Lunes 25 de septiembre de 2023

Reginaldo, la historieta que te hará creer en Dios

  • 22 de julio, 2014
  • Buenos Aires (AICA)
Un movimiento cultural de jóvenes propone recuperar a santo Tomás de Aquino. ¿De qué manera? Además de promover charlas, debates y jornadas de estudio, decidieron crear una particular historieta llamada "Reginaldo", en homenaje al compañero del Aquinate. Con gráficas caricaturescas y un lenguaje sencillo, acercan de manera didáctica y atractiva las verdades de la fe cristiana.
Doná a AICA.org
Un movimiento cultural de jóvenes propone recuperar a santo Tomás de Aquino. ¿De qué manera? Además de promover charlas, debates y jornadas de estudio, decidieron crear una particular historieta llamada "Reginaldo", en homenaje al compañero del Aquinate. Con gráficas caricaturescas y un lenguaje sencillo, acercan de manera didáctica y atractiva las verdades de la fe cristiana.

Los autores de la particular publicación son los miembros de la "SITA Joven", una rama juvenil de la Sociedad Internacional Tomás de Aquino que busca promover el pensamiento de este doctor de la Iglesia en la sociedad contemporánea.

El grupo nuclea a jóvenes universitarios de Buenos Aires, que trabajan por medio de comisiones de estudio. Algunas de ellas se orientan a la producción de distintos materiales de estudio, redacción o arte. El principal desafío es llevar al Aquinate "con un formato asequible y atractivo", cuentan desde su sede en el barrio de Palermo.

En la historieta, el colaborador más cercano de santo Tomás se plantea las mismas inquietudes que los jóvenes de hoy y aguarda las respuestas sencillas pero profundas de su amigo. En su primera edición, lanzada a través de las redes sociales el martes 22 de agosto, proponen reflexionar sobre la fe.

Los diálogos con Reginaldo son informales, casi casuales. El fraile revela que lo llamaba "el Gordo", y se lamenta que ningún historiador quisiera registrar este apodo, ya que restaban seriedad a sus biográficas. "No veo por qué", se queja el personaje.

Reginaldo recuerda que santo Tomás proponía pensar la fe como el "creer algo a alguien", y dice, entre otras cosas: "La fe es creer algo a alguien. En términos generales, conozco algo por fe cuando alguien me dice algo que no sé por mí mismo. Por ejemplo, es muy raro que uno pida a sus padres una prueba de ADN para asegurarse de que lo son: simplemente les creemos. En el plano sobrenatural, hablamos de fe cuando el ?algo? que creemos son los contenidos de la Revelación, es decir, lo que Dios ha manifestado de sí mismo. Conjuntamente, el ?alguien? a quien creemos es Dios".

El secretario de santo Tomás también se pregunta por qué algunos creen y otros no, y responde: "Las verdades que Dios propone, por medio de la Revelación, para que sean creídas por fe son sobrenaturales. Por encontrarse sobre lo natural, a veces son difíciles de creer. ¿Cómo es posible que yo crea algo que está por encima de mis capacidades naturales? Para creer algo sobrenatural, es necesario que una fuerza sobrenatural me mueva a creer. Por ello, para que yo crea, Dios me concede la gracia de poder creer; la cual, sin embargo, no anula mi libertad. Me da la posibilidad: yo decido si la uso. De allí que la fe es un regalo, un don, y hay que pedirlo".

Los argumentos del fraile buscan responder de forma racional a muchos interrogantes de la vida cotidiana, como ser si existe una única verdad, si creer es irracional, si es posible demostrar que existe el alma, y demás tópicos.

La publicación virtual puede descargarse de la página de Facebook del movimiento cultural.+