Jueves 22 de febrero de 2024

Monseñor Canecín animó a "escuchar los clamores de la realidad"

  • 31 de mayo, 2022
  • Goya (Corrientes) (AICA)
En el marco de la 56° Jornada Mundial por las Comunicaciones Sociales, la diócesis de Goya realizó un encuentro para compartir experiencias y repensar los modos de afrontar la comunicación.
Doná a AICA.org

En la fiesta de la Ascensión del Señor y también con motivo de la 56° Jornada Mundial por las Comunicaciones Sociales, la diócesis de Goya llevó a cabo un encuentro para compartir experiencias y repensar los modos de afrontar la comunicación interpersonal y mediática, haciendo énfasis en la actitud de escucha. 

A la luz del mensaje del papa Francisco para esta ocasión, el padre Boris Javier Escobar Sejas CSSR, a cargo de la motivación del encuentro, propuso la apertura al diálogo en grupos que elaboraron conclusiones y que luego fueron puestas en común.

Al finalizar la jornada, el obispo de Goya, monseñor Adolfo Ramón Canecín, presidió la celebración eucarística para resaltar y agradecer la labor diaria de las personas vinculadas al mundo de la comunicación y que realizan su tarea en búsqueda de la verdad, destacando las palabras de San Pablo a los Efesios: ‘Que el Señor nos de Espíritu de Sabiduría y de revelación, para conocer verdaderamente a Jesús’.

Asimismo, señaló que en el Evangelio “la misión a la cual nos envía Jesús, siempre es proporcional al conocimiento” y la experiencia de San Pablo nos “tiene que quemar y consumir”. “Para eso tenemos que pedir al Espíritu que nos ayude a conocer verdaderamente a Jesús”, alentó monseñor Canecín.

En esa línea, planteó la importancia de la 56° Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, donde se pueden “usar todos los medios a nuestro alcance para servir la mesa de la Palabra a todas las generaciones” y aconsejó a su vez “no dejar de comunicar a través de los medios masivos de comunicación, como la radio, la televisión o las redes para llegar a muchos hermanos y hermanas”.

Al referirse al lema que acompañó a la jornada mundial por las comunicaciones (“Escuchar con los oídos del corazón”), el obispo señaló cómo el Papa “nos recuerda que la escucha es condición de la buena comunicación” y enfatizó que “Dios escucha, no es indiferente al clamor de la humanidad ni de cada ser humano o al clamor de la naturaleza”. “La Iglesia está para servir a la comunidad, está para lavar los pies a la sociedad y, para ello, tenemos que saber escuchar los clamores”, dijo.

Por otra parte, aseguró que en la acción pastoral, la obra más importante es “el apostolado del oído”. Y por eso, los dos grandes “clamores” que los comunicadores tienen que escuchar son los de “la naturaleza y de los pobres para salir al encuentro”, agregó monseñor Canecín, quien animó a “escuchar con los oídos del corazón, como lo hace Dios, que da respuestas”.

Finalmente, en el momento de la acción de gracias, el delegado diocesano para la Pastoral de las Comunicaciones, Daniel Merello, agradeció a “Dios por este encuentro que nos llenó de gracia y bendiciones” animando a los comunicadores a “continuar abrazando con amor la importante misión que el Señor nos confió: ser comunicadores de la presencia de Dios en nuestras vidas”.

Finalizada la celebración eucarística, la comunidad de la Medalla Milagrosa, anfitriona de la jornada, ofreció una merienda que extendió las posibilidades de dialogar e intercambiar los deseos de volver a reunirse para la formación y el trabajo en red.+