Martes 24 de mayo de 2022

Monseñor Puiggari instituirá tres vírgenes consagradas

  • 25 de noviembre, 2016
  • Paraná (Entre Ríos) (AICA)
Con una celebración presidida por el arzobispo de Paraná, monseñor Juan Alberto Puiggari en la catedral Nuestra Señora del Rosario, el domingo 27 de noviembre serán consagradas tres candidatas dentro del Orden de las Vírgenes.
Doná a AICA.org
Monseñor Juan Alberto Puiggari, arzobispo de Paraná, presidirá el próximo 27 de noviembre la consagración de tres candidatas dentro del Orden de las Vírgenes. Se trata de Grisel Soledad Varini, María Celeste Neme y Margarita Rosa Díaz.

La celebración, de carácter público y solemne, tendrá lugar en la catedral metropolitana de Paraná, Nuestra Señora del Rosario a las 11.

El Orden de la Vírgenes es considerado la forma de consagración más antigua dentro de la Iglesia. Este carisma "implica una entrega total a Cristo, una configuración con el Esposo".

Vírgenes consagradas
El rito de la consagración de vírgenes se encuentra entre los más preciosos tesoros de la liturgia romana. Jesucristo dejó en herencia a su Esposa el don sublime de la sagrada virginidad. De aquí que en los tiempos apostólicos, las vírgenes consagraban a Dios su castidad adornando el cuerpo místico de Cristo y enriqueciéndolo con admirable fecundidad. Por eso la Iglesia, desde los primeros siglos confirmaba el piadoso propósito de las vírgenes mediante una solemne oración de consagración.

El Orden de las Vírgenes constituye una forma de vida consagrada. Las mujeres que pertenecen a este Orden son aceptadas por su obispo diocesano y están plenamente configuradas, mediante la consagración, a Cristo y a María, especialmente en el misterio de su integridad virginal.

En virtud de ello, asumen los consejos evangélicos de castidad, obediencia y pobreza en su propio estado de vida, viviéndolos inmersas en el mundo, en plena comunión con el obispo diocesano. Las vírgenes que, formulando el propósito santo de seguir más de cerca a Cristo, son consagradas a Dios por el obispo, celebran desposorios místicos con Jesucristo y se entregan al servicio de la Iglesia.+