Jueves 23 de septiembre de 2021

Nigeria: Sacerdote secuestrado por yihadistas logra escapar tras una semana de cautiverio

  • 15 de julio, 2021
  • Abuja (Nigeria) (AICA)
El presbítero Elijah Juma había sido secuestrado el pasado 30 de junio mientras viajaba por la ruta. La diócesis de Maiduguri informó que está recibiendo atención médica.
Doná a AICA.org

Elijah Juma, sacerdote nigeriano secuestrado por un comando yihadista el pasado 30 de junio, consiguió escapar de su secuestro nueve días después de sufrir el ataque en el que fue hecho rehén.

"El padre Juma recuperó su libertad el jueves 8 de julio, tras escapar de sus captores", informó el secretario de la diócesis de Maiduguri, presbítero John Bakeni, quien explicó que Juma "no se encontraba del todo bien en el momento en que huyó, por lo que tuvo que ser llevado a un área segura para recibir atención médica y está respondiendo bien a la medicación".

El secuestro, ocurrido cuando el sacerdote se desplazaba en coche, se atribuyó en su momento a miembros del grupo terrorista de Boko Haram. Bakeni explicó que el padre Juma se encontraba realizando un trayecto de más de un día de duración, por lo que pasó la noche en un hotel de la región de la zona de Biu antes de su secuestro.

Añade que la diócesis no tiene constancia de que se haya pagado ningún rescate por su liberación.

Elijah Juma no es el primer sacerdote secuestrado en Nigeria. Desde hace años, la proliferación de grupos yihadistas en este país convirtió a los cristianos en frecuente objetivo. En 2021 fueron asesinados por los terroristas dos sacerdotes. 

Esta situación se vio agravada tiempo después con el levantamiento de Boko Haram en 2009, año en que proclamó su intención de hacer de Nigeria un Estado islámico. Desde entonces aumentaron los ataques contra cristianos.

Reiteradamente los obispos nigerianos reclaman al Gobierno del país por la falta de seguridad que sufren los habitantes: “La inseguridad, claramente evidente en la pérdida generalizada de vidas y propiedades, deja la impresión de que los líderes del país no pueden –o peor aún, no quieren– asumir las responsabilidades de su gobierno”.+