Miércoles 7 de diciembre de 2022

Tucumán adhirió al acta de independencia de los jóvenes respecto de las drogas

  • 14 de noviembre, 2022
  • San Miguel de Tucumán (AICA)
Fue en el marco de la peregrinación de los Hogares de Cristo, y se firmó en la Casa Histórica. "#NiUnPibeMenosPorLaDroga es una causa nacional que no admite grietas", dijo el padre Pepe Di Paola
Doná a AICA.org

La provincia de Tucumán aceptó sumarse a la iniciativa del presbítero José María “Pepe” Di Paola, para declarar la independencia y la libertad de los jóvenes respecto de las drogas. La firma se realizó el viernes 11 de noviembre en la Casa Histórica, y contó con la participación del gobernador tucumano, Osvaldo Jaldo, quien firmó también el acta de adhesión a “Ni un pibe menos por la droga”, en el marco de la peregrinación con la imagen de la Virgen de Luján que realiza por todo el país la Familia Grande de los Hogares de Cristo.

“Hoy nos acompañaron autoridades institucionales y no institucionales de otras provincias, que han firmado el acta para redoblar los esfuerzos en la lucha contra el narcotráfico y el narcomenudeo y, así, atender a la problemática de los jóvenes, para tratar de no perder más chicos por culpa de la droga, estar a la par de ellos con los Hogares de Cristo y las organizaciones intermedias”, expresó Jaldo, al destacar el trabajo que esas comunidades católicas vienen realizando hace casi 15 años.

Estuvieron presentes la diputada nacional Rossana Chahla; la ministra de Gobierno y Justicia de Tucumán, Carolina Vargas Aignasse; el ministro fiscal, Edmundo Jiménez; representantes de otras provincias, jóvenes en recuperación de las adicciones, vecinos, sacerdotes y autoridades eclesiásticas.

El padre Di Paola agradeció que varias provincias se hayan adherido a esta iniciativa, y destacó: “Hasta la Cámara de Senadores lo declaró de interés, y eso significa el compromiso de una Argentina en la que no tiene que haber chicos que caigan por culpa de la droga”.

“Hoy los representantes le dieron lugar en su agenda, pero falta que sea parte de la agenda de todos los argentinos. Ni un pibe menos por la droga es un lema que elegimos, porque hay que involucrar a todos: a la persona que vive en un barrio, a quienes están en la política, a los que están en el servicio penitenciario, a todos”, subrayó.

“Este lema es un desafío a ser creativos, a decir 'tengo tiempo y capacidad para hacer algo', desde una escuela, un club, una capilla, porque hay muchos espacios que podemos reformular, potenciar y crear como ámbitos de prevención”, añadió.

Luego de la intervención del mandatario provincial y el padre Di Paola, habló Nelson, un joven recuperado de las adicciones: “Agradezco la bienvenida que me dieron en Tucumán. Vengo de Buenos Aires, donde está el Hogar de Cristo, y lo que empezó allá se ha vuelto cada vez más grande. Nosotros estamos orgullosos de que esta provincia apoye esta causa. No es solo nuestra: es de cada pibe que está en la calle, consumiendo o que ha sido lastimado por la vida. Es imprescindible que esto se haga público, porque solos no podemos. El Hogar de Cristo y otras organizaciones siempre nos pueden ayudar. A mí me devolvieron la vida”, contó.

¿Qué dice el Acta de Tucumán?
El acta que se firmó en Tucumán dice: “Nosotros, representantes de la nación y provincias de la Argentina, presentes en la Casa Histórica de Tucumán, adherimos a la consigna de la Federación de Hogares de Cristo, presidida por el Padre José María Di Paola 'Ni un pibe ni una piba menos por la droga'. En este ámbito histórico donde se declaró la independencia de nuestra República decidimos trabajar, mancomunados, por la libertad e independencia de los jóvenes esclavizados por el consumo problemático de adicciones en situaciones de vulnerabilidad, desarrollando nuestro trabajo en toda nuestra Patria”.

El acta fue firmada por representantes de diferentes provincias: en representación de Formosa, por el vicegobernador, Eber Wilson Solis y el ministro de Justicia, Seguridad y Trabajo, Jorge González. Por el Chaco, puso su rúbrica el ministro de Gobierno y Trabajo, Juan Manuel Chapo. Por Santa Fe, el ministro de Desarrollo Social, Danilo Capitani. Por Córdoba, la diputada nacional Natalia de la Sota. Por Santiago del Estero, la presidenta provisional de la legislatura, la diputada Norma Abdala de Matarazzo y la subsecretaria de Niñez, Claudia Juárez. Por Buenos Aires, el subsecretario de Fortalecimiento Personal, Familiar y Comunitario, Mauricio Giraudo. Por Corrientes, el secretario de Derechos Humanos, Manuel Cuevas. Por La Pampa, el subsecretario de Culto, Ramón Alberto Gómez. Por Tucumán, además de Jaldo, el secretario de Relaciones de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán, Rolando Argañaraz. También adhirió el director del Consejo Federal de Cultura de la Nación, Gustavo Romero.

Una causa nacional que no admite grietas
El jueves 10 de noviembre, la gobernación de Tucumán organizó un acto en adhesión a la Peregrinación del Hogar del Cristo 2022-2023, que lleva como lema #NiUnPibeMenosPorLaDroga.

Cientos de personas se acercaron al teatro Mercedes Sosa, para escuchar una charla que brindó el padre Di Paola, quien contó la experiencia de lo que significan los Hogares de Cristo y dio detalles de las políticas que se fueron implementando, a medida que las necesidades de los jóvenes iban surgiendo. También recordó que esta iniciativa nació en marzo de 2008, con el lavado de pies que hizo el entonces cardenal Jorge Bergoglio, hoy papa Francisco.

En su exposición, detalló cómo fueron aprendiendo, en los Hogares, acerca de la problemática de las drogas mediante la práctica, e hizo hincapié en dos puntos claves del trabajo: el abordaje integral, por el que se les brinda una atención médica y psicológica a los jóvenes; y el abordaje territorial, ya que el ámbito de recuperación se hace dentro del barrio donde vive el adicto.

“La droga genera dependencia y esclavitud en el mundo de los jóvenes en la actualidad. Por eso, en Tucumán, cuna de la independencia, venimos a firmar el acta-compromiso por la liberación de la esclavitud de las drogas”, señaló.

El padre Di Paola advirtió además que “se hace un culto de la creencia de que fumar marihuana es inocuo. Nosotros en cambio sabemos que los chicos que tenemos en los barrios han empezado con marihuana”. Y recordó: “Los curas de las villas hicimos un escrito que llamamos ‘La droga en las villas, despenalizada de hecho’, porque en los claustros universitarios discutían esto y nosotros veíamos cómo se llevaba, se traía y se consumía. Y los chicos iban cayendo cada vez más. A muchos de ellos los pudimos ayudar. A otros, llegamos demasiado tarde”.

“El mundo de la comunicación —y en especial los medios grandes— tienen que darse cuenta de que son muy responsables de transmitir valores y no disvalores a la sociedad”, planteó; y completó: “La pata laboral, que muchas veces necesitan los jóvenes en este proceso de recuperación, se garantiza gracias a que hay municipios que piensan, dentro de todo lo que tienen que hacer, que una de sus responsabilidades es ayudar al adicto”.

“Imaginemos un barrio, alguno que ustedes conozcan acá en Tucumán, donde se puedan dar todas estas cosas: una capilla, un club, un colegio, y los chicos allí trabajando en la prevención, acompañados. Por otro lado, con centros donde los chicos que cayeron en la droga estén atendidos. Que haya también algún grupo que, a los que están detenidos los siga acompañando. Que las cárceles puedan tener un lugar de recuperación. Que haya posibilidad para que los chicos que se recuperan tengan alguna tarea para realizar, porque incluso se pueden constituir como cooperativa”, concluyó.+