ciudad. En 1696, el papa Inocencio XII fijó el día 24 de septiembre como la fecha en la que se debe celebrar su fiesta. La Orden de los Mercedarios se encargó de difundir la devoción a Nuestra Madre bajo esta advocación, extendiéndose por todo el mundo a lo largo de los siglos. Es sabido que, cuando los frailes mercedarios llegaron a América, introdujeron esta hermosa devoción. Por eso hoy, la Virgen de la Merced (o, de las Mercedes) es celebrada por los devotos de República Dominicana, Perú, Ecuador, la Argentina y muchos otros países del continente.

Santa historia argentina
Si se desanda la historia argentina unos años atrás de la Independencia, se encuentra en Tucumán otro hito que marcó a fuego la conformación de la Patria. 1812 es el año, las inmediaciones de la ciudad el lugar, Manuel Belgrano y el Ejército del Norte los protagonistas, y la Virgen de la Merced la hacedora de un milagro que significó la victoria para las tropas nacionales y la adoración permanente de un pueblo creyente y fiel.

Haciendo caso omiso a las órdenes del Cabildo de Buenos Aires, que le exigían al general Belgrano continuar hacia Córdoba la retirada que realizaba junto a sus exhaustos soldados bajando de Jujuy, el creador de la bandera buscó auxilio y solaz bajo el manto de la Virgen de la Merced, en Tucumán. Ordenando sus pocas tropas y reforzadas por el fervor de los habitantes de la ciudad, decidió esperar allí al ejército realista comandado por Pío Tristán, que lo duplicaba en número y bajaba decidido a llevar los límites de la Corona lo más al sur posible.

La furia de los defensores, la valentía de los soldados al mando de Belgrano y el auxilio de la naturaleza que provocó una fuerte tormenta de viento y tierra, con una inédita manga de langostas ese 24 de septiembre, desorientó a las tropas españolas que fueron arrasadas y debieron batirse en retirada. Este capítulo marcó a fuego el futuro de la patria, porque se pudo defender la frontera norte de la futura Argentina gracias a la valentía de este pueblo bravo y orgulloso. Manuel Belgrano, agradecido, ofrendó a la Virgen de la Merced su bastón de mando y la nombró Generala del Ejército del Norte, como cerrando un círculo bajo el milagro de la fe. Esta escena histórica se produjo en la misma procesión de ese día, cuando el General hizo bajar a tierra las andas donde llevaban la imagen para realizar este acto de agradecimiento.

Las religiosas de Buenos Aires, al tener conocimiento de estos actos de devoción, remitieron a Belgrano cuatro mil escapularios  de la Virgen de la Merced para que los distribuyera a las tropas. Antes de partir rumbo a Salta, el batallón de Tucumán se congregó frente al atrio del templo de Merced, donde fueron entregados los escapularios, y tanto los jefes como oficiales y tropas los colocaron sobre sus uniformes.

En la basílica menor Nuestra señora de La Merced, también llamada Parroquia de la Victoria, se preserva como reliquia ese Bastón de Mando con empuñadura de oro. También allí hay una bandera que fue tomada a los realistas durante la Batalla de Salta en 1813, pero el tesoro más preciado en este templo es la primera Bandera Argentina en territorio tucumano y la segunda en el país, la que enarbolaron las tropas criollas en la batalla de 1812.

El 20 de febrero de 1813 los argentinos que buscaban su independencia se enfrentaron nuevamente con los españoles en Salta. Antes de entrar en combate, Belgrano recordó a sus tropas el poder y valimiento de María Santísima y les exhortó a poner en ella su confianza. Formuló también el voto de ofrendarle los trofeos de la victoria si por su intercesión la obtenía.

Con la ayuda de la Madre de Dios vencieron nuevamente a los españoles, y de las cinco banderas que cayeron en poder de Belgrano, una la destinó a la Virgen de las Mercedes de Tucumán, dos a la Virgen de Luján y dos a la Catedral de Buenos Aires.

La batalla imposible
El general Manuel Belgrano  estaba al frente del Ejército argentino, disponía de 1.300 soldados recién incorporados, con escasa instrucción militar y pocos pertrechos; entonces debía afrontar a las tropas regulares del realista Pío Tristán, que contaba con 3.000 soldados, bien entrenados.

Pese a esa enorme disparidad, la victoria, lograda de manera inexplicable, favoreció a las fuerzas argentinas al mando de Belgrano, quien no podía creer que fuera verdad. La tradición conservó lo que él también les decía a las damas tucumanas: “Pidan al Cielo milagros, que milagros vamos a necesitar“.

Y como hombre de fe, no descuidaba a aquel que es llamado Señor de los Ejércitos. Entonces, dirigió una proclama antes de comenzar el combate: “La Santísima Virgen de las Mercedes, a quien he encomendado la suerte del ejército, es la que ha de arrancar a los enemigos la victoria”.

Como si fuera providencial, todo se ordenó de tal manera que los dos ejércitos se enfrentaron precisamente el día de la Virgen de la Merced. Según historiadores como el sacerdote Cayetano Bruno, la batalla fue un verdadero enredo y confirma más aún la intervención del Cielo. Es uno de aquellos acontecimientos que humanamente no tienen explicación de no entenderse bajo ese aspecto.

Finalmente, si la batalla fue algo improvisada a causa de tantos factores, no fueron así los festejos con que después del triunfo se celebró tal acontecimiento, cuya figura central era también ahora aquella bendita Madre que había escuchado los votos y las oraciones de Belgrano y de la sociedad tucumana.

Oficialización del culto a la Virgen
A partir del año 1812, el culto a Nuestra Señora de las Mercedes adquiere una gran solemnidad y popularidad. En 1813, el Cabildo de Tucumán pidió al gobierno eclesiástico la declaración del vicepatronato de Nuestra Señora de la Merced "que se venera en la Iglesia de su religión" y ordena de su parte que los poderes públicos celebren anualmente su fiesta el 24 de septiembre. El 4 de septiembre de 1813 la Autoridad Eclesiástica, por Decreto especial, declara festivo en homenaje de la Virgen el 24 de septiembre.

Después del 31 de agosto de 1843, es declarada oficialmente Vicepatrona, jurando su día por festivo y disponiendo se celebre cada año una misa solemne con asistencia del Magistrado y que por la tarde se saque la imagen de la Santísima Virgen en procesión, como prueba de gratitud por los beneficios dispensados.

La imagen de Nuestra Señora de la Merced de Tucumán fue coronada solemnemente, en nombre del papa San Pio X, en 1912, al cumplirse el centenario de la batalla y victoria de Tucumán. El 22 de junio de 1943, el presidente de la República, general Pedro P. Ramírez, por decreto aprobado el día anterior con sus ministros, dispuso por el artículo 1° reconocer “con el grado de Generala del Ejército Argentino: la Santísima Virgen María, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Merced". Los artículos 2, 3 y 5 se refieren a la imposición de la banda y faja que corresponde a los generales de la nación. El Gobierno argentino proclama así, solemnemente, ante el mundo, su religiosidad.+