Miércoles 18 de mayo de 2022

Obispos mendocinos invitaron a dejarse tocar el corazón para hacerlo más abierto y solidario

  • 23 de diciembre, 2016
  • Mendoza (AICA)
"Para desearnos feliz Navidad necesitamos entrar en el misterio del pesebre e intentar vivirlo en nuestra vida personal, familiar, comunitaria. Necesitamos dejar que la ternura del Niño, de María y de José toque nuestro corazón y lo haga más abierto y solidario, sobre todo para con los más pequeños, pobres y sufrientes. Sólo así, con sincera humildad y verdadero espíritu reparador haremos de ésta una noche santa y una auténtica fiesta de nuestra fe", afirmaron el arzobispo de Mendoza, monseñor Carlos María Franzini, y el obispo auxiliar, monseñor Dante Gustavo Braida.
Doná a AICA.org
El arzobispo de Mendoza, monseñor Carlos María Franzini, y el obispo auxiliar, monseñor Dante Gustavo Braida, invitaron a la comunidad diocesana a "renovar nuestra esperanza fundada en la certeza del amor inquebrantable de Dios por su pueblo, por cada uno de nosotros, manifestado en el Niño de Belén".

"Queremos que esta Luz ilumine nuestro caminar, como también guió a los Magos que buscaban, como nosotros, alegría, esperanza y paz", subrayaron en su mensaje de Navidad.

"Como ellos, también nosotros podemos llevar al Niño la ofrenda de nuestras pobres vidas y la ofrenda de la vida de nuestras comunidades: el oro de la caridad, que de tantas formas se vive entre nosotros; el incienso del Año Santo de la Misericordia, que hemos vivido con tanta intensidad, con el deseo genuino de ser cada día más ?misericordiosos como el Padre?; y la mirra de los sufrimientos, causados a tantos por nuestros pecados, miserias e incoherencias", precisaron.

Los prelados mendocinos afirmaron que para desearse Feliz Navidad se necesita "entrar en el misterio del pesebre e intentar vivirlo en nuestra vida personal, familiar, comunitaria".

"Necesitamos dejar que la ternura del Niño, de María y de José toque nuestro corazón y lo haga más abierto y solidario, sobre todo para con los más pequeños, pobres y sufrientes. Sólo así, con sincera humildad y verdadero espíritu reparador haremos de ésta una noche santa y una auténtica fiesta de nuestra fe", concluyeron.+

Texto completo del mensaje