Jueves 2 de julio de 2020

Mons. Uriona y el regreso de las misas con fieles: "Nos sentimos comunidad"

  • 25 de junio, 2020
  • Río Cuarto (Córdoba) (AICA)
"Nos sentimos comunidad y eso es muy lindo", expresó Mons. Adolfo Uriona (Río Cuarto), al presidir una de las primeras misas con fieles tras la flexibilización de la cuarentena en el interior cordobés

El obispo de Villa de la Concepción del Río Cuarto, monseñor Adolfo Uriona FDP, visitó la capilla de San Juan Bautista, de la localidad cordobesa de Charras, donde presidió la misa con presencia de fieles, una de las primeras tras la flexibilización de la cuarentena en el interior de la provincia de Córdoba.

“Todos estos tiempos hemos venido filmando la misa, solamente 3 o 4 personas nomás. Hoy hay presencia de fieles con todos los recaudos necesarios, distanciamiento social, etcétera. Nos sentimos comunidad y eso es muy lindo, es una gracia que tenemos en la diócesis”, destacó.

El prelado invitó a la feligresía local a valorar esta apertura de los templos para el culto público y expresó su deseo de que esto continúe porque, advirtió, “estamos viendo en otras partes de nuestra patria que el virus se está ensañando, incluso en lugares donde hacía tiempo que no se registraban contagios"

Monseñor Uriona detalló las “instrucciones” de Jesús a los apóstoles para la evangelización y recordó que esas claves misioneras son para todos los bautizados y hay que proclamarlas a viva voz “a todos”.

“La Iglesia no son pequeños grupos de selectos, pequeños grupos de personas escogidas. La Iglesia es para todos, por eso nuestra Iglesia se llama Iglesia católica, que significa ‘universal’, que es para todo el mundo”, explicó.

“Esa universalidad debe manifestarse especialmente cuando uno da el mensaje. No puedo ir a personas seleccionadas. No puedo ir a los que me agradan, debe ser para todos. Cada uno escuchará y seguirá o no esta Palabra, pero el anuncio debe ser para todos”, sostuvo.

Monseñor Uriona alentó a ser “auténticos testigos de Jesús y que podamos dar siempre ese testimonio de que Jesús está vivo, aunque a veces no seamos comprendidos”.

“Que el ejemplo de San Juan Bautista, a quien ustedes le están rezando, que la presencia discreta de la Virgen María nos acompañe en este testimonio, de ser apóstoles de Jesús”, concluyó.+