Jueves 2 de diciembre de 2021

Reunión de coordinadores de la fiesta del Señor y la Virgen del Milagro

  • 19 de julio, 2012
  • Salta (AICA)
La provincia de Salta, y especialmente la ciudad capital, vivirán en el mes de septiembre las festividades en honor al Señor y la Virgen del Milagro, la celebración religiosa más importante de la provincia. El equipo de recepción al Peregrino de la catedral basílica de Salta, a cargo del presbítero Lucio Ajaya, informó mediante un comunicado que "con motivo de las festividades, la primera reunión con los coordinadores de peregrinaciones de toda la provincia, se llevará a cabo el día 30 de julio, a las 21, en los salones de la catedral (avenida Belgrano 567).
Doná a AICA.org
La provincia de Salta, y especialmente la ciudad capital, vivirán en el mes de septiembre las festividades en honor al Señor y la Virgen del Milagro, la celebración religiosa más importante de la provincia, y una de las festividades religiosas que convoca a mayor número de fieles en el país.

El equipo de recepción al Peregrino de la catedral basílica de Salta, a cargo del presbítero Lucio Ajaya, informó mediante un comunicado que "con motivo de las festividades en honor al Señor y la Virgen del Milagro 2012, la primera reunión con los coordinadores de peregrinaciones de toda la provincia, se llevará a cabo el día 30 de julio, a las 21, en los salones de la catedral (avenida Belgrano 567).

Informes: teléfono (0387) 4318206

Historia del Señor y la Virgen del Milagro
La historia de esta festividad tiene sus inicios en abril de 1592, cuando fue fundada la ciudad de Salta y el obispo del Tucumán, Fray Francisco de Victoria, oficiaba misas y llevaba la palabra de Dios a conquistadores y conquistados. Una vez en España, hacia fines de ese año, el obispo hizo tallar una imagen de Jesús Crucificado y otra de Nuestra Señora del Rosario, que luego envió a las iglesias matrices de Salta y Córdoba, respectivamente.

Tiempo después, un grupo de personas divisó desde el puerto del Callao dos grandes arcas que flotaban, en cuyo interior estaban estas imágenes sagradas, que luego, por orden del virrey del Perú, Don García Hurtado de Mendoza, fueron trasladados al destino grabado en la madera.

El Cristo permaneció cien años olvidado en la iglesia de Salta, junto a otra imagen de la Virgen María, hasta que en 1692 fuertes terremotos sacudieron gran parte del territorio actual de esta provincia argentina y provocaron la desaparición de la próspera Ciudad de Esteco.

En ese marco, el sacerdote José Carrión sacó la imagen del Cristo en procesión y los temblores cesaron, y al reingresar a la iglesia la imagen de la Virgen estaba al pie del altar, intacta entre los escombros de la destrucción, en señal de ruego. Esto dio inicio a la veneración al Señor y la Virgen del Milagro, que cada 15 de septiembre convoca a miles de fieles.+