Martes 4 de octubre de 2022

Mons. Fenoy presidió una ordenación diaconal en la arquidiócesis

  • 9 de agosto, 2022
  • Santo Tomé (Santa Fe) (AICA)
El seminarista Franco Houriet fue ordenado por el arzobispo Sergio Fenoy en la parroquia Virgen de la Paz, de la ciudad de Santo Tomé, comunidad que dio su primera vocación hacia el sacerdocio.
Doná a AICA.org

El seminarista Franco Martín Houriet fue ordenado diácono camino al presbiterado por el arzobispo de Santa Fe de la Vera Cruz, monseñor Sergio Fenoy, en una celebración eucarística el sábado 6 de agosto en la parroquia Nuestra Señora de la Paz, de la ciudad santafesina de Santo Tomé, de la que es oriundo el joven. 

Houriet, de 26 años, es la primera vocación de esa comunidad parroquial. Ingresó al preseminario Nuestra Señora de Guadalupe el 18 de mayo 2013 y en el Seminario Mayor el 5 de marzo de 2014.

Entre sus actividades pastorales, estuvo en el Hospital Iturraspe, el Hospital de Niños, las parroquias San José Obrero y Virgen de los Pobres (Santa Fe), la parroquia Nuestra Señora de Luján (Santo Tomé) y la basílica de la Natividad de la Santísima Virgen (Esperanza). Actualmente, está en parroquia Nuestra Señora de La Merced y capilla Santa Lucía (Santa Fe). 

Al iniciar la celebración, y luego de saludar a la familia del joven, monseñor Fenoy agradeció a la comunidad el trabajo realizado para preparar el templo para esta ocasión tan especial. 

“Las vocaciones no vienen así, celestialmente de una estrella, un plato volador o de un iluminado, sino de una comunidad. Y si no está, hay que buscarla pronto, porque es parte de la formación sacerdotal. Nadie se puede formar, no solamente sin la comunidad del seminario, sino sin la comunidad parroquial”, consideró.

“Ustedes lo conocen, lo quieren, rezan por él, lo ayudan… lo encaprichan un poco a veces demasiado (risas), lo forman… Por eso me parece muy lindo que tengan este momento de alegría y de oración”, valoró.

En la homilía, el arzobispo santafesino, tomando la imagen de los apóstoles durmiendo, señaló: “Este sueño me hace pensar en una expresión del papa Francisco para todos los cristianos, que habla de los cristianos dormidos, adormecidos o anestesiados”.

“Creo que podemos pensar en una Iglesia anestesiada", advirtió. "Esta anestesia es del corazón, del corazón perezoso, y una vida espiritual blanda por la mediocridad. Falta el impulso, el espíritu, la pasión por el Evangelio, el entusiasmo en la misión", lamentó. “Quien vive así dormido, no es feliz. Ni siquiera decimos que está equivocado… no es feliz en el camino del Señor. Y nosotros queremos para vos una vida feliz, Franco. Por eso te vamos a pedir que estés atento al sueño del corazón”. 

En otro momento, monseñor Fenoy expresó: “Este día es uno de los más hermosos, porque Franco es llamado siervo, diácono… En el Evangelio, él (Franco) llegó… Mucho más que todos nosotros. Los diáconos han llegado, no es que tienen que estar esperando. Siervo es Jesús. Todo esto otro no sirve si no lo vivimos con esta actitud. En el Evangelio, si querés subir, tenés que bajar. Y si buscas subir vas para otro lado, no para el de Jesús”.

“Ojalá, Franco, que nunca olvides este día. Nunca olvides este título hermoso de diácono. Estás en camino al sacerdocio, entonces revestilo de este título de siervo. Donde Dios te lleve, sentite siervo. No compitas, no corras carreras, no escales. Dejá que Dios te lleve. Te acompañamos en este camino y te deseamos un ministerio muy feliz”, concluyó.+