Martes 11 de agosto de 2020

Trata: El trabajo del equipo de No a la Trata en la Argentina

  • 30 de julio, 2020
  • Buenos Aires (AICA)
En el marco de la Jornada Mundial contra la Trata de Personas, AICA dialogó con Rodolfo Brandan, coordinador del Equipo No a la Trata: "Lo fundamental es la restitución de derechos de las víctimas".

En el marco de la Jornada Mundial contra la Trata de Personas, que se conmemora el 30 de julio, impulsada por la Organización de Naciones Unidas, AICA dialogó con Rodolfo Brandan, coordinador del Equipo No a la Trata, perteneciente a la Comisión Nacional de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Argentina.

El pasado lunes 27, el Equipo No a la Trata organizó el encuentro virtual “Juntos por la trata”, del que participaron referentes de distintos sectores de la sociedad, que trabajan en la misma línea. Sobre esto, Brandan hizo hincapié en “se está actuando en red”, porque “las redes mafiosas actúan en redes perversas que explotan a las personas y violan sus derechos. Entonces la respuesta que tiene que tener la sociedad también es en red”.

El coordinador expresó que “todos tenemos que aportar de cada lugar en donde estamos la erradicación de este delito. Por eso escuchamos la voz judicial, las políticas públicas, a las organizaciones sociales y a las Iglesias. Elegimos estos cuatro sectores, poniendo la mirada en el trabajo en red. Porque la justicia sola no puede actuar frente a estas mafias, debe articularse con la sociedad”.

Asimismo, señaló que los oradores fueron provenientes de distintas partes del país: “Quisimos brindar una mirada federal; pero además de gente joven, porque es importante que las nuevas generaciones asuman el desafío de la lucha contra la trata. Además, se abordó desde una mirada ecuménica, con referentes católicos y evangélicos”. Brandan destacó que la participación “fue amplia gracias a virtualidad de la reunión. Hubo personas de casi todas las provincias, de distintas organizaciones religiosas y de la sociedad civil. 

El trabajo del Equipo No a la Trata
Rodolfo Brandan  brindó referencias sobre el inicio del trabajo en equipo: “Venimos trabajando desde el 2013 con una convocatoria que se hizo a distintas organizaciones, eclesiales, no eclesiales, católicas y de otros credos, que trabajaban la temática, para hacer sinergia y unir esfuerzos con el objetivo común de luchar contra la trata de personas”.

Uno de los principales objetivos que tienen es la visibilización del tema, “porque aunque es un delito que existe hace años en la humanidad, en el marco regulatorio y las leyes, este delito recién tiene 12 años. Pero se ha logrado un paso importante dentro de nuestra legislación”.
Por otro lado, se pretende ayudar a la toma de conciencia y el compromiso social. 

“El delito de trata implica una explotación ilegal, laboral, sexual, el tráfico de órganos y la pornografía infantil, entre otros”, explicó Brandan. Por eso “la prevención sirve para visibilizar el tema y para que no se llegue a estos delitos, porque luego de que se comete, las víctimas son tan dañadas en su persona, que es muy difícil la recuperación”, aclaró.

Asimismo, el equipo apoya a las organizaciones de distintos lugares del país que desarrollan esta tarea, y trabajan para incidir en políticas públicas que favorezcan a las víctimas. En este sentido, el coordinador del equipo mencionó que lo fundamental es “la restitución de derechos de las víctimas”, a pesar de que esta tarea debería hacerla el Estado. “El Estado tiene todas las herramientas para poder hacerlo: programas leyes y distintos instrumentos, pero falta una decisión política para que estos instrumentos lleguen a las víctimas”, indicó. 

“Frente a la ausencia del Estado, el papel de las organizaciones sociales y religiosas es fundamental para el progreso de las víctimas en su dignidad”, recalcó Brandan. Sin embargo, resaltó que respecto del marco regulatorio y las leyes “Argentina es un estado modelo para el mundo, porque se han hecho avances muy importantes. Se establecieron programas muy buenos, pero sin presupuesto, entonces no se pueden aplicar. Hace falta que los jueces tengan una perspectiva de género y que vean a las personas en situación de prostitución como víctimas de trata. Porque hay quienes consideran que si la persona no está encadenada entonces no es víctima, pero en realidad hay muchísimas amenazas en torno a ellos para que no salgan de esa situación”, mencionó.

Sobre el período de pandemia, el coordinador indicó que “se ha generado una mayor vulnerabilidad en la población al aumentar los problemas económicos. Y esto las redes los aprovechan para la explotación. Al extender el aislamiento, estas situaciones no son visibles porque la modalidad del delito va mutando. Frente a esto, se hace todo más difícil”. 

Sin embargo, agregó Brandan, “la conectividad nos favoreció para estar en contacto con organizaciones de todo el país y el mundo. Hay una mayor participación de la gente porque está más atenta a las redes. Se está ahondando en el compromiso con esta lucha. Por suerte, estamos invadidos de notas, videos, charlas, conferencias y tenemos la posibilidad de participar de muchas actividades. Y esto nos estimula a hacer más visible la prevención, especialmente a la población más vulnerada, que son los jóvenes, que corren peligro en las redes por los múltiples engaños”.

En este sentido, el dirigente hizo referencia al grooming, la modalidad en que “un adulto se hace pasar por un menor para acosarlo sexualmente mientras está las redes o en juegos en red”. “Esta es una puerta de entrada a la trata de personas. Hay delitos que se potencian con la conectividad de las redes que este año lo tuvimos que priorizar, reforzando la prevención con los padres, docentes y catequistas”, señaló.

Finalmente, Brandan hizo referencia al tratamiento del tema en los medios, porque “las palabras también construyen realidades”. “Queremos dejar en claro que la trata de personas es un delito. Esta lucha lleva muchos años, esfuerzos y lágrimas. Por eso es importante tipificarlo así”. Del mismo modo, hizo mención a las herramientas que deben brindarse a la población en el caso de que conozca una situación para poder hacer la denuncia correspondiente: “La línea 145 es nacional, gratuita, atiende las 24 horas del día, los 365 días de la semana y, además, es anónima. Solo se precisan datos descriptivos de la situación y dónde ocurre”, mencionó. 

“El acento está en el rescate de las víctimas, para que puedan tener una vida digna y plena como Dios quiere, y para eso necesitamos el compromiso de todos”, concluyó el dirigente.+