Viernes 30 de septiembre de 2022

Murió en Roma el cardenal mexicano Javier Lozano Barragán

  • 20 de abril, 2022
  • Roma (Italia) (AICA)
El purpurado de 89 años edad, fue presidente del Consejo Pontifico para la Salud desde 1985 hasta 2009.
Doná a AICA.org

El cardenal mexicano Javier Lozano Barragán quien fue presidente del Pontificio Consejo para los operadores sanitarios desde 1996 a 1997, falleció hoy en Roma a los 89 años.

El cardenal, arzobispo de Zacatecas desde 1985 hasta 1997, fue amigo de Francisco, que lo visitó varias veces cuando estuvo enfermo y una figura clave en el pontificado de Juan Pablo II, conocido por sus posturas férreas en cuestiones como la eutanasia y algunas declaraciones que dieron mucho que hablar.

El cardenal Lozano Barragán fue nombrado obispo en 1979 y cardenal en 2003, bajo el pontificado de san Juan Pablo II, quien lo trajo a Roma como presidente del Pontificio Consejo para los operadores sanitarios en 1996 y presentó su renuncia por motivos de edad al papa Benedicto XVI.

Tras una caída en su habitación el pasado miércoles fue hospitalizado en la clínica San Pío XI pero después de un día regresó a su casa porque los médicos informaron que ya no se podía hacer nada, debido a su delicado estado de salud, informaron fuentes cercanas al cardenal.

Por su propia voluntad el cardenal Javier Lozano Barragán pidió ser enterrado en Zamora (México), donde se encuentra su casa y la sede de la fundación dedicada a su madre Lolita.

El papa Francisco, con quien mantenía amistad desde antes de su elección, lo visitó el viernes, antes de dirigirse al Coliseo para participar en el viacrucis y lo solía llamar “Lázaro”, bromeando porque el purpurado mexicano siempre lograba reponerse de sus problemas de salud.

Francisco ya lo había visitado en otras ocasiones como en mayo de 2013 poco después de su elección, cuando fue a la clínica Pío XI, donde Lozano Barragán fue operado de una oclusión intestinal.

El cardenal Lozano Barragán nació el 26 de enero de 1933 en Toluca, México. En la Basílica de la Virgen de Guadalupe recibió por primera vez a Jesús Sacramentado, en la misma basílica fue ordenado obispo y aquí eligió celebrar su primera misa como cardenal.

En el seminario diocesano de Zamora, Michoacán, recibió su formación sacerdotal básica. Entre 1954 y 1958, obtuvo la licenciatura y el doctorado en Teología Dogmática en la Pontificia Universidad Gregoriana.

Tras su ordenación sacerdotal, el 30 de octubre de 1955, enseñó Teología Dogmática, Historia de la Filosofía en el seminario diocesano, y Pedagogía en la Escuela Normal. De 1973 a 1975 fue presidente de la Sociedad Teológica Mexicana. De 1977 a 1979 fue llamado a servir a la Iglesia en América Latina como director del Instituto Teológico Pastoral del Celam. Participando en la Conferencia Episcopal de Puebla en 1979, se distinguió como teólogo.

El 5 de junio de 1979 fue elegido titular de la Iglesia de Tinisa de Numidia y nombrado auxiliar de México. Fue ordenado obispo el 15 de agosto siguiente. De 1979 a 1984 ejerció su episcopado en la arquidiócesis de México, en la tercera vicaría episcopal.

Fue fundador de la Universidad Pontificia de México, funcionario académico de la Santa Sede y miembro del Consejo Superior de la misma Universidad de 1982 a 1985.

Su participación en numerosos Sínodos de Obispos le proporcionó una gran experiencia, que pudo aplicar primero en su servicio episcopal en su Iglesia particular, y luego en la de la Curia Romana. Durante el Sínodo sobre la Familia (1980) fue secretario especial.

Luego fue obispo de la diócesis de Zacatecas de 1985 a 1997 (nombrado el 28 de octubre de 1984). Aquí trabajó para dar un nuevo impulso y reorganizar la diócesis según las necesidades de los tiempos actuales. Mostró su afecto por esta Iglesia diocesana llevando una activa vida pastoral y, sobre todo, promoviendo la renovación del clero, las estructuras diocesanas y el diálogo con la cultura.

En 1988 se convirtió en miembro del Consejo Pontificio para el Diálogo con los No Creyentes, que posteriormente se convirtió en el Consejo Pontificio de la Cultura. En 1989 fue miembro de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. 

En 1997 fue nombrado consejero de la Comisión Pontificia para América Latina. En el Celam, de 1986 a 1991 fue presidente del Departamento de Educación y, de 1995 a 1997, presidente del Departamento de Economía. En enero de 2000 se convirtió en miembro de la Congregación para los Obispos.

Como obispo en su propio país, tuvo que vivir momentos de frialdad entre el gobierno civil y los líderes de la Iglesia. Apoyó firmemente el reconocimiento jurídico de la Iglesia en México, que poco antes parecía impensable.

El 20 de agosto de 1996, Juan Pablo II lo nombró presidente del Consejo Pontificio para los Agentes Sanitarios (para la pastoral de la salud). Ocupa este cargo en la Curia Romana desde enero de 1997, cuando recibió el título personal de arzobispo.

Presidente emérito del Consejo Pontificio para los Agentes Sanitarios (para la Pastoral de la Salud), 18 de abril de 2009.

Participó en el Cónclave de abril de 2005 que eligió al papa Benedicto XVI.

Creado cardenal por San Juan Pablo II en el Consistorio del 21 de octubre de 2003, del Título de Santa Dorotea (hasta el 12 de junio de 2014, de la Diaconía de San Miguel Arcángel).

Con la muerte del cardenal Barragán, el Colegio Cardenalicio está formado por 210 cardenales, de los cuales 117 son electores y 93 no electores.+