Martes 24 de mayo de 2022

México: Confirman el secuestro de otro sacerdote, esta vez en Morelia

  • 22 de septiembre, 2016
  • Morelia (México)
La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) confirmó el secuestro del presbítero José Alfredo López Guillén, párroco de la Santísima Trinidad, de la localidad de Janamuato, del municipio de Puruándiro, en Michoacán. A través de un comunicado, el organismo episcopal expresó angustia por la desaparición del sacerdote, ocurrida el pasado 19 de septiembre, tras ser saqueada la casa parroquial. "Suplicamos se respete la vida e integridad personal del sacerdote para que pueda cuanto antes reincorporarse a su labor pastoral", expresa el comunicado.
Doná a AICA.org
La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) confirmó el secuestro del presbítero José Alfredo López Guillén, párroco de la Santísima Trinidad, de la localidad de Janamuato, del municipio de Puruándiro, en Michoacán. A través de un comunicado, el organismo episcopal expresó angustia por la desaparición del sacerdote, ocurrido el pasado 19 de septiembre, tras ser saqueada la casa parroquial, de donde los responsables del crimen se llevaron algunos objetos y un automóvil.

"Suplicamos se respete la vida e integridad personal del sacerdote para que pueda cuanto antes reincorporarse a su labor pastoral", expresa el comunicado.

Por su parte el arzobispo de Morelia, cardenal Alfredo Suárez Inda, en un video, publicado en Youtube el jueves 22 de septiembre, confirmó el secuestro del párroco de Puruándiro y expresó su angustia. Pidió que se respete su integridad y su vida.

"Después de compartir la pena grande ?comenzó diciendo el arzobispo de Morelia- por el asesinato de dos sacerdotes jóvenes de la diócesis de Papantla en Veracruz, ahora sufrimos en carne propia la angustia de la desaparición, el secuestro de uno de nuestros sacerdotes, José Alfredo López Guillén, párroco de Janamuato, quien el lunes fue sacado de la casa parroquial".

El secuestro del padre López Guillén se produjo el mismo día en el que las autoridades encontraron los cuerpos sin vida de los sacerdotes Alejo Nabor Jiménez Juárez y José Alfredo Juárez de la Cruz, en la diócesis de Papantla, estado de Veracruz.

El Arzobispo pidió luego "a Dios para que respeten su integridad, su vida, que pueda volver pronto al ejercicio de su ministerio. Nos unimos en oración por sus familiares y feligreses que viven este momento de angustia".

"Pedimos a Dios por la paz, por el respeto a la vida, por la conversión de quienes se dedican a hacer el mal", dijo luego el purpurado mexicano.

"Nuestra comunidad sufre la muerte, la angustia de cualquiera de nuestros fieles. En este caso se trata de un hombre bueno, dedicado a hacer el bien, y pacífico. No se justifica de ninguna manera esta barbaridad, pido su oración y comprensión".

El secretario de la Conferencia del Episcopado Mexicano, monseñor Alfonso Miranda, señaló que en los últimos cuatro años 14 sacerdotes fueron asesinados en el país.+