Miércoles 17 de julio de 2024

La Rioja: misa por los 400 años del templo de Santo Domingo

  • 16 de mayo, 2023
  • La Rioja (AICA)
La misa fue celebrada por el obispo, Mons. Dante Braida, quien señaló que "este acontecimiento nos habla de una larga historia de presencia dominicana" en La Rioja.
Doná a AICA.org

El obispo de La Rioja, monseñor Dante Braida presidió la misa, el sábado 13 de mayo, por los 400 años de la iglesia y convento de Santo Domingo, situado en el norte de la capital provincial y perteneciente a la orden de los Predicadores también conocidos como frailes dominicos. Concelebraron la Eucaristía fray Jorge Molina OP, quien estuvo en representación del superior provincial, padre Juan José Baldin OP, y otros frailes pertenecientes a esa orden.

En la homilía, el obispo expresó: “Celebramos con alegría, en este día, los 400 años de este hermoso templo de Santo Domingo. Este acontecimiento nos habla de una larga historia de presencia dominicana en esta bendita tierra riojana y, a la vez, nos habla de la abundante vida que se manifestó en tantos frailes y fieles que aquí alimentaron su fe”.

Seguidamente, recordó que la orden de los Predicadores "nació hace más de 800 años, con santo Domingo, para predicar, para anunciar a todo el mundo el Evangelio, para que todos sus habitantes al recibir este anuncio pudieran abrir sus corazones al Dios que hace plena cada vida y cada lugar. Con esa misión llegaron los domínicos aquí hace más de cuatrocientos años. Comenzando por Tama, pronto llegaron con esa misión a esta ciudad de La Rioja, donde se estableció el convento y luego se levantó este templo, que hoy permanece entre nosotros habiendo resistido, sabemos, a fuertes terremotos y temblores".

Asimismo, el prelado manifestó que el templo "tiene sentido por la comunidad que lo habita que, como hijos de Dios, forma una sola familia, con sus miembros unidos por el mismo Espíritu", al tiempo que subrayó que la Buena Noticia que hoy nos da Jesús "es que el primer templo donde habita Dios somos cada uno de nosotros. Por eso, cada vida merece todo cuidado y respeto, porque en cada una vive Dios y se manifiesta de modo particular para el bien de los demás". 

       

Por otra parte, monseñor Braida destacó que, "en estos días de visita pastoral fuimos conversando sobre la misión de la Iglesia en estos tiempos y, en particular, sobre el andar del Centro Pastoral". "Fuimos compartiendo los desafíos y las problemáticas que hoy tenemos que aceptar y asumir, para que el Evangelio toque lo más profundo de cada situación existencial. Nos preocupan las carencias en la salud mental, las adicciones que afectan la vida de muchas personas y familias, la integración respecto de las nuevas tecnologías, las nuevas expresiones de pobreza", señaló.

Además, dijo, "se nos presenta como desafío la conversión pastoral. Cómo hacer para que grupos que llevan muchos años trabajando de un cierto modo puedan abrirse a un nuevo estilo evangelizador. También compartimos cómo la sinodalidad llena de esperanza nuestro presente y futuro, al abrirnos como Iglesia a una mayor participación de todos los bautizados en su misión".

Y recordó: "Hoy, en el día de la Virgen de Fátima, por quien tienen una particular devoción en esta comunidad, reconocemos a un Dios que busca manifestarse a muchos a través de pequeños niños, de aquellas frágiles vidas que se animaron a abrirse a la manifestación de Dios en María, que sigue abriendo sus brazos y corazón para recibir a los pequeños de estos tiempos y brindarles el amor de su Hijo Jesús acercándolos a Él".

"La Iglesia, como María, hoy tiene que ser un lugar de acogida y contención de tantas vidas frágiles o vulnerables que necesitan el calor de una familia. Lugar donde se pueda experimentar que tenemos un Padre que nos ama y nos quiere como sus hijos e hijas", expresó.

Finalmente, el obispo diocesano invocó a Santo Domingo, para que "nos anime a que nuestra vida sea una auténtica predicación de la Palabra de Dios para bien de toda la sociedad, y que este templo siga siendo casa de una familia que viene a alimentar su fe, para ser fermento de un mundo más justo y fraterno".

Una historia que comenzó en 1623
El convento de Santo Domingo se construyó en el año 1623, es el templo más antiguo de la Argentina y uno de los centros religiosos mas representativos de la capital riojana. Su particular arquitectura de empedrado, ligada a la historia del trabajo de los pueblos originarios, de participación ineludible en su construcción, y los misteriosos túneles subterráneos que antaño conectaban los centros religiosos y políticos de La Rioja, son un legado de la orden de los Predicadores que late en el centro de la ciudad.

» Texto completo de la homilía