Domingo 29 de enero de 2023

San Egidio realizará en Roma el Encuentro Internacional "El grito de la paz"

  • 11 de octubre, 2022
  • Roma (Italia) (AICA)
Organizado por la comunidad de San Egidio, del 23 al 25 de octubre, contará con la presencia del presidente francés y finalizará con la tradicional Oración por la Paz en el Coliseo con el Papa.
Doná a AICA.org

La Comunidad de San Egidio traerá a Roma dentro de dos semanas a líderes políticos y religiosos para hablar sobre la paz. Finalizadas las restricciones por la pandemia volverá a tener una duración de tres días, del 23 al 25 de octubre en Roma, congregará a las grandes religiones mundiales en un tiempo en el que prevalece dramáticamente una realidad de guerra en Europa, la de Ucrania, junto a muchos otros conflictos que afectan a numerosos países del mundo.

Se trata de la edición 36 del encuentro internacional "El grito de la paz. Religiones y culturas en diálogo", impulsada por la Comunidad de San Egidio en el "espíritu de Asís", tras la histórica jornada impulsada por Juan Pablo II en 1986. 

La paz y la urgencia de construirla, junto a la crisis medioambiental y la humanitaria, con miles de refugiados obligados a abandonar sus tierras, serán los temas que se abordarán durante el encuentro, que contará también con una participación popular no solo de Italia sino también de otros países europeos.

Durante la rueda de prensa de presentación del Encuentro, que se realizó este martes 11 de octubre, el presidente de San Egidio, Marco Impagliazzo, confirmó que durante la conferencia inaugural, que tendrá lugar en el centro de convenciones “La Nuvola” en Roma, se escucharán los discursos del presidente francés, Emmanuel Macron; del presidente italiano, Sergio Mattarella y del presidente del Níger, Mohamed Bazoum: “Será también un momento para reflexionar sobre las relaciones entre Europa y África”. El presidente francés tendrá también un encuentro con los representantes de la Comunidad de San Egidio para tratar algunos de los temas más actuales como la guerra en Ucrania.

"La guerra es trágica y terrible, madre de todas las pobrezas"
Al principio de la rueda de prensa, Impagliazzo resaltó que "la paz es ahogada por el ruido de la guerra y tiene un grito que debe expresarse en estos tres días”. Los principales protagonistas serán los representantes de las grandes religiones del mundo y este año se incluyeron también los líderes de los movimientos populares que el Papa ha nombrado muchas veces durante estos últimos años: “Tendremos la oportunidad de escuchar por ejemplo a Alicia Peressutti, una mujer que trabaja contra la trata de personas y la explotación sexual; a Juan Grabois, líder social y fundador y referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos y a João Pedro Stedile, líder brasileño de los Trabajadores Sin Tierra”.

Durante el Congreso también habrá la posibilidad de escuchar a un representante de la ONG Open Arms y a un sacerdote mexicano que trabaja para recibir a los migrantes de Latinoamérica: “Es un desafío poner en contacto mundos diferentes y que la Iglesia participe, porque a veces nos sentimos bloqueados o necesitamos salir, como nos pide el papa Francisco”.

Los foros tendrán en cuenta, obviamente, los grandes temas sociales del mundo actual: el tema ecológico, el de los migrantes, entender qué significa hoy en día “salvar vidas”, el tema de la oración, y el de la guerra que desafía a Europa. 

Dentro de los temas religiosos, Impagliazzo subrayó un foro titulado “La Palabra de Dios genera sueños”: “Tratamos de imaginarnos un mundo diferente, nuevo, a partir de la Palabra de Dios”. Otra mesa redonda será sobre los 60 años del riesgo nuclear: “En su momento se resolvió con el diálogo y hay que seguir reflexionando sobre esto”.

Durante el Congreso estarán representados al menos 50 países y se superaron las 2.500 inscripciones: “Estamos emocionados por esta edición número 36 porque además ahora hay un debate muy fuerte sobre el tema de la paz y nuestro aporte viene de lejos. No es una reacción inmediata a una guerra que existe hoy. Nuestro discurso quiere tocar muchas guerras y resolver conflictos como pasó en Mozambique. Muchas soluciones nacieron a partir de esta Oración por la Paz. Nuestra mirada es siempre global, como fue la de Juan Pablo II en aquel octubre de 1986”, concluyó el presidente de la comunidad de San Egidio.+