Miércoles 16 de junio de 2021

Se cumplen hoy 40 años del ataque a Juan Pablo II

  • 13 de mayo, 2021
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
El 13 de mayo de 1981, fiesta de Nuestra Señora de Fátima, san Juan Pablo II fue víctima del ataque del sicario turco, Mehmet Ali Agca, que le disparó tres tiros, hiriéndolo de gravedad.
Doná a AICA.org

Hoy se cumple el 40 aniversario del intento de asesinato del papa san Juan Pablo II. El lugar del ataque del Papa el 13 de mayo de 1981 se recuerda con una placa en el pavimento del lado derecho de la Plaza de San Pedro. 

Durante la audiencia general del miércoles 13 de mayo de 1981, fiesta de Nuestra de Fátima, a las 17, el Santo Padre inició un recorrido por la Plaza San Pedro, bendiciendo a los peregrinos de todo el mundo que colmaban la Plaza. Veinte minutos después, el sicario turco Mehmet Alí Agca disparó tres tiros al Papa, hiriéndolo de gravedad. 

El asesino fue capturado cerca de la escena del crimen, y Juan Pablo II fue transportado inmediatamente a la clínica romana Agostino Gemelli. Allí, durante una operación de cinco horas, los médicos lograron detener el flujo sanguíneo, coser los órganos internos desgarrados a balazos y salvar la vida del paciente. El Papa sobrevivió al ataque, pero nunca recuperó toda su fuerza.

"Agca disparó a matar", afirmó convencido el arzobispo emérito de Cracovia y ex secretario del pontífice polaco, cardenal Stanislaw Dziwisz. El relato del Papa y su secretario en ese momento está contenido en el fragmento final del libro de Juan Pablo II, Memoria e identidad: "Este disparo debería haber sido fatal. La bala atravesó el cuerpo del Santo Padre, hiriéndolo en el estómago, el codo derecho y el dedo índice de la mano izquierda. Escuché dos disparos más, dos personas que estaban cerca resultaron heridas. Le pregunté al Santo Padre: "¿Dónde?". Él respondió: "En el vientre". "¿Duele?" - "Duele”, se lee en el libro.

Las tesis sobre el ataque
Aunque han pasado tantos años desde el ataque, estos trágicos acontecimientos aún permanecen vivos en la memoria de todos. “Sentí como si el mundo entero se hubiera derrumbado sobre mi cabeza y no sé cómo podría fotografiar en estado de shock, pero ciertamente fui guiado por la mano de Nuestra Señora”, recordó en una entrevista con la agencia polaca KAI el fotógrafo pontificio Arturo Mari. 

Agca fue arrestado de inmediato y juzgado rápidamente, pero este trágico ataque aún permanece sin explicación.

Aún hoy circulan presunciones contradictorias sobre los motivos, plan y curso del golpe y sus posibles mentores. Alí Agca, un asesino a sueldo del grupo de los "Lobos Grises", quería asesinar al "único Papa del Bloque del Este" ya en 1979 durante su visita a Turquía.

Unas semanas después del ataque en San Pedro, el tribunal italiano condenó al turco a cadena perpetua. Dos años después del atentado, san Juan Pablo II acudió a su celda para perdonar a su verdugo.

El atacante acusó inicialmente a la inteligencia búlgara, pronto cambió su testimonio y se involucró en varios testimonios. Al engañar la investigación, trató de difuminar sus contactos y proteger a sus cabecillas. Según calcularon los observadores del juicio, durante la investigación Agca entregó más de un centenar de versiones diferentes de la explicación de su acto. El gran proceso, que debía conducir al esclarecimiento de todos los detalles del atentado, terminó en 1986 sin ningún resultado. Solo uno de los acusados fue condenado a prisión por posesión ilegal de un arma. El resto, por falta de pruebas, fue puesto en libertad.

Hay tres tesis sobre los principios del asesinato. Según el primero, procedían de los países del Bloque del Este, donde el Papa polaco era visto como una amenaza para la ideología comunista. Otra versión apunta a las acciones de fundamentalistas islámicos, mientras que la tercera, que apareció poco después del ataque, afirmó que los servicios secretos occidentales, incluida la CIA de los Estados Unidos, estaban involucrados.

Un tema que se repite a menudo fue la participación en un ataque de los servicios secretos búlgaros, que finalmente fue negado por el propio Juan Pablo II. Durante una visita a Bulgaria en mayo de 2002, en conversación con el presidente del país, Georgie Parvanov, 21 años después de los hechos en la Plaza de San Pedro, le aseguró que nunca creyó en la "huella búlgara", porque siempre tuvo cálidos sentimientos, respeto y reverencia por el pueblo búlgaro.

El caso de la 'huella búlgara' resurgió en 2007 cuando un subcomité del Parlamento italiano reveló nuevas pruebas. En una de las fotos tomadas en San Pedro en el momento del ataque, se puede ver a un hombre con bigote con lentes oscuros cerca del sitio del ataque; sin duda es Sergey Antonov, un representante de la aerolínea búlgara de los Balcanes en Roma, mencionado poco después del ataque como intermediario en él.

El perdón
Alí Agca fue indultado el 13 de junio de 2000 por el presidente italiano Carlo Azeglio Ciampi, tras lo cual fue deportado a una prisión en Turquía, donde comenzó a cumplir su condena por el asesinato de un editor turco. Finalmente fue puesto en libertad en enero de 2010.

Mientras cumplía su condena en la prisión de Ancona, Agca pidió repetidamente a Juan Pablo II que intercediera por él ante las autoridades judiciales italianas. Sin embargo, la fiscalía siempre respondió que hasta el momento el agresor había dado testimonio contradictorio sobre el curso del hecho y la identificación de sus protagonistas.

El Vaticano acogió con satisfacción la noticia del indulto del terrorista. Joaquín Navarro-Valls, portavoz de la Santa Sede en ese entonces, afirmó que la decisión, "tomada durante el Gran Jubileo, da aún más satisfacción al Santo Padre".

Este pontificado no podía terminar así, dice el Dr. Gabriel Turowski de Cracovia, amigo cercano de Karol Wojtyla durante años. Tras el atentado del 13 de mayo de 1981, formó parte del equipo de consultores de la clínica Gemelli. Incluyó sus recuerdos en el libro "Asesinato", publicado en 2001 junto al fotógrafo pontificio Arturo Mari. Llamó la atención sobre una serie de hechos milagrosos que salvaron la vida del Santo Padre, mencionando sobre todo el hecho de que cuando se hicieron los disparos, el Papa se inclinó y levantó al niño.

Una de las balas disparadas contra Juan Pablo II alcanzó a una mujer que participaba en la audiencia: una estadounidense de origen polaco, nacida en Wadowice el mismo día y año que Karol Wojtyla.

"El ataque tuvo lugar hasta el minuto mismo que la aparición de Nuestra Señora en Fátima: a las 17.19 "- recordó el profesor Turowski. En su opinión, esto determinó la gran veneración que Juan Pablo II tenía por Nuestra Señora de Fátima y su mensaje.

En 2014, Alí Agca solicitó al Vaticano un encuentro con Francisco, pero fue rechazado. El 27 de diciembre de ese año, visitó la tumba de san Juan Pablo II en la basílica de San Pedro, depositando un ramo de rosas blancas.+