Jueves 13 de junio de 2024

Siria: el arzobispo acusa al ejército turco de matar a personas inocentes

  • 3 de enero, 2024
  • Ankara (Turquía) (AICA)
"Las fuerzas de ocupación turcas continúan atacando a nuestra nación, provocando la muerte de personas inocentes", dijo Mons. Maurice Amsih, arzobispo de Jazira y Éufrates, de la Iglesia Siria.
Doná a AICA.org

"Las fuerzas de ocupación turcas siguen golpeando a nuestro pueblo": tal es el grito de alarma lanzado por el arzobispo sirio ortodoxo de Jazira y Éufrates, Mar Maurice Amsih, territorio que comprende las provincias de Hassaké y Deir-El-Zor, cerca de la frontera turca, al comentar la escalada militar de los últimos días en el noreste de Siria. Para el clérigo, se trata de una "violación" flagrante de las "convenciones" internacionales y de las "normas religiosas y humanitarias". 

Las palabras del arzobispo reflejan informes de fuentes locales, según los cuales, desde el 23 de diciembre, el ejército turco intensificó sus ataques en una región disputada desde hace tiempo y escenario de intensos combates. En la violencia de los últimos días, murieron al menos 10 civiles, decenas resultaron heridos y se produjeron numerosas pérdidas y daños materiales en propiedades, instalaciones e infraestructuras viales.

En relación con los bombardeos turcos de los que ha sido testigo la región, el obispo sirio ortodoxo informa que "este año es diferente de los anteriores, debido a las guerras en curso en todo el mundo, que tienen como objetivo a personas de todas las etnias. Se trata de conflictos carentes de humanidad y que violan las cartas y los tratados internacionales, destinados a proteger a la humanidad". 

Mar Maurice Amsih afirma que "afectan a todos los componentes, sin distinción". La fuerza de "ocupación" turca prosigue bombardeando el norte y el este, atacando "al azar" múltiples objetivos: talleres, fábricas, instituciones económicas y hospitales "para destruir las fuentes de vida de la región".

Para el clérigo, la última ola de violencia representa una "nueva tragedia", que se "suma" a las otras que han golpeado a los sirios en los últimos años. "Turquía" -advierte en la entrevista con la agencia de noticias Hawar retransmitida por Aina- "no ha detenido sus brutales ataques"; al contrario, los ha "intensificado" en los días previos a la Navidad. 

"La tragedia del pueblo sirio es grande, y Turquía no conoce la humanidad. Esperamos que el nuevo año que acaba de comenzar, concluye el obispo, traiga "seguridad y paz en toda Siria".

Apoyando la alarma, están las cifras: Turquía atacó recientemente 71 sitios vinculados a grupos kurdos en Siria y el norte de Irak, en represalia -según la versión de Ankara- por la muerte de 12 soldados turcos en Irak, muertos en combates con milicianos kurdos del PKK. "Nuestro dolor es grande, pero nuestra determinación es total. Hemos vengado la muerte de nuestros preciosos hijos y seguiremos haciéndolo", expresaron las fuerzas turcas en un comunicado.

Durante mucho tiempo, recuerda la agencia AsiaNews, los kurdos de Siria e Irak han estado bajo el fuego cruzado de Irán y Turquía, cuyos misiles y drones han causado víctimas y graves daños a infraestructuras, en zonas que ya habían sido blanco de intensos bombardeos y ofensivas militares en el pasado. Teherán está concentrando sus operaciones en el Kurdistán iraquí, donde cree que hay bases de la resistencia kurda y exponentes vinculados a la oposición.

Según un recuento de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) en 2023, Turquía llevó a cabo 798 ataques en zonas bajo el control del grupo combatiente, incluidos 103 con drones y aviones, alcanzando 74 instalaciones civiles e infraestructuras relacionadas con el petróleo. Además, Ankara y sus fuerzas asociadas llevaron a cabo 578 operaciones con armas pesadas (incluida artillería) y 25 ataques con armas ligeras y francotiradores. Además, lanzaron dos ataques con artefactos explosivos improvisados y minas antipersonales. Además, las FDS informaron que 173 de sus combatientes murieron en ataques de grupos turcos, del Estado Islámico (EI, antiguo Isis) y del gobierno sirio, probablemente refiriéndose a combatientes tribales respaldados por Damasco en Deir ez-Zor. El balance habla de, al menos, 39 civiles muertos, entre ellos 11 niños.+