Jueves 1 de diciembre de 2022

Santa Rosa vivió un fin de semana de peregrinaciones

  • 5 de octubre, 2022
  • Santa Rosa (La Pampa) (AICA)
Además de la tradicional movilización de fe entre Santa Rosa y Anguil, fue la peregrinación mensual a San José para pedir por las mamás.
Doná a AICA.org

Con el lema "Con María, por la Patria", el 2 de octubre se llevó a cabo la tradicional Peregrinación Santa Rosa-Anguil, que cada año convoca a una multitud de fieles en coincidencia con la Peregrinación Juvenil a Luján.

La peregrinación partió a las 8 desde la catedral de Santa Rosa, para llegar cerca de las 15 a Anguil , donde la misa central estuvo presidida por el obispo de Santa Rosa, monseñor Raúl Martín.

En su homilía, el obispo animó, a imagen de María, a confiar plenamente en el Señor, que no nos quita la libertad: "Hoy nosotros nos confiamos plenamente en las manos de nuestro Señor. Hoy vinimos caminando, no para hacer alarde de que pudimos, llegamos, sino porque quisimos dar algo de nuestro corazón al Señor de esta manera, y ser para tantos que nos cruzamos también, un pequeño testimonio de lo que significa seguir a Jesús, y no porque en todas las cosas nos vaya tan bien".

"Lo que se cumple es el amor de Dios en nuestra vida y la certeza de que Él es nuestro Señor y nos cuida, que siempre quiere para nosotros lo mejor, aunque en el momento a veces parece que se escurre entre las manos", afirmó.

"Hoy con María le decimos al Señor: esta es nuestra Patria, esta es nuestra familia, esta es nuestra comunidad, venimos una vez más a ponernos en tus manos con una única certeza: sos nuestro Dios, sos nuestro Padre que nos ama profundamente y nos invitás a nosotros a amarnos también. Que sea María la que nos acerque siempre de ese modo a Jesús, con la certeza de saber en qué manos nos confiamos, en que todo lo que acontece, Dios lo provee para nuestro bien, aunque en ocasiones parezca, ese bien, tan escondido", anheló.

Además de la tradicional peregrinación a Anguil, este fin de semana se desarrolló la peregrinación mensual al santuario de San José, con la intención especial de rezar por las mamás vivas y difuntas, por las que quieren ser madres y por las embarazadas. 

La fe puesta en San José se manifestó una vez más. Los fieles colmaron el templo para la misa y otros participaron desde afuera, escuchando por los parlantes. Al finalizar se bendijo a las mamás embarazadas y les regalaron escarpines. Y luego se bendijo a cada peregrino, las llaves de autos y casas, y recuerdos.

Además, el obispo auxiliar, monseñor Luis Darío Martín, bendijo las semillas de caldén que cada peregrino lleva como signo de fe y que tiene que compartir con otras personas como gesto misionero.+