Sábado 13 de abril de 2024

Regocijo y alegría en Santa Fe por la declaración de venerable al Hno. Figueroa

  • 17 de diciembre, 2022
  • Santa Fe (AICA)
El arzobispo de Santa Fe y la Compañía de Jesús manifestaron su alegría ante el reconocimiento de las virtudes heroicas del Hno. José Marco Figueroa SJ "un paso importante" en su causa de canonización
Doná a AICA.org

“Este reconocimiento hace que su figura y su vida se ofrezcan a nosotros como un modelo cercano a seguir y como ejemplo concreto de lo que es la santidad construida en la vida cotidiana”, expresaron en un comunicado, difundido el 17 de diciembre, el arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor Sergio Fenoy; el superior de la comunidad de los padres jesuitas, padre Javier Rojas SJ y el rector del Santuario de Nuestra Señora de los Milagros, padre Javier Rojas SJ, ante la noticia del reconocimiento por parte del papa Francisco (ver noticia) del decreto por el cual se declara venerable al hermano Marcos Figueroa SJ “centinela del ayer, del presente y del mañana…”, como destacan en el comunicado.

El texto destaca que “toda la vida del hermano Figueroa, como lo conocemos familiarmente, se erige en verdadero testimonio de Fe y en mensaje evangélico hecho carne en la práctica de las Bienaventuranzas” y añaden que la Iglesia, “junto a la comunidad cristiana, fue descubriendo y develando este camino de santidad a través de las virtudes que permiten avanzar en su causa de canonización”.

Entre esas virtudes subrayan en primer lugar, su humildad y sencillez, “traídas ya consigo desde su niñez de inmigrante canario en tierras uruguayas. Cualidades que lo llevaron a conservar un bajo perfil, obediente con sus deberes, modesto y recatado en su actuar, respetuoso de las decisiones de los demás”.

“Servidor de Dios y de los hombres a través de su consagración al trabajo, agregan. Ejemplo encarnado del lema ignaciano: ‘En todo amar y servir’, el Hermano desempeñó con responsabilidad y fidelidad su trabajo de portero del Colegio de la Inmaculada Concepción durante más de cincuenta años. Con su sonrisa y serenidad, ancestrales llaves y rosario negro, supo servir con diligencia a todos y cada uno de los alumnos y maestros del Colegio, desempeñando con ahínco otras tareas como enfermero, ecónomo, encargado del observatorio y de la librería, boticario, telefonista y centinela del Santuario”.

El arzobispo santafecino y la Compañía de Jesús ponen de relieve también la “paciencia y caridad”, practicadas diariamente en el trato con los niños, adolescentes y sus padres; bondadoso y cordial con todos los que se acercaran a la comunidad y recuerdan que “memorioso e intuitivo, recordaba con certeza a cada uno de los ex alumnos a quienes seguía abriéndoles con cariño la puerta del Colegio”.

El nuevo venerable es “signo de fe, silencio y oración”, señalan en el comunicado, “como guardián silente de la mansión tranquila, recorría en los momentos de ocio o descanso las galerías del Colegio, rezando siempre con el Rosario en la mano. Comunicación espiritual y contemplación a través de la cual ofrecía sus servicios, elevando su gratitud a Dios y a la Virgen de los Milagros por los dones que tenía y que él vertía espontáneamente a todos los que lo rodeaban”.

“Este modo de entender la vida, se lee en el texto, su desapego tanto a los honores como a los valores materiales y su actitud de entrega permanente, hicieron que a poco de su muerte todos reconocieran su especial espiritualidad, dando comienzo así a este proceso de santidad del que participaron muchas personas comprometidas voluntariamente, quienes desde hace muchos años concurren diariamente al Santuario buscando su intercesión y ayuda, o agradeciéndole por las gracias recibidas”.

“Por todo esto, concluyen los firmantes, el hermano José Marcos hoy se erige en signo de un modo de ser, en ejemplo concreto de una vida santa a la que todos estamos llamados. Nuestro Hermano, el Portero de La Inmaculada, sigue así con su misión de “abrir la puerta” de nuestros corazones a la Gracia de Dios”.+