Martes 26 de octubre de 2021

Se reanudan lentamente las peregrinaciones a Tierra Santa

  • 13 de octubre, 2021
  • Jerusalén (Tierra Santa) (AICA)
"Una gota de esperanza para las miles de familias que habitualmente viven del turismo en Tierra Santa", destaca el Patriarcado Latino.
Doná a AICA.org

Después de meses de cierre total, poniendo de rodillas a la industria del turismo, tanto en Israel como en los Territorios palestinos ocupados, se está gestando una reapertura gradual a los viajeros con grupos de entre 5 y 30 personas que pueden ingresar a Israel en viajes organizados.

“Si las condiciones de entrada a Israel siguen requiriendo una cierta motivación por parte de los viajeros, para las miles de familias que habitualmente viven del turismo en Tierra Santa, esta noticia, tan esperada desde el inicio de la pandemia, llega tras muchas esperanzas decepcionadas y aún no anuncia el regreso masivo de peregrinos y turistas”, así lo destaca el Patriarcado Latino de Tierra Santa desde su sitio web.

Un preciso dossier redactado por Florence Budry y publicado en la página web oficial del Patriarcado Latino de Jerusalén, describe detalladamente las numerosas condiciones que no dejan pensar a un inminente y masivo regreso de los peregrinos que desean visitar la tierra de Jesús.

Las llegadas solo están permitidas por vía aérea; la autorización está reservada para los miembros de un grupo turístico de 5 a 30 personas que viajen desde y hacia Israel en los mismos vuelos y sean alojados por una agencia de viajes local aprobada por el gobierno israelí. 

Hoy, solo las agencias israelíes y los operadores turísticos palestinos con sede en Jerusalén Oriental registrados en el Ministerio de Turismo de Israel tienen esta posibilidad; los operadores turísticos con sede en los Territorios Palestinos, incluida Belén, lamentablemente todavía están excluidos.

Los viajeros de países que todavía están en la lista roja del Ministerio de Salud de Israel no pueden beneficiarse de este acuerdo.

Además cada viajero dentro de este grupo también debe: poseer un pase verde que acredite un protocolo de vacunación completo y válido; tener una prueba de PCR negativa menos de 72 horas antes de la salida; haber completado un formulario en línea (individual) menos de 24 horas antes de la salida transmitido por la agencia de viajes o la aerolínea Cie; aceptar someterse a otra prueba de PCR en el aeropuerto Ben Gurion; presentar prueba de seguro médico válido en Israel y los Territorios Palestinos Ocupados durante toda la duración de la estadía y que también cubra las condiciones relacionadas con Covid-19.

Como el uso del transporte público y taxis no está permitido para las llegadas al aeropuerto, los viajeros, bajo la responsabilidad del operador turístico, deben ser llevados en un vehículo exclusivo a su lugar de residencia. 

Deben permanecer allí hasta recibir un mensaje de texto informándoles que la prueba de PCR realizada en el aeropuerto es negativa. La recepción de este mensaje marca el final del aislamiento obligatorio (dentro de las 24 horas posteriores a la llegada).

Si uno de los integrantes del grupo resulta positivo en la prueba, solo se someterá a aislamiento, con posibilidad de impugnar este resultado (serología) y volver a circular en cuanto se realice la primera prueba negativa.

Una vez que se elimina esta restricción, las condiciones de circulación siguen siendo las mismas que antes de la pandemia, aunque desafortunadamente, las regulaciones sanitarias actuales aún no permiten que los viajeros crucen la frontera terrestre entre Jordania e Israel.

Los Santos Lugares
En cuanto al acceso a los Santos Lugares de Jerusalén, la polémica y las fuertes críticas siguen rodeando la sentencia de un tribunal israelí de principios de octubre, que volvió a reconocer el derecho de los judíos a rezar "en silencio" en los patios de la mezquita de Al-Aqsa. 

La sentencia provocó la inmediata objeción del Consejo de Dotaciones Islámicas de Jerusalén. jeque Omar Al-Kiswani, director de la mezquita de Al Aqsa, también advirtió del peligro de desencadenar una "guerra religiosa" debido a las "oraciones provocadoras" y al intento de "imponer una nueva realidad en la mezquita de Al Aqsa". 

El movimiento islamista Hamás, que controla la Franja de Gaza, calificó la decisión de "ataque a la religión y a la santidad" de la Ciudad Santa. Al Azhar, máximo centro teológico del Islam suní, también calificó la sentencia del tribunal israelí como "una clara provocación para los musulmanes de todo el mundo". 

Los patriarcas y los jefes de las Iglesias de Tierra Santa, en una declaración hecha pública el lunes 11 de octubre, afirmaron que la sentencia del tribunal israelí "socava el derecho exclusivo de los musulmanes a su Santuario Sagrado", y añadieron que "las Iglesias de Jerusalén están al lado de sus hermanos y hermanas musulmanes ante esta injusticia que les ha sobrevenido".+