Jueves 2 de diciembre de 2021

Ordenado sacerdote de la Compañía de María para sordomudos

  • 30 de marzo, 2012
  • Berisso (Buenos Aires) (AICA)
El obispo auxiliar de La Plata, monseñor Nicolás Baisi, ordenó sacerdote al diácono Gustavo Ariel Chamorro, de la Compañía de María para la educación de los sordomudos, una congregación fundada por el Siervo de Dios don Antonio Próvolo. La celebración eucarística de ordenación sacerdotal que presidió monseñor Baisi y fue concelebrada por otros sacerdotes y religiosos, se llevó a cabo el lunes 19 de marzo a las 17 en la parroquia Nuestra Señora de Loreto, templo del Espíritu Santo, de la ciudad de Berisso, en la arquidiócesis de La Plata. Una multitud de personas colmó el lugar, entre las que se encontraban religiosos y religiosas de distintas congregaciones. También estaban presentes familiares y vecinos del diácono.
Doná a AICA.org
El obispo auxiliar de La Plata, monseñor Nicolás Baisi, ordenó sacerdote al diácono Gustavo Ariel Chamorro, de la Compañía de María para la educación de los sordomudos, una congregación fundada por el Siervo de Dios don Antonio Próvolo.

La celebración eucarística de ordenación sacerdotal que presidió monseñor Baisi y fue concelebrada por otros sacerdotes y religiosos, se llevó a cabo el lunes 19 de marzo a las 17 en la parroquia Nuestra Señora de Loreto, templo del Espíritu Santo, de la ciudad de Berisso, en la arquidiócesis de La Plata.

El templo del Espíritu Santo, inaugurado hace pocos años, se caracteriza por los imponentes y sólidos materiales de su construcción. Revestido de piedras y adornado en su interior por bellos vitrales de vivos colores en distintas formas, reflejan escenas de la vida de la Virgen María. Un vitral en el centro del templo, en el presbiterio, representa al Espíritu Santo en forma de paloma.

Una multitud de personas colmó el lugar, entre las que se encontraban religiosos y religiosas de distintas congregaciones. También estaban presentes familiares y vecinos del diácono.

En la homilía, el obispo, aludiendo al evangelio del día referido a la Solemnidad de San José, comenzó hablando sobre la vocación de servicio del esposo de María y padre nutricio de Jesús y lo relacionó con la escena en que Jesús, de sólo doce años, se pierde y es hallado luego por sus padres, María y José, en el templo, conversando con unos sacerdotes. Monseñor Baisi destacó la actitud que había tomado cada uno de sus padres: la Virgen, como lo harían comúnmente la mayoría de las madres con sus hijos, fue la encargada de proferir un reto hacia Jesús, San José, en cambio, permaneció en silencio, respetando la llamada de atención de la madre.

Al resaltar la postura de Jesús frente a la observación de la Virgen: contesta que debe ocuparse de las cosas de su Padre, monseñor Baisi lo relacionó con la vocación a la que está llamado el sacerdote y cómo éste también debe ocuparse de las cosas de su Padre.

Luego el obispo hizo hincapié en el simbolismo del número tres. Tres días estuvo perdido el niño Jesús, también fue él mismo el que tiempo después les dirá a unos vendedores que destruyan el templo y en tres días Él lo levantaría de nuevo. Además al tercer día Cristo resucitó.

Monseñor Baisi concluyó su homilía señalando la misión del sacerdote de identificarse con lo que celebra, y de configurarse con la persona de Jesús.

La Compañía de María
La Compañía de María para la educación de los Sordomudos fue fundada el 23 de septiembre de 1839 en Verona, Italia, por el Siervo de Dios Don Antonio Próvolo, quien por su corazón ardiente de caridad quiso dedicarse a la educación de la juventud necesitada y más específicamente de los niños y niñas sordos, recuperándolos a la palabra y haciéndoles entender que "la Palabra se hizo carne" también por ellos, para que puedan gozar de la Redención de Cristo y de la efectiva convivencia civil, en definitiva, como decía el Fundador, ser "buenos cristianos y honestos ciudadanos".

Los primeros miembros de esta congregación llegaron a la Argentina el 12 de febrero de 1914 y se establecieron en la ciudad de La Plata.

El nuevo sacerdote
Gustavo Ariel Chamorro nació en Resistencia, Chaco, el 1º de mayo de 1975. Algunos años más tarde se trasladó con la familia a Berisso, pero su vocación al sacerdocio nació en el Chaco, "por el testimonio silencioso de mis padres, y por la vida ejemplar de un curita de mi pueblo: el padre Gerardo, de la parroquia Santo Domingo de Guzmán".

Su preparación se afianzó aún más en Berisso donde sus padres y toda su familia colaboraban con la parroquia de Loreto y con las Hermanas Canossianas, quienes luego recibirían a su hermana Noelia, que lo precedió en la profesión religiosa entre la Hijas de la Caridad de Santa Magdalena de Canossa.

Fue el actual párroco de Loreto, el padre Julio César Palarino Castro, quien lo señaló a la Compañía de María, donde ingresó el 5 de marzo de 2003. Completó su formación religiosa y sacerdotal en el Instituto de Teología Monseñor Antonio José Plaza, de La Plata. Luego amplió su formación en la Escuela Apostólica de la Compañía de María en La Plata.+