Lunes 4 de marzo de 2024

Ordenaciones presbiterales en Bahía Blanca: 'Dios los llama a un ministerio'

  • 6 de noviembre, 2023
  • Bahía Blanca (Buenos Aires) (AICA)
Monseñor Azpiroz Costa presidió, el pasado 4 de noviembre, la ordenación sacerdotal de tres diáconos de la arquidiócesis en la capilla Virgen Niña de la parroquia San Pablo, en Punta Alta.
Doná a AICA.org

Con el lema “Ya no los llamo servidores, sino amigos” (Jn 15, 15), el arzobispo de Bahía Blanca, monseñor Carlos Azpiroz Costa OP, presidió, el pasado 4 de noviembre, la ordenación presbiteral de tres diáconos de la arquidiócesis en la capilla Virgen Niña de la parroquia San Pablo, en Punta Alta.

Los jóvenes Kevin Martínez (27), Ignacio Suárez (27) y Zacarías Nievas (29) continúan en sus destinos pastorales luego de las ordenación diaconales que tuvieron lugar el 25 de marzo de este año: respectivamente, la parroquia Nuestra Señora de la Merced (catedral), Nuestra Señora del Carmen (Coronel Suárez) y Nuestra Señora del Carmen (Tres Arroyos).

Concelebraron la Eucaristía el obispo auxiliar de Bahía Blanca, monseñor Jorge Wagner; el arzobispo emérito de la arquidiócesis, monseñor Guillermo Garlatti; y el obispo emérito del Alto Valle, monseñor Néstor Navarro.

En su homilía, monseñor Azpiroz Costa destacó que “la Iglesia, en medio de este mundo que nos da miedo, apuesta nuevamente, con la ordenación de estos tres jóvenes, a la comunión, la misión y la participación”.

“Tenemos la tendencia de que, pasada una etapa, pasado un ministerio, lo otro lo dejamos olvidado”, advirtió, y remarcó que el servicio a Dios y a su pueblo “no se deja olvidado”.

A su vez, enfatizó que “el sacerdocio de nuestro señor Jesucristo les dará una nueva autoridad, sin dejar la anterior”. En ese sentido, explicó que “autoridad viene de un verbo que significa hacer crecer, aumentar, promover y no ‘aquí mando yo’”.

Por eso, indicó que “tener autoridad no es estar mandoneando, sino sumergirnos en el misterio de la Trinidad, fuente de un amor que nos hace amar, porque Él nos amó primero”.+