Sábado 15 de mayo de 2021

Obispos de Estados Unidos y México piden responder a los problemas fronterizos

  • 9 de abril, 2021
  • Ciudad de México (AICA)
La unidad familiar debe ser una prioridad, dicen los obispos de los Estados Unidos y México en un comunicado difundido recientemente.
Doná a AICA.org

Los obispos de ambos lados de la frontera entre los Estados Unidos y México emitieron una declaración conjunta enviada a AICA, sobre la situación actual en la zona.

«Como obispos de los Estados Unidos y de México a lo largo de la frontera, somos testigos a diario del dilema que enfrentan nuestros hermanos y hermanas migrantes», expresa la declaración.

Según las últimas noticias las autoridades estadounidenses capturaron a más de 171.000 migrantes en la frontera de  los Estados Unidos con México en marzo. Los datos incluyen alrededor de 19.000 niños migrantes no acompañados y 53.000 familiares que viajan juntos.

“Para la mayoría, dice el texto, la decisión de migrar no está motivada por la indiferencia hacia su tierra natal o la búsqueda de la prosperidad económica; es una cuestión de vida o muerte. La situación es aún más difícil para los niños”.

Si bien reconocieron el derecho de una nación a mantener sus fronteras, los prelados pidieron soluciones humanitarias al problema actual.

“Existe una responsabilidad compartida por todas las naciones de preservar la vida humana y proporcionar una inmigración segura, ordenada y humana, incluido el derecho al asilo”, afirman.

“Por esa razón, renovamos nuestro llamado a los gobiernos, líderes políticos y sociedad civil para que trabajen juntos para acoger, proteger, promover e integrar a los migrantes de acuerdo con su dignidad intrínseca; así como trabajar con otros países en la región para eliminar las condiciones que obligan a sus ciudadanos a recurrir a migraciones peligrosas e irregulares, produciendo soluciones a largo plazo”.

Los obispos agregaron que la unidad familiar “debe ser un componente vital” de cualquier respuesta a la crisis actual.

“Pedimos que se preste especial atención a las poblaciones particularmente vulnerables, como los niños”, afirman.

“Instamos encarecidamente a que se establezcan estructuras y se realicen reformas en nuestras leyes; para promover una cultura de bienvenida para nuestras hermanas y hermanos y respetar la soberanía y la seguridad de nuestros países”. +