Lunes 17 de junio de 2024

La experiencia de diálogo sinodal puede inspirar a líderes mundiales en busca de la paz

  • 26 de octubre, 2023
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Referentes de otras Iglesias cristianas destacaron la importancia de la dimensión ecuménica que se dio durante la asamblea sinodal.
Doná a AICA.org

“La sinodalidad demostró  que existe un método con el que se puede avanzar no sólo en la vida de la Iglesia, sino también en las cuestiones de las guerras y los conflictos mundiales, en todo lo que humanamente puede evitarse de forma pacífica”, expresó monseñor Stanislaw Gadecki, arzobispo metropolitano de Poznan y presidente de la Conferencia Episcopal Polaca, durante la sesión informativa de este jueves 26 de octubre, en la sala de prensa vaticana sobre el Sínodo de la sinodalidad, que ya ha llegado a su conclusión. 

El arzobispo polaco se dijo "sorprendido por la metodología adoptada, que de hecho pudo evitar la discordia y abrir caminos para escuchar diferentes opiniones”.

“Es una experiencia que puede ser útil para el mundo”, afirmó el arzobispo de Poznan quien consideró que la alternancia entre intervenciones, espacios de escucha y silencio le permite confrontar sus propias ideas con las de otras personas, sin “agresividad”.

Para monseñor Gadecki, este ejemplo se puede extender a otros ámbitos de la sociedad, en un mundo en guerra y en el diálogo ecuménico. “En este Sínodo –dijo- se demostró este nuevo método de hablar con el Espíritu Santo”.

La primera sesión de la XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, con el tema 'Hacia una Iglesia sinodal: comunión, participación, misión', comenzó el 4 de octubre y se prolongará hasta el sábado; Francisco decidió que tendrá una segunda etapa, en 2024.

En un comentario sobre el trabajo, el presidente de la Conferencia Episcopal Polaca afirmó que el debate se desarrolló "pacíficamente", ya que "no se buscaron diferencias ni puntos de ataque". "Todo sigue abierto", añadió.

Al encuentro diario con los periodistas participó el cardenal Kurt Koch, prefecto del Dicasterio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, quien destacó la presencia de representantes de otras Iglesias, en signo de valorización de la dignidad común del Bautismo. “Existe una relación mutua entre ecumenismo y sinodalidad”, sostuvo.

Para el colaborador del Papa, es importante aprender modos de vivir la sinodalidad y la colegialidad con otras Iglesias.

Iosif, metropolitano ortodoxo rumano de Europa occidental y meridional, delegado fraterno al Sínodo, aludió, a su vez, al debate sobre la relación entre sinodalidad y primado. El líder religioso destacó el paso de una “relación tensa” a una “relación fraterna” entre las distintas comunidades cristianas y agradeció la invitación a participar en este Sínodo. “Esto demuestra que todos buscamos lo que nos une”, indicó.

Opoku Onyinah, ghanés, delegado fraterno de la Iglesia Pentecostal, habló de un proceso del Sínodo “transparente”, abierto a la participación de todos, sin “intimidaciones”.

“Veo esto como un signo de madurez, al más alto nivel, por parte de la Iglesia católica”, afirmó.

La canadiense Catherine Clifford, profesora de teología y miembro de la Comisión Internacional para el Diálogo Católico-Metodista, aludió al debate sobre el “ejercicio del primado papal”, en este campo ecuménico, iniciado por San Juan Pablo II en su encíclica Ut unum sint (Que sean uno), 1995.

La teóloga también destacó la necesidad de aprender de la tradición sinodal de la Iglesia ortodoxa, hablando del objetivo de equilibrar primado y colegialidad, en el gobierno de la Iglesia, desarrollando estructuras sinodales que “promuevan la plena participación”.

Preguntada sobre las críticas al clericalismo lanzadas por el Papa este miércoles, Catherine Clifford defendió la importancia de la formación a todos los niveles, con especial atención a los candidatos al sacerdocio, para profundizar en la noción de una “Iglesia sinodal”.

Clifford también invitó a “escuchar la tradición viva de las Iglesias orientales” sobre la posibilidad de ordenar a hombres casados. El metropolita Iosif afirmó que la Iglesia católica podría aprender de la experiencia ortodoxa en este campo.

Paolo Ruffini, prefecto del Dicasterio para la Comunicación, afirmó que esta mañana fue presentado y debatido por los grupos lingüísticos un “borrador del informe de síntesis”, un “documento de transición” hacia la segunda sesión, en 2024, con alrededor de 40 páginas.

La asamblea sinodal, presidida por el Papa, cuenta con 365 electores, entre ellos 54 mujeres, a los que se suman, sin derecho a voto, 12 representantes de otras Iglesias y comunidades cristianas (delegados fraternos), ocho invitados especiales y colaboradores de la Asamblea General de la Secretaría del Sínodo. “Está previsto que la asamblea esté compuesta por los mismos miembros”, afirmó Ruffini.+