Jueves 7 de julio de 2022

Partió de este mundo el P. Ángel Sallaberremborde

  • 17 de julio, 2015
  • Morón (Buenos Aires)
El presbítero Ángel Sallaerremborde falleció el viernes 10 de julio en el Hospital San Juan de Dios, de Ramos Mejía, fruto de una descompensación causada por el mal funcionamiento de sus riñones y un paro cardíaco. En sus últimos años ejerció el ministerio sacerdotal en la localidad de Mariano Acosta, partido de Merlo.
Doná a AICA.org
El presbítero Ángel Sallaerremborde falleció el viernes 10 de julio en el Hospital San Juan de Dios, de Ramos Mejía, fruto de una descompensación causada por el mal funcionamiento de sus riñones y un paro cardíaco.

Los restos del sacerdote de 94 años fueron velados en la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, de Mariano Acosta, en el partido bonaerense de Merlo, donde tuvo lugar la misa exequial. Su cuerpo fue inhumado en el cementerio Santa Mónica, de Villa Libertad, también en el partido de Merlo.

Monseñor Fernando Maletti, obispo de Merlo Moreno, y el presbítero Miguel Velo, sobrino nieto del difunto, afirmaron que "es interminable la lista de personas, familias y comunidades que han sido beneficiadas y acompañadas en lo espiritual y en lo material por este santo sacerdote".

"Nunca se callaba ante las injusticias y tenía un corazón muy abierto a todos, especialmente a los débiles y frágiles. Los pecadores eran su especialidad: sabía tratarlos, esperarlos y reconciliarlos. Hombre sabio y de consejo, capaz de persuadir y animar a niños, jóvenes, adultos, ancianos, y todos los que se le acercaban", manifestaron el obispo y el sacerdote.

El padre Sallaberremborde fue muchos años sacerdote de Buenos Aires, su arquidiócesis de origen. Fue vicario en algunas parroquias, entre ellas, Nuestra Señora del Carmen, del centro porteño, y de la Inmaculada Concepción, también en la Vicaría Centro.

Mientras vivió en la Casa del Clero, asesoró a distintas comunidades estudiantiles y universitarias. También fue director espiritual de los seminaristas porteños, párroco y rector del santuario de San Cayetano de Liniers y párroco de la Inmaculada Concepción, de Villa Devoto. Luego fue recibido por monseñor Justo Laguna en la diócesis de Morón.

Cuando se creó la diócesis de Merlo-Moreno, el difunto era párroco en San Pablo de Ferrari y se integró a la nueva jurisdicción. Luego fue párroco de Nuestra Señora de Lourdes, en Mariano Acosta, y párroco fundador de la parroquia San José Obrero, de Mariano Acosta. Finalmente ejerció el curato en la parroquia San Francisco Solano, en el barrio Samoré, de Merlo.

Desde hace algunos años, ya como párroco emérito, se domiciliaba en la localidad de Mariano Acosta.+