Lunes 15 de abril de 2024

Proximidad del Papa con los migrantes centroamericanos

  • 21 de marzo, 2024
  • Ciudad del Vaticano (AICA)
Francisco escribe a un grupo de migrantes en el centro de acogida en Lajas Blancas, Panamá. "Nunca olvides tu dignidad humana. Son hijos de Dios", expresó.
Doná a AICA.org

“No olviden nunca su dignidad humana”: es la petición que hizo el Papa Francisco a los migrantes latinoamericanos que se encuentran en Lajas Blancas, en Panamá, tras haber cruzado la jungla de Darién, la selva que une Colombia con Panamá y que es uno de los lugares más peligrosos del planeta, donde los cadáveres se cuentan por miles y las mafias campan a sus anchas.

El pontífice les recordó en una carta que “no son un descarte”, y lamenta no poder estar acompañándoles personalmente: “Yo también soy hijo de migrantes que salieron en búsqueda de un mejor porvenir. Hubo momentos en que ellos se quedaron sin nada, hasta pasar hambre; con las manos vacías, pero el corazón lleno de esperanza", se lee en el mensaje enviado a esta localidad donde se concentran los migrantes que atraviesan en su viaje hacia Norteamérica tras cruzar la jungla del Darién.

El Obispo de Roma también ha agradecido en la misiva a los obispos y miembros de la Iglesia que se encuentran en la zona su compromiso con “los hermanos y hermanas migrantes que representan la carne sufriente de Cristo, cuando se ven forzados a abandonar su tierra, a enfrentarse a los riesgos y a las tribulaciones de un camino duro, al no encontrar otra salida", manifestó.

Se estima que más de medio millón de personas migrantes cruzan cada año el Tapón del Darién, que se caracteriza por su frondosa y montañosa selva.+