Miércoles 28 de septiembre de 2022

El Papa donó 100 mil dólares para los afectados por las inundaciones en Pakistán

  • 10 de septiembre, 2022
  • Islamabad (Pakistán) (AICA)
Tras las fuertes lluvias monzónicas que empeoraron la semana pasada, un tercio de Pakistán está ahora bajo el agua, con millones de personas que necesitan ayuda humanitaria.
Doná a AICA.org

El Papa Francisco, a través de la Limosinería Apostólica, destinó 100 mil dólares a los afectados por las fuertes lluvias monzónicas que provocaron que un tercio de Pakistán esté ahora bajo las aguas, informó el cardenal Konrad Krajewski, limosnero pontificio.

"Afrontamos las dificultades del momento, pero la verdadera emergencia vendrá después”, relató por su parte el presidente de la Conferencia Episcopal de Pakistán, el obispo de Islamabad-Rawalpindi, monseñor Joseph Arshad, sobre la situación de emergencia tras las fuertes lluvias monzónicas que empeoraron la semana pasada. 

La red internacional de Cáritas hizo un llamamiento por 1,5 millones de euros pero se incrementará en los próximos días para cubrir las múltiples necesidades, que no dejan de crecer. 

Según lo contado por monseñor Arshad a la agencia italiana SIR “la situación es dramática y las lluvias no paran”. En muchos distritos hay una situación de emergencia, unos ochenta están prácticamente destruidos. Hacía treinta años que no se veía tanta lluvia, lluvias torrenciales que provocaban tremendas inundaciones y generaban enormes daños a hombres y cosas.

“El balance es dramático -lamentó el presidente del episcopado paquistaní-. Las víctimas de las lluvias superan el millar y unos 2.000 heridos. Un millón de casas fueron destruidas, unas 80.000 hectáreas de tierras agrícolas devastadas, más de 3.400 kilómetros de rutas y 149 puentes fueron arrasados.

El prelado ya está pensando en “el día después”: enfermedades, pobreza y ayuda para la gente que ya no tiene nada. En total, 30 millones de personas se vieron afectadas por este desastre ecológico.

Cáritas en primera fila
La pequeña pero organizada Cáritas de Pakistán lleva desde julio ayuda de emergencia a las poblaciones afectadas por las fuertes lluvias monzónicas, que empeoraron la semana pasada. Ahora, un tercio del país está literalmente bajo el agua.

Las áreas más afectadas son Baluchistán y la región de Sindh, pero Cáritas Pakistán también informa sobre la región de Multan y las montañas del norte. En un país donde los católicos representan solo el 1% de la población de 180 millones de habitantes, toda la red de Cáritas se moviliza para entregar alimentos, bienes no alimentarios, medicamentos y refugios de emergencia a por lo menos 13.000 familias en 14 distritos, entre los 72 más afectados. 

“Es una catástrofe similar a la de 2010, explicó Massimo Pallottino, responsable de la oficina de Asia y Oceanía de Cáritas italiana, y recordamos que esas zonas también se vieron afectadas por una gran afluencia de refugiados afganos tras la llegada al poder de los talibanes y el terremoto. Además, en Baluchistán, que tiene referencias culturales comunes a Afganistán, se vive desde hace años un conflicto local de baja intensidad con reivindicaciones autonomistas, por lo que las fronteras son muy porosas”.

“Una población resiliente. Si bien nunca hemos estado completamente preparados para enfrentar fenómenos naturales de tal magnitud, Cáritas de Pakistán, presente en las siete diócesis del país, llevó adelante en los últimos años programas a nivel local, en comunidades y aldeas, para equipar a los población a reaccionar con resiliencia ante las emergencias. Este trabajo está dando sus frutos, hubo una buena movilización de la gente de los pueblos”, confirmó Pallottino:

“Por ahora hay que pensar en asegurar la supervivencia de las personas, prestando atención a los grupos más vulnerables como los discapacitados, los ancianos, los niños y las mujeres embarazadas. Pero una vez pasada la fase de emergencia, vendrá el problema de la reconstrucción”.

Los niños son una de las categorías más afectadas
Los niños se encuentran entre los más afectados, primero porque se ven privados de sus padres y luego porque se ven gravemente comprometidos en el futuro. Volver a la escuela también será difícil. Muchos edificios fueron destruidos y otros tantos dañados.

En Pakistán hay muchos jóvenes y niños y cuando una familia es golpeada, el mayor número de víctimas es siempre el de los niños.

Desde Unicef Italia se informó que “las muertes van aumentando día a día, a la fecha hay 1.314 identificados, de los cuales casi la mitad son niños y niñas. Las lluvias destruyeron 1.600 escuelas, acabaron con 3 millones de acres de cultivos y dejaron a 33 millones de personas en extrema necesidad de ayuda humanitaria ante este desastre, considerado entre los peores de las últimas décadas.

“El desastre que hemos presenciado en Pakistán en las últimas horas es la demostración práctica de cómo el clima actual puede matar y poner en peligro más que nunca a millones de vidas humanas”, declaró Andrea Iacomini, portavoz de Unicef Italia. 

“Lo que sucede en Pakistán, aunque lejos de nosotros, nos afecta a todos muy de cerca y requiere la misma generosidad y atención que hemos reservado en los últimos meses a las guerras a pocos kilómetros de nuestra casa. No podemos ignorarlo, el tema de los 'desplazados climáticos' por citar un ejemplo, debe ser incluido en las agendas de los gobiernos de todo el planeta, incluida Italia, porque sin una acción urgente estallará como la gran pregunta de las próximas décadas. El clima no perdonará a nadie”, aseguró la portavoz de Unicef.+