Domingo 17 de octubre de 2021

San Juan XXIII, tercer barco hospital que navega por el Amazonas

  • 13 de julio, 2021
  • Manaos (Brasil) (AICA)
El arzobispo de Manaos, Mons. Leonardo Steiner bendijo el tercer barco hospital, que brindará asistencia médica a los pueblos indígenas ribereñas de la región amazónica.
Doná a AICA.org

“Que este barco hospital sea un signo de la misericordia de Dios. Que cada enfermo que ingrese sea bienvenido como recibiríamos a Jesús y lo cuidaríamos en nuestros hermanos y hermanas”, dijo el arzobispo de Manaos, Brasil, monseñor Leonardo Steiner, durante la bendición del tercer barco hospital que llevará asistencia sanitaria a las comunidades de la región amazónica, alejadas de la civilización y de las grandes ciudades.

El barco se llama "San Juan XXIII" y es el tercero que se bota con esta finalidad. El primer buque de este tipo, denominado "papa Francisco", se botó en 2019; el segundo "San Juan Pablo II”, inició su servicio un año después.

Tres obispos representantes de la segunda región norte del episcopado participaron en la dedicación del nuevo barco. 

Por su parte el fiscal del Estado de Amazonas aseguró que las sanciones impuestas a las empresas por infringir la legislación laboral, la mayoría de las veces empleo sin seguro médico, se transferirán para cubrir los costos de mantenimiento del buque hospital. De esta forma, empresas deshonestas contribuirán a un proyecto que beneficia a una sociedad amazónica sin acceso a los servicios de salud pública.

La embarcación se someterá al proceso de adaptación para que las comunidades locales: pueblos indígenas, pescadores, colonos que viven a orillas de los ríos, reciban asistencia médica básica y servicios más complejos, como operaciones, en un hospital flotante.

El tercer barco hospital será operado por los padres franciscanos que tienen una amplia experiencia en el trabajo en hospitales de agua que ya operan en la región. El barco comenzará a trabajar a partir de enero del próximo año.

Obtener atención médica en la Amazonía es un desafío debido a las condiciones logísticas, especialmente en las comunidades ribereñas, donde hay que viajar horas en bote para llegar a un hospital o unidad de salud.

El documento que traslada el barco hospital San Juan XXIII a la Fraternidad fue firmado en la sede del Ministerio Público de Trabajo el jueves 1 de julio. Luego, el buque fue bendecido en el puerto San Raimundo, por el arzobispo metropolitano.

“Este barco hospital va más allá de Galilea y la Decápolis, va a toda esta región del Amazonas, Negro y Solimoes y también curará a los enfermos, pero no solo a los enfermos en el cuerpo, también a los enfermos en el espíritu, en el alma. Que este barco hospital sea signo de la presencia misericordiosa de Dios entre nosotros y que todo enfermo que entre en este barco hospital, sea recibido como por Jesús”, dijo el arzobispo.

El barco tiene 48 metros de eslora con 4 pisos, para poder atender las demandas de estas poblaciones, desde el servicio básico hasta la alta complejidad.

“Donde hay una serie de consultas, inicialmente, luego hay una serie de diagnósticos y, si es necesario, hospitalizaciones, cirugías, siempre acompañadas de dos ambulancias, que suelen llevar a las personas que fueron operadas a sus domicilios”, según explicó fray Francisco Belotti.

Los frailes de la Asociación y Fraternidad San Francisco de Asís de la Providencia de Dios se encargarán del hospital náutico, pero aún no se decidió si la base estará en Manaos o en Parintins. 

La Fraternidad que ya opera en el Amazonas con los dos barcos hospitales: Papa Francisco y San Juan Pablo II, desde hace más de un año, ya realizaron más de 140.000 procedimientos. El buque también contará con una farmacia para la distribución de medicamentos.+