Jueves 3 de diciembre de 2020

Se cumplió el 172° aniversario de la ordenación de fray Mamerto Esquiú

  • 20 de octubre, 2020
  • San Fernando del Valle de Catamarca (AICA)
En el marco del camino a su beatificación, Catamarca celebró 172 años de ordenación sacerdotal de fray Mamerto Esquiú

La diócesis de Catamarca recordó el domingo 18 de octubre, el 172° aniversario de la ordenación sacerdotal de fray Mamerto Esquiú, celebrando misas en distintas comunidades.

La parroquia de la Sagrada Familia, en el barrio Villa Cubas de la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca clausuró con esta celebración sus fiestas patronales; mientras que, en la catedral basílica y santuario de Nuestra Señora del Valle, la Eucaristía fue presidida por monseñor Luis Urbanc, obispo diocesano, con la presencia de Fray Pablo Reartes, de la comunidad franciscana local y del presbítero Julio Murúa, presidente de la Comisión Diocesana Esquiú, 

“Desde que se anunció hace un tiempo la beatificación del padre Esquiú para el 13 de marzo de 2021, toda la Iglesia en la Argentina, más aún en Catamarca, y particularmente la familia franciscana, se puso en camino para prepararse y preparar este acontecimiento”, precisó el presidente de la Comisión Diocesana. 

Y denominó a la beatificación como una “providencial oportunidad para que todos los cristianos reavivemos y renovemos la fe en Jesucristo, y también un nuevo llamado a vivir la fidelidad a Dios y a la patria”. 

Campaña Donación AICA

El sacerdote recordó que el fraile catamarqueño “nació el 11 de mayo de 1826 y falleció en la Posta de El Suncho, departamento de La Paz, el 10 de enero de 1883. Desde niño manifestó, a través de varias señales, experimentar una llamada a servir y consagrarse a Dios en la Orden Franciscana”. 

“Hoy se cumplen 172 años de su ordenación sacerdotal realizada el 18 de octubre de 1848 en San Juan, por el obispo monseñor Eufrasio Quiroga Sarmiento. Tenía 22 años y no tenía la edad canónica, por lo que el Ministro Provincial, Wenceslao Achaval, pidió la dispensa. Pero el obispo le impuso a Fray Mamerto que no celebrara su primera misa hasta después de cumplidos sus 23 años”, recordó Murúa. 

Asimismo, en el convento San Francisco de Catamarca se celebró la misa en la que se hizo memoria del 172° aniversario de la ordenación sacerdotal de fray Mamerto. Fray Pablo Reartes presidió la Eucaristía, en la que manifestó: “Para fray Mamerto Esquiú el sacerdocio fue su consagración definitiva a Cristo, y lo atestiguan su amor y reverencia a la misma y sus escritos. Su primera misa la celebró en homenaje a sus padres ya fallecidos. Éste es otro aspecto de la santidad de fray Mamerto, su amor a Cristo Eucarístico, a quien llamaba ‘El Dios de las Naciones’". 

Más información sobre el camino hacia la beatificación de fray Mamerto Esquiú en fraymamertoesquiu.org.ar.+