Viernes 17 de septiembre de 2021

"Preguntarnos, proponernos y animarnos", los desafíos en el 60º aniversario de la diócesis

  • 10 de febrero, 2017
  • Nueve de Julio (Buenos Aires) (AICA)
Con motivo de cumplirse 60 años de la creación de la diócesis de Nueve de Julio, el obispo, monseñor Ariel Torrado Mosconi, envió un mensaje a los fieles en el que reflexiona sobre la vida eclesial diocesana desde el prisma de tres palabras: "preguntarnos, proponernos y animarnos".
Doná a AICA.org
Monseñor Ariel Torrado Mosconi, obispo de Nueve de Julio, saludó a la comunidad diocesana al cumplirse el 60º aniversario de la creación de la diócesis, con un mensaje que llama a la reflexión sobre la realidad actual de la Iglesia nuevejuliense.

"A sesenta años de su nacimiento la Iglesia diocesana vuelve a escuchar el llamado de Jesús a remar mar adentro", se titula el mensaje de monseñor Torrado Mosconi, que comienza explicando que un aniversario es ocasión para "asumir el presente en la dinámica de la gracia salvadora con actitud de fe y proyectarnos al futuro con esperanza".

En su carta, el obispo hace propicia la oportunidad para compartir con los fieles algunas reflexiones sobre el presente de la vida eclesial diocesana, basándose en tres palabras, o bien actitudes pastorales: "preguntarnos, proponernos y animarnos".

"Desearía de todo corazón que este año sexagésimo, junto al jubileo de Nuestra Señora de Fátima patrona de la diócesis, no pasen como una fecha más sino que incidan realmente e intensamente en la obra de la evangelización", manifestó.

El obispo llamó a "preguntarnos": hacer memoria y aprender del pasado, "plantearnos quiénes somos, dónde estamos, qué debemos hacer y hacia dónde debemos ir. Cómo y de qué modo llevaremos a cabo la obra evangelizadora aquí y ahora. En definitiva: cuál es la voluntad de Dios para con nosotros". A la Iglesia en Nueve de Julio preguntó "¿dónde estás a sesenta años de tu nacimiento?".

El prelado continuó su reflexión en torno a "proponernos": En este punto, recordó el llamado de Francisco a ser "Iglesia en salida, hospital de campaña", estando cerca de los más pobres y sufrientes, de los más alejados y los pecadores, de las periferias geográficas y existenciales". Propuso también crear espacios de contención para los jóvenes, "pensando especialmente en los más vulnerables a la problemática de las adicciones", que es uno de los flagelos más agudos y lacerantes de nuestra sociedad. El avance del narcotráfico y la drogadependencia implica "corrupción, violencia y decadencia sociocultural", detalló, e hipoteca el futuro de nuestros niños, adolescentes y jóvenes. "¡La realidad llora a las puertas de la Iglesia y nosotros no podemos dejarlas cerradas!", enfatizó, llamando a una verdadera "conversión pastoral", con humildad en el diálogo, generosidad en el trabajo integrado y una constante actitud de servicio más que de protagonismo o preponderancia de la propia opinión o el éxito del propio grupo.

El pastor exhortó a la comunidad a "seguir trabajando para aunar, en una sólida y orgánica comunión, los criterios pastorales y las acciones de las parroquias, instituciones, movimientos y grupos eclesiales presentes en la diócesis, teniendo como meta cierta y única el anuncio y el testimonio de la fe".

Por último, el obispo invitó a "animarnos", con la consigna "¡Remar mar adentro!", lema de la nueva evangelización, que "también hoy puede y debe seguir animando la acción pastoral orgánica de nuestra Iglesia diocesana".

"Animarnos a salir de nosotros mismos, a superar las barreras de nuestro pequeño grupo eclesial, a mancomunar esfuerzos, a trabajar, a ponernos como objetivo responder a los verdaderos problemas de la realidad, y a proponernos metas comunes. ¡Remar mar adentro es abandonar la seguridad de la comodidad o la parálisis del temor para asumir el riesgo de la esperanza!", concluyó monseñor Torrado Mosconi, renovando su compromiso de padre y pastor fiel y misericordioso, e invocando la intercesión de Nuestra Señora de Fátima y de Santo Domingo de Guzmán.

» Texto completo del mensaje

La diócesis de Nueve de Julio
Su nombre oficial es Santo Domingo de Nueve de Julio.

La bula de erección, señalaba los siguientes datos: Sufragánea de Buenos Aires. Tiene una superficie de 55.382 kilómetros cuadrados y una población de 410.000 habitantes. Está formada por 13 partidos de la provincia de Buenos Aires: Nueve de Julio, Bragado, General Viamonte, Carlos Tejedor, Pehuajó, Pellegrini, Rivadavia, General Villegas, General Pinto, Lincoln, Carlos Casares y Trenque Lauquen, desmembrados de la diócesis de Mercedes, y Veinticinco de Mayo, desmembrado de la diócesis de Azul. Cuenta con 20 parroquias y 75 sacerdotes (56 diocesanos y 19 religiosos).

Primer obispo
Su primer obispo fue monseñor Agustín Adolfo Herrera, catamarqueño, 44 años, designado por Pío XII el 13 de marzo de 1957. Tras recibir la consagración episcopal el 11 de mayo siguiente, tomó posesión de la sede el 2 de julio de 1957. El 24 de julio de 1961 el papa Juan XXIII lo trasladó como obispo coadjutor de Jujuy.

Obispos sucesores
El segundo obispo de Nueve de Julio fue monseñor Antonio Quarracino, elegido por Juan XXIII el 3 de febrero de 1962. Luego de su ordenación episcopal el 8 de abril de ese año, gobernó pastoralmente esta sede hasta el 3 de agosto de 1968, en que el papa Pablo VI lo trasladó como obispo de Avellaneda. Falleció el 28 de febrero de 1998 siendo arzobispo de Buenos Aires y cardenal.

Tercer obispo fue monseñor Alejo Benedicto Gilligan, elegido por Pablo VI el 29 de julio de 1969; recibió la ordenación episcopal y tomó posesión el 4 de octubre de 1969. Renunció por edad, el 28 de agosto de 1991. Falleció en Buenos Aires el 17 de julio de 2007.

El cuarto obispo fue monseñor José Victorio Tommasi, quien siendo auxiliar de Bahía Blanca fue trasladado por Juan Pablo II a la diócesis de Nueve de Julio el 28 de agosto de 1991. Tomó posesión el 18 de octubre de ese año. Murió el 16 de septiembre de 1998, cuando se hallaba en Barcelona, España.

El quinto obispo de Nueve de Julio fue monseñor Martín de Elizalde OSB, a quien Juan Pablo II designó primero Administrador Apostólico el 18 de septiembre de 1998, y al año siguiente, el 6 de julio de 1999 lo nombró obispo de Nueve de Julio. Fue consagrado el 14 de septiembre y el 17 tomó posesión oficialmente como obispo diocesano. Renunció por edad el 1º de diciembre de 2016.

Sesenta años después

El actual y sexto obispo de Nueve de Julio, diócesis que ahora es sufragánea de La Plata, es monseñor Ariel Torrado Mosconi, quien había sido designado por el papa Francisco obispo coadjutor, por lo que asumió automáticamente el gobierno pastoral de Nueve de Julio el 1º de diciembre de 2016, tras la renuncia de monseñor de Elizalde.

A los primitivos 13 partidos la diócesis agregó cuatro: Florentino Ameghino, Hipólito Yrigoyen, Salliqueló y Tres Lomas, pero que no modifican la superficie del territorio jurisdiccional ya que son nuevos partidos surgidos de divisiones de los distritos de General Pinto, Pehuajó y Pellegrini. En cambio los 410.000 habitantes de hace 60 años son ahora 438.000. La diócesis cuenta con 33 parroquias y 112 iglesias y capillas; 49 sacerdotes de los cuales 29 diocesanos y 20 religiosos; 5 diáconos permanentes; 76 religiosas y 23 centros educativos de la Iglesia.+