Viernes 28 de enero de 2022

Mons. Urbanc reinauguró y dedicó un templo a María Auxiliadora en Los Altos

  • 29 de mayo, 2017
  • Santa Rosa (Catamarca)
La comunidad parroquial de María Auxiliadora, en Los Altos, diócesis de Catamarca, celebró el 24 de mayo a su patrona con la reinauguración y dedicación del templo. La celebración fue presidida por el obispo, monseñor Luis Urbanc.
Doná a AICA.org
Una gran cantidad de fieles se congregó el miércoles 24 de mayo en Los Altos, departamento de Santa Rosa, de la diócesis de Catamarca, para celebrar a María Auxiliadora y participar de la reinauguración y dedicación del templo.

Las celebraciones fueron presididas por el obispo de Catamarca, monseñor Luis Urbanc, y comenzaron con una procesión que llevó la imagen de María Auxiliadora por las calles del pueblo. Acompañaron a la comunidad el párroco anfitrión, presbítero Domingo Chaves, sacerdotes del decanato Este y párrocos vecinos de Santiago del Estero.

La multitudinaria manifestación de fe también contó con la presencia de autoridades provinciales y departamentales, entre ellas el ministro de Obras Públicas, Rubén Dusso, el diputado nacional, Isauro Molina, y el intendente de Los Altos, Rafael Olveira.

Al llegar al templo, en nombre de todos los que trabajaron en las refacciones del edificio, el intendente hizo entrega de la obra, y destacó la tarea realizada en forma conjunta entre el ministerio de Obras Públicas de la Provincia, el Municipio de Los Altos y el Consejo de Pastoral de la parroquia de Santa Rosa de Lima, consistente en la refacción completa del techo y cielorraso. Explicó que al techo se le colocó chapa nueva, membrana aislante y que el cielorraso de lana de vidrio es ignífugo, térmico y acústico.

Esta obra fue necesaria a raíz del gran deterioro que sufrió el templo por las fuertes y constantes lluvias que castigan la zona desde hace algunos años. La obra también incluyó la pintura general e iluminación de la capilla.

Luego se procedió al corte de cinta y a continuación dio inicio la misa en la que monseñor Urbanc dedicó el templo a María Auxiliadora. En el inicio de la ceremonia, se dio lectura a los decretos correspondientes, seguido de la bendición del agua, con la que el obispo roció al templo y a las personas.

En su homilía, el pastor diocesano agradeció al párroco y a las autoridades por la obra realizada, explicó el significado de la dedicación de un templo e hizo hincapié en el trabajo en unidad que permitió que la comunidad tenga un templo para reunirse y dar culto a Dios, donde todos puedan sentirse hijos y parte de la Iglesia. También exhortó a los presentes a cuidarlo y respetarlo, como lugar de oración.

Antes de la bendición final, la secretaria del Consejo de Pastoral de la parroquia agradeció a todos los que fueron parte de este proyecto que por gracia de Dios y mucho sacrificio ya es una realidad para todo el pueblo.

Al finalizar la celebración eucarística, se realizó un homenaje con números artísticos y un brindis comunitario.+