Jueves 26 de mayo de 2022

Schevchuk: "La tierra de Ucrania está copiosamente sembrada de cadáveres"

  • 13 de mayo, 2022
  • Kiev (Ucrania) (AICA)
El primado de la Iglesia Greco Católica Ucraniana hizo esa advertencia en su reflexión de hoy, en la que pidió respeto por los muertos en la guerra. Ayer, elevó una plegaria por los prisioneros.
Doná a AICA.org

El primado de la Iglesia Greco Católica Ucraniana, Su Beatitud Sviatoslav Schevchuk, dedicó su reflexión de este viernes 13 de mayo, día 79 desde el inicio de la invasión rusa, a la obra de misericordia que dice que hay que “enterrar a los muertos”, afirmando: “Hoy la tierra de Ucrania está copiosamente sembrada de cadáveres, de cuerpos de víctimas de la guerra”.

“¡Ni siquiera sabemos hasta el final cuántos muertos, incluidos los civiles, ya se cobró este tornado de la guerra! Cada vez que se reconstruyen infraestructuras civiles, cuando se limpian los escombros de las casas bombardeadas, se encuentran cuerpos de inocentes muertos por todas partes. Tratamos de entregarlos a la tierra con mucho respeto y rezamos por su eterno descanso”.

“Nuestro pueblo recibe los cuerpos de sus soldados caídos y los entrega a la tierra con gran respeto. Es costumbre que cuando el féretro con el cuerpo sin vida de uno de nuestros héroes es llevado a su ciudad o pueblo, toda la ciudad o el pueblo sale y se arrodilla a su encuentro. Y luego de esta manera, acompaña el ataúd con el cuerpo del difunto”.

La máxima autoridad greco católica del país lamentó que “desgraciadamente, vemos que el atacante ruso no honra los cuerpos de los soldados ucranianos, ni de los civiles, ni de los suyos propios”.

“Al principio de nuestro enfrentamiento, de nuestra guerra defensiva, intentamos honrar los cuerpos muertos de militares rusos. Queríamos devolverlos con honor a sus familias. Pero vemos cómo los rusos se niegan a respetar los cuerpos de sus soldados muertos. Esto desmoraliza al ejército ruso”.

Monseñor Schevchuk invitó a abrazar especialmente con la oración a las madres y a los padres que perdieron a sus hijos, y a rezar “por nuestros soldados fallecidos, por los que dieron la vida por su Patria. Rezamos por las madres, los padres de nuestros soldados muertos. También rezamos por las familias, las mujeres, los niños, cuyos padres dieron su vida en el frente”.

Una plegaria por los prisioneros de guerra
El  jueves 12 de mayo, el primado ucraniano meditó sobre la obra de misericordia que invita a “visitar al prisionero”, la que aseguró “en tiempos de guerra cobra un significado muy importante”.

“Estar en prisión es un drama especial, tanto personal como social. En estos tiempos tratamos de cuidar con la atención pastoral a los que están privados de libertad en Ucrania. Pero especialmente hoy rezamos y pensamos en los que están injustamente en cautiverio ruso. Pensamos en los que han sido tomados como rehenes en el contexto de las hostilidades de la guerra. En los que hoy sufren violencia y abusos incluso en su propia casa. Porque en su casa entró el enemigo”.

“Hoy hemos rezado especialmente por los prisioneros de guerra, acerca de los que no tenemos información, no tenemos noticias. Las fosas comunes son la prueba de las horribles atrocidades que se han cometido contra los prisioneros de guerra. Violencia terrible, todo tipo de torturas... Esto será conocido por el mundo a su debido tiempo y también deberá ser condenado como un crimen contra la humanidad y como una violación de las reglas de la guerra”.

Monseñor Schevchuk expresó especial preocupados por los presos, por “de los que no tenemos información actualizada. Como ejemplo recordamos a los guardias que protegían con su pecho la central nuclear de Chernóbyl los primeros días de la guerra, los primeros días de la invasión rusa a esa zona. No tenemos información de ellos. Pero junto con sus esposas, sus hijos rezan por la salvación de sus familiares”.

“Especialmente hoy pensamos en los defensores de Mariúpol... Que también están atrapados en un círculo cerrado. Y hoy pedimos un milagro a Dios, el milagro de que la comunidad internacional intervenga y los salve”.+