Lunes 27 de mayo de 2024

Mons. Uriona: 'El Espíritu sigue viniendo en auxilio nuestro y eso tenemos que creerlo y pedirlo'

  • 1 de junio, 2023
  • Río Cuarto (Córdoba) (AICA)
El obispo de Río Cuarto animó a pedirle al Espíritu Santo que venga a la "diócesis y a nuestras comunidades, para que nos anime a salir a predicar a todo el mundo la presencia del Señor resucitado".
Doná a AICA.org

El obispo de Río Cuarto, monseñor Adolfo Armando Uriona FDP, presidió la Eucaristía en la fiesta de Pentecostés desde la parroquia del Espíritu Santo, que se encuentra celebrado su año jubilar. 

En la homilía, el prelado expresó: “Celebrar Pentecostés significa cerrar el ciclo pascual, el tiempo pascual, pero sobre todo significa celebrar nuestro impulso como Iglesia, nuestro impulso misionero”.

Asimismo, recordó que Jesús les infundió a los discípulos la fuerza del Espírtu, “porque tenían que realizar una misión divina y esa misión era el perdón de los pecados. Jesús se lo transmitió a sus discípulos y se lo dio como misión, que se va a ver concretada con la llegada del Espíritu Santo”.

Monseñor Uriona manifestó que “hoy el Espíritu sigue viniendo, sigue animando a la Iglesia, nos sigue animando a nosotros en esta cultura, sobre todo después de esta pandemia que nos descolocó bastante, y donde además podemos tener los mismos sentimientos y tentaciones que tenían los discípulos”. 

En ese sentido, se refirió al temor, “por una cultura cada vez más alejada de Dios, cada vez más metida en sus cosas materiales y en la que el cristiano puede sufrir la indiferencia y la contradicción, a veces tiene miedo de presentarse como cristiano y presentar los valores que profesa”.

Luego mencionó otro factor adverso: “Con las cosas que pasan en Argentina en este momento y las cosas que pasan en este mundo nos agarra esta tristeza de decir ¿dónde estoy parado?. Esa tristeza nos lleva a lo tercero que nos pasa, que es la desorientación, no sabemos a dónde ir”, subrayó.

Sin embargo, continuó, a pesar de todo, “viene el Espíritu en auxilio nuestro y eso tenemos que creerlo y pedirlo. Tenemos que pedirlo no solamente en esta fiesta, sino a lo largo de todo el año; que el Espíritu venga a nuestra Iglesia, a nuestra diócesis, a nuestras comunidades, a nosotros para que nos anime a salir a predicar a todo el mundo, con nuestra vida y nuestro pobre testimonio, la presencia del Señor resucitado”.

Finalmente, manifestó: “Creamos que el Espíritu está con nosotros, afirmemos nuestra presencia en medio de nuestra comunidad y en nuestro corazón”. “Animémonos, como nos pide el Papa Francisco, a vivir esta sinodalidad todos juntos, que es evangelizadora y que sale a las periferias geográficas y existenciales”, concluyó.+