Jueves 8 de junio de 2023

Reunión de febrero sobre abusos: "Las víctimas en primer lugar"

  • 18 de diciembre, 2018
  • Ciudad del Vaticano
"Mientras no haya una respuesta completa y comunitaria, no solo no lograremos curar a las víctimas de los abusos, sino que la credibilidad de la Iglesia para llevar a cabo la misión de Cristo estará en peligro en todo el mundo", se lee en la carta enviada por el Comité Organizador de la reunión sobre la protección de los menores convocada por el papa Francisco para el próximo febrero y difundida hoy por el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke.
Doná a AICA.org
El Comité Organizador de la reunión sobre la protección de los menores convocada por el papa Francisco del 21 al 24 de febrero envió una carta, difundida hoy por el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, en la exhorta a todos los participantes a seguir el ejemplo del pontífice y encontrarse personalmente con víctimas de abusos antes del encuentro de Roma.

"El primer paso debe ser tomar conciencia de la verdad de lo ocurrido", señala la carta, firmada por los cardenales Blase J. Cupich y Oswald Gracias; monseñor Charles J. Scicluna y el padre Hans Zollner SJ.

"Por esta razón ?continúa el texto- urgimos a cada presidente de conferencia episcopal a acercarse y visitar a víctimas que han sufrido abusos por parte del clero en sus respectivos países antes de la reunión de Roma, y aprender así de primera mano el sufrimiento que han soportado".

Dichos encuentros personales son una forma concreta de reafirmar que los sobrevivientes del abuso clerical son la prioridad en la mente de todos durante el encuentro de febrero, a medida que se unen "en solidaridad, humildad y penitencia" para avanzar en la crisis de los abusos.

La incluye, además, un breve cuestionario que será utilizado para la preparación interna del encuentro. La reunión se centrará en tres temas principales: responsabilidad, asunción de responsabilidades y transparencia, y los participantes trabajarán juntos para responder a este grave desafío.

"Mientras no haya una respuesta completa y comunitaria, no solo no lograremos curar a las víctimas de los abusos, sino que la credibilidad de la Iglesia para llevar a cabo la misión de Cristo estará en peligro en todo el mundo", se lee en la carta.


Texto de la carta del comité organizador
Queridos hermanos en Cristo:

"Si un miembro sufre, todos sufren con él" (1 Corintios 12,26). Con estas palabras, el papa Francisco comenzaba su Carta al Pueblo de Dios (agosto de 2018) en respuesta a la crisis de abusos a la que se enfrenta la Iglesia. Los abusados por los clérigos también sufrieron daños cuando "descuidamos a los pequeños abandonándolos". Y así, "si en el pasado la omisión pudo convertirse en una forma de respuesta, hoy queremos que la solidaridad, entendida en su sentido más hondo y desafiante, se convierta en nuestro modo de hacer la historia presente y futura".

Mientras no haya una respuesta completa y comunitaria, no solo no lograremos curar a las víctimas y sobrevivientes de los abusos, sino que la credibilidad de la Iglesia para llevar a cabo la misión de Cristo estará en peligro en todo el mundo.

El primer paso debe ser reconocer la verdad de lo que ha sucedido. Por esta razón, urgimos a cada presidente de conferencia episcopal a acercarse y visitar a víctimas que han sufrido abusos por parte del clero en sus respectivos países antes de la reunión de Roma, y aprender así de primera mano el sufrimiento que han soportado.



Además, les pedimos que respondan al cuestionario adjunto a esta carta. Proporciona una herramienta para que todos los participantes en el encuentro de febrero expresen sus opiniones de manera constructiva y crítica a medida que progresamos en la identificación de dónde se necesita ayuda para llevar a cabo reformas ahora y en el futuro, y para ayudarnos a tener una visión completa de la situación en la Iglesia.

Con esto en mente, el Santo Padre nos pidió que les demos las gracias por su apoyo a la hora de completar el cuestionario adjunto para prepararnos mejor para el encuentro y a invitarlos con urgencia a emprender este camino juntos. El Santo Padre está convencido de que, a través de la cooperación colegial, se pueden enfrentar los desafíos que tiene ante sí la Iglesia.

Pero cada uno de nosotros debe asumir este desafío, uniéndonos en solidaridad, humildad y penitencia para reparar el daño causado, compartiendo un compromiso común de transparencia y responsabilizando a todos en la Iglesia.

Por favor, tengan en cuenta que agradeceríamos recibir sus respuestas lo antes posible, pero no más tarde del 15 de enero.

Que Dios los bendiga en este tiempo de Adviento".
+